----------

― Advertisement ―

CARO QUINTERO: SU CAPTURA, TRABAJO DE LA DEA

La captura de Rafael Caro Quintero, el llamado capo de capos, fue un trabajo de inteligencia realizado por la DEA y ejecutado por efectivos...

VENENO PURO

RENÁN ESCONDE SU RIQUEZA

SOL DE LA TARDE

50 CONTRATOS A EMPRESA FANTASMA

InicioPortada50 CONTRATOS A EMPRESA FANTASMA
  • No conforme con entregar contratos a sobreprecio o pagar por obras que no se realizarían, la administración de Felipe Alberto Canul Moguel, como director del Incay, entregó millones de pesos a la empresa “fachada”, Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México, S.A. de C.V.
  • De los casi 50 contratos en favor de dicha empresa, solo uno (el más costoso) se entregó mediante el concurso de licitación pública. Se estima que la empresa “ficticia” ha derrochado más de 10 millones de pesos del presupuesto estatal

Redacción/Sol Yucatán          

Mérida.- No conforme con entregar contratos a sobreprecio o pagar por obras que no se realizarían, la administración de Felipe Alberto Canul Moguel como director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay) entregó millones de pesos a la empresa “fachada”, Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México, S.A. de C.V.

De los casi 50 contratos en favor de dicha empresa, solo uno (el más costoso) se entregó mediante el concurso de licitación pública. En total, se estima que la empresa “ficticia” ha derrochado más de 10 millones de pesos del presupuesto estatal.

Cabe mencionar que la contratación tuvo lugar en uno de los puntos más graves de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19, es decir, el 24 de septiembre de 2020.

Ahí, según el contrato con el número GE-INCAY-OB-LP-005-2020, se pagaron 5 millones 029 mil 885.43 pesos. “Construcción de calles en el interior del Anillo Periférico de la localidad y municipio de Mérida, del estado de Yucatán (2a ETAPA), en las colonias de Ampliación Revolución, Benito Juárez Norte Y Hacienda Sodzil Norte”, menciona el contrato en poder de Sol Yucatán.

En los contratos de 2018, se expone que la empresa cuenta con un domicilio en la avenida Prolongación José María Morelos, número exterior Manzana 111, lote 02 entre calles Altamar y avenida Cozumel, Quintana Roo.

Pero en el registro en internet (Maps) se menciona el número 264 de la Calle 10, ubicada en la colonia Residencial Bancarios de Mérida, Yucatán, pero en el lugar, se aprecia una pequeña casa amarilla de un nivel, con una reja negra que funge como zaguán. Dicha vivienda no cuenta con algún señalamiento que alerte sobre la supuesta empresa.

Mientras que su registro se avaló el 15 de agosto de 2001, ante el abogado Mario E. Montejo Pérez, titular de la Notaría Pública número 74, ubicada en la ciudad de Mérida, Yucatán.

En el único contrato disponible, aparece como representante, el ingeniero Ariel Efraín Medina Medina, quien a su vez también funge como el administrador único de la empresa. Para ostentar dicho cargo, Medina acudió con el titular de la Notaría Pública 74, Mario Enrique Montejo, el cual, le otorgó el poder apenas el 25 de enero de 2019.

Aunque habitualmente las empresas constructoras que son acreedoras a realizar obras con las dependencias de gobierno ya incluyen las herramientas de trabajo dentro del monto cobrado, el INCAY paga un costo extra para que la misma le rente el equipo de trabajo.

Por ejemplo, en el contrato designado con el número GE-INCAY-AM-AD-037-2018, firmado el 7 de mayo de 2018, se adjudicó para la renta de dos vibradores de concreto marca Felsa, modelo fvk65, con número de serie (primero) 3930 y (segundo) 4913. Este arrendamiento, tuvo un costo final de 70 mil 384.23 pesos.

Las rentas no se detuvieron, el 20 de agosto del mismo año, se entregaron 261 mil pesos, los cuales, se destinaron a la renta de un tractor marca Caterpillar, modelo d8r con número de serie 9em00775. Lo anterior, consta en el número de contrato GE-INCAY-AM-AD-063-2018, del cual, Sol Yucatán posee copia íntegra.

El cinismo de la opacidad en el INCAY fue tal que, algunas compras dejaron de asentarse en contratos que, pese a ser entregados por adjudicación directa, fueron sustituidos por simples “notas de remisión”.

El sábado 24 de febrero de 2018, se emitió el “ticket” número 0000000583 con el objeto de comprar tres piezas de “señal restrictiva”; 136 kilogramos de alambre recocido; 60 metros de armex; 50 kilogramos de clavos de 2.5 pulgadas; 23 piezas de rejilla tipo Irving; y 9 mil 260 mililitros de cimbra metálica.

Por estas compras, las cuales tampoco incluían en los costos que la empresa dio para la construcción de guarniciones, banquetas y drenaje pluvial, se pagaron 311 mil 153.96 pesos.

El jueves 28 de febrero de 2019, la dependencia estatal entregó una orden de compra número 0000002103 en favor de Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México S.A de C.V., por un monto de 301 mil pesos.

Para justificar la compra, se asentó en la descripción del concepto, la “compra de material para utilizarlo en la obra: Reconstrucción de la carretera E.C (Muna-Peto) Alfonso Caso-Becanchén, tramo: 0+000-26+SUB-TRAMO:0+000-5+564.

Debido al formato de estas órdenes de compra, no existe un apartado destinado a la firma de algún representante de la empresa, dejando solo a la jefa del Departamento de Compras, Dolores Nicté-Ha Lara Díaz; la directora administrativa, Mariana Solís Baeza; y el titular del INCAY, Felipe Alberto Canul Moguel.

En todos los casos, se aclara que el presupuesto utilizado para pagar a dicha empresa, salió del Ramo General 33 del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las entidades federativas.