----------

― Advertisement ―

COMPRA LA ELECCIÓN

El alcalde de Celestún, José Asunción Ramírez Perera, está desviando recursos del Ayuntamiento para fortalecer su campaña por medio de la compra de votos y reparto de material de construcción y despensas.

NEPOTISMO DE ROMMEL

“HE VIVIDO TANTOS AÑOS CON ESTO, HASTA QUE EXPLOTAS”

ABUSO SEXUAL EN CAIMEDE

InicioNews ShowcaseABUSO SEXUAL EN CAIMEDE
  • Usando lentes, cubrebocas y gorra para cuidar de su identidad, Ana recordó que su agresor continúa libre a un año de que se giró la orden de aprehensión.

Por Claudia V. Arriaga Durán /Sol Yucatán

 “Muchos menores viven delitos de abuso sexual y aun así no pasa nada, es horrible vivir con miedo, inseguridad, caminar, irte a la escuela y no saber si te pasará algo”, comentó Ana, una menor que denunció que fue víctima de abuso sexual en el Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede).

Usando lentes, cubrebocas y gorra para cuidar de su identidad, la menor recordó que su agresor continúa libre a un año de que se giró la orden de aprehensión. Lamentó que aún no tiene acceso a la justicia, pese a que el abuso sexual en su contra ocurrió bajo la tutela del estado.

“Yo he vivido tantos años con esto, que llega un punto en el que explotas completamente y lo único que quieres es gritar, gritar justicia”, insistió la menor, que en presencia de su psicóloga y con la autorización de su madre participó en una rueda de prensa.

La menor reunió las pruebas del abuso sexual del que fue víctima dentro del Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede). Sola buscó ayuda y denunció a su agresor. Aunado a esto vivió revictimización por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Yucatán.

“Al momento de que llega a declarar, no la canalizan a la agencia especializada de delitos sexual, sino que la hacen declarar en la agencia común del municipio al que ella pertenece, había más personas escuchando”, declaró la abogada de la menor, Dariana Quintal.

Una de las consecuencias del proceso, que la abogada Dariana Quintan calificó como violencia institucional son los problemas de salud y depresión crónica, que ahora presentó la madre de Ana.

Otra de las denuncias que fueron exhibidas es contra un menor, quien acusó fue encerrado por semanas en un cuarto oscuro, sin luz y baño, y separado de sus hermanas. El caso sigue en investigación.

Síguenos en Google News

Te podría interesar: