----------

EDITORIAL

 

LOS CAPITALES

DESAFÍO

DESAFÍO

AHORA LA ONU VATICINA PANDEMIA MUNDIAL POR HAMBRE

InicioHoy EscribeAHORA LA ONU VATICINA PANDEMIA MUNDIAL POR HAMBRE

Ricardo Ravelo / Sol Yucatán

–Y será de dimensiones bíblicas –asegura.

No basta con los estragos causados por el coronavirus. Ahora la Organización de Naciones Unidas (OMS) anuncia que ahora lo que sigue es una pandemia por hambre en el mundo.

Y será de dimensiones bíblicas, vaticina.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el coronavirus no se irá pronto, advierte al mundo que hay que prepararse para enfrentar este mal por muchos años, ya que se irá extendiendo a tal grado que invadirá inclusive las zonas rurales.

Ahora que el mundo está paralizado por el Covid-19 muchos expertos advirtieron que si este virus se prolongaba por mucho tiempo el problema sería el abasto de alimentos y, con ello, el hambre.

La hambruna en el mundo podría desencadenar millones de muertes, pues la escasez será muy grave y golpeará a todo el mundo, asegura el Programa Mundial de Alimentos, que depende de la ONU, por lo que hizo un llamado a los gobiernos del mundo a tomar las medidas pertinentes.

México podría ser uno de los países que más sufra este problema del hambre debido a que el campo está totalmente abandonado, dependemos del extranjero hasta para comprar maíz –algo básico en las familias mexicanas –por lo que se considera que con urgencia se deben retomar las políticas que pongan en marcha el campo, a fin de no padecer tanta carencia de alimentos de primera necesidad.

Vale mucho la pena retomar lo que dijo David Beasley, director General del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, pues él conversó con los líderes mundiales agrupados en el G-20. El funcionario les comentó que, antes de que el Covid-19 se convirtiera en un problema advirtió que el mundo enfrentaría una crisis humanitaria no vista desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, debido a los conflictos armados en Siria, Yemen y otros países, las plagas de langostas en África, los frecuentes desastres naturales y crisis económicas, como las que enfrenta Líbano, Congo, Sudán y Etiopía.

La advertencia de la ONU se produce en que las muertes por Covid-19 superan los 2.5 millones, mientras muchos gobiernos se muestran ansiosos por salir del confinamiento y la parálisis de sus economías producto de la crisis sanitaria.

Sin embargo, muchos líderes mundiales y presidentes de cientos de países muestran su temor de que el regreso a las actividades normales dispare una nueva ola de contagios en el mundo.

En todo el mundo crecen las tensiones por la carestía, la falta de recursos económicos, el despido de obreros y empleados, la quiebra de empresas o el cierre temporal de las mismas debido a la pandemia. Toda la actividad económica está detenida y no se sabe hasta cuando puedan soportar sin actividad sin irse a la bancarrota.

El campo está abandonado

En México, debido a las políticas neoliberales y al entreguismo que mostraron muchos gobiernos anteriores con el exterior, principalmente con Estados Unidos, el campo –motor de la economía –se abandonó totalmente.

México se convirtió en un país dependiente del extranjero y dejó de invertir en el campo. Ni siquiera produce para ser autosuficiente, pues todo se compra en el mercado internacional.

Esta situación comenzó con Carlos Salinas de Gortari, a finales de los años ochenta, y siguió con Ernesto Zedillo y continuó hasta el último gobierno neoliberal, el que encabezó Enrique Peña Nieto.

Peña Nieto entregó un país en crisis, sumido en la corrupción y con graves problemas de saqueo económico. Un ejemplo de las políticas fallidas fue la bancarrota de Pemex, hasta ahora irrecuperable y con un futuro incierto debido a la inestabilidad que enfrentan los precios del petróleo a nivel mundial.

No obstante, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que Pemex será la palanca de desarrollo del país, pero conforme se ahonda la crisis muchos expertos ponen en tela de duda este proyecto del presidente, pues a pesar del acuerdo al que llegaron los países productores de petróleo agrupados en la OPEP, el precio del crudo no se estabiliza.

Otros expertos le han sugerido al presidente no derrochar los recursos en las obras emblemáticas que impulsa su gobierno –El Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas –por inviables.

Le sugieren, además, invertir en el desarrollo de otras energías, las más limpias, que presentan la posibilidad de un mejor futuro a nivel mundial. Sin embargo, López Obrador asegura que este año refinarán un millón de barriles diarios de petróleo. Las condiciones, como se observa, no son las mejores.

La situación se agrava para México y se tornará peor conforme avance el tiempo y el coronavirus, causa de la parálisis económica mundial. México debe prepararse para enfrentar la crisis de hambre que anuncia la ONU y que posiblemente, como vaticinan, será la peor desde la Segunda Guerra Mundial. El campo mexicano es una alternativa viable. Ojalá le inviertan para reactivarlo.