----------

― Advertisement ―

ALCALDE DE PROGRESO CAE EN LAS GARRAS DE LA CORRUPCIÓN

*Julián Zacarías Curi se encuentra en el ojo del huracán al presentar múltiples irregularidades en materia de Transparencia, con respecto a las millonarias obras...

300 MDP EN IMAGEN Y ASESORÍA

InicioPortada300 MDP EN IMAGEN Y ASESORÍA
  • De enero a octubre de este año, el alcalde Renán Barrera Concha ya gastó 102 millones de pesos en publicidad pagada a diversos medios de comunicación para tener una buena imagen, pero ni así lo logró
  • También derrochó 200 millones de pesos para la contratación de despachos y consultorías, todos ellos, amigos del Ayuntamiento de Mérida, cifra equivalente al monto total destinado a salud, educación o seguridad pública
  • Determinados medios de comunicación sólo hablan “de las cosas buenas del presidente municipal” y no pueden hacer preguntas comprometedoras, de lo contrario, de manera inmediata se le retira la publicidad

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- A pesar de la promesa de austeridad y la crisis financiera que dejó el Covid-19, el alcalde Renán Barrera Concha derrochó 102 millones de pesos en este año, para mantener una imagen impecable entre la ciudadanía, monto que superó al total destinado en salud, educación o seguridad pública.

Incluso, gastó 200 millones de pesos para la contratación de despachos y consultorías, todos ellos, “amigos del Ayuntamiento de Mérida”.

Por ende, la suma del derroche para su imagen y asesoría es superior al monto total destinado a salud, educación y seguridad pública, que en estas tres áreas no supera los 300 millones de pesos.

“A Barrera Concha le interesa más su imagen y sus amigos en lugar de la salud o la educación de los meridanos, la seguridad del Centro Histórico de la capital yucateca”, coincidieron los regidores Ana Gabriela Aguilar Ruiz y Gabriel Barragán Cásares.

De enero a octubre de este año, la Dirección de Comunicación Social de la Comuna ya erogó 102 millones de pesos en publicidad pagada a diversos medios de comunicación establecidos en la entidad.

De tal manera, determinados medios de comunicación sólo hablarán “de las cosas buenas del presidente municipal”, de lo contrario, de manera inmediata se le retira la publicidad.

Al mismo tiempo, no pueden hacer preguntas comprometedoras, que pongan en evidencia las anomalías que prevalecen.

Mientras que en Servicios Generales gastó 600 millones de pesos, que es el dinero disponible para el edil.

Incluso, en esos 10 meses derrochó 200 millones de pesos en Servicios Profesionales, Científicos y Técnicos, es decir, para la contratación de despachos y consultorías de sus familiares y amigos, para realizar auditorías, cuestiones de contabilidad, y aspectos jurídicos, entre otros servicios.

En todo momento, el alcalde establece que todos esos egresos son “inversiones” que el Ayuntamiento de Mérida realiza para el bienestar de la ciudadanía.

Sin embargo, considera como un gasto el egreso realizado para educación, salud y seguridad pública, y en estos tres rubros sólo destinó 200 millones de pesos.

Los regidores emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) reprobaron la actitud del edil, pues tanto la educación, como la salud y la seguridad pública, “es un derecho constitucional que cada persona tiene”, además de que en ningún momento representa un gasto.

Aunque los programas contra el Covid-19 corresponde al gobierno federal, la Comuna bien puede realizar actividades de prevención, principalmente en las colonias más pobres o en las comisarías, pero nada ha hecho al respecto, a poco menos de dos años de la presencia de la pandemia en Mérida.

Lo peor de todo, el dinero “que invierte” para el bienestar de la población realmente se echa a la basura, ya que pretende resolver un problema, pero días después aparece.

Aguilar Ruiz ejemplificó el caso de los baches, pues en Mérida se necesita nuevas carpetas asfálticas, pero en lugar de ello, sella una oquedad, pero a la semana siguiente aparecen otros en la misma calle, por lo que se vuelve en un cuento de nunca acabar.

Expresó también el caso de los panteones, los cuales están llenos de maleza, y la limpieza se realiza en determinadas festividades, como es el Día de la Madre y el Hanal Pixán, principalmente.

De igual forma ocurre con los parques donde hay juegos oxidados, e incluso, el Parque Ecológico del Poniente y el Acuaparque, así como en el de Bepensa, son verdaderos incubadoras de plagas, pues formaron parte de sascaberas, y hoy están inundados, debido a los ciclones y frentes fríos ocurridos de 2020 a la fecha.

TODA UNA PIÑATA

Recientemente, el alcalde presume de los diversos reconocimientos pagados obtenidos en su administración, alguno de los cuales son internacionales, sin embargo, la mayoría de la población opina diferente, ante las numerosas anomalías que prevalecen.

Barrera Concha es como una piñata, por fuera está muy bien, luce bonita, pero por dentro está vacía, hasta el momento nada ha realizado para mantenerse sólida.

El concejal se niega a reconocer que en la ciudad ya se perdió la calidad de vida, debido al grave problema de vialidad, impuestos elevados, así como en seguridad.

Incluso, bimestralmente, los meridanos pagan un impuesto por alumbrado público, pero el servicio es de precaria calidad.

“El alcalde no puede garantizar la seguridad del Centro Histórico, y la situación sería catastrófica si tuviera a su cargo a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), para cubrir todo el municipio”, se estableció.

Mientras que el gobernador Mauricio Vila Dosal pretende ser presidente de la República, Barrera Concha desea ser su sucesor, para ocupar el Poder Ejecutivo local.

“Si con trabajo puede con un municipio, atender las necesidades del Estado le será prácticamente imposible”, expresaron los regidores del tricolor.

Por ende, a partir de 2022 iniciará su precampaña como aspirante a la candidatura al gobierno del Estado, en 2023 limitará todos los programas y establecerá que carece de recursos, todo ello para que en 2024 cuente con todos los recursos para satisfacer la demanda de los electores, tal como lo realizó para conseguir su tercer trienio como alcalde.

“Ya le gustó el poder, pero ha perdido la sensibilidad para entender las necesidades de la población”, se estableció.