----------

― Advertisement ―

EL SERVICIO DE TRANSPORTE PÚBLICO DE PASAJEROS ESTÁ A PUNTO DE COLAPSAR

Redacción/Sol Yucatán Mérida. – Desde antes de la pandemia la actividad ya pasaba por serios y graves problemas financieros, pues el precio de las refacciones...

YUCATÁN ¿SEGURO?

ALCALDE DE PROGRESO CAE EN LAS GARRAS DE LA CORRUPCIÓN

InicioPortadaALCALDE DE PROGRESO CAE EN LAS GARRAS DE LA CORRUPCIÓN

*Julián Zacarías Curi se encuentra en el ojo del huracán al presentar múltiples irregularidades en materia de Transparencia, con respecto a las millonarias obras realizadas en la remodelación del Malecón, donde han quedado millones de pesos del Erario Público al aire

*Junto con Mauricio Vila, anunció una inversión, en sus tres etapas, de $53,400,000.00; sin embargo, ante la Plataforma Nacional de Transparencia únicamente se reportó un gasto de $36,607,650.36. ¿Dónde quedaron 19 millones de pesos?

 

Redacción/Sol Yucatán

 

Progreso. – El Alcalde de Progreso, Julián Zacarías Curi, al parecer también ha caído en las garras de la corrupción, pues se encuentra en el ojo del huracán al presentar múltiples irregularidades en materia de Transparencia, con respecto a las millonarias obras realizadas en la remodelación del emblemático Malecón Internacional de Progreso, donde han quedado millones de pesos del Erario Público al aire, pues simplemente uno no se explica a dónde fueron a parar el dinero.

De igual forma, Zacarías Curi se ha visto involucrado en casos de nepotismo, mismos que flagelan a la población de Progreso, que lo ha tachado de irresponsable.

Además, al Primer Edil parece no importarle la austeridad, pues Julián Zacarías lleva una vida ostentosa, plagada de grandes lujos, pues viaja en primera clase y se hospeda en hoteles muy costosos, todo con dinero de las arcas estatales, es decir, del humilde pueblo progreseño. Por eso la gente simplemente ya no lo quiere en el puerto.

Así, en varias ocasiones, vecinos de Progreso han demandado juicio político contra Julián Zacarías Curi, a quien acusan de desviar recursos públicos para beneficiar a sus familiares y actos de corrupción.

Así, el puerto de Progreso y sus habitantes viven ahora una amarga pesadilla y no es por el Covid-19.

La pesadilla más terrible, como no se había visto desde hace muchos años, y que hoy viven los habitantes de este puerto, tanto de las cabeceras como de las comisarías, se deriva del Gobierno caciquil de Julián Zacarías Curi.

Desde su arribo a la Alcaldía progreseña, Zacarías Curi consideró al puerto como parte de su feudo y de los negocios familiares.

Y cómo no, al igual que el Gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, el Presidente Municipal de Progreso, Julián Zacarías Curi, vio una excelente oportunidad para hacer negocios con las obras públicas.

Así fue el caso de la remodelación del Malecón Internacional de Progreso, para el cual se anunció una inversión, en sus tres etapas, de $53,400,000.00. Sin embargo, ante la Plataforma Nacional de Transparencia únicamente se reportó un gasto de $36,607,650.36.

En septiembre del año pasado, Zacarías Curi anunció que, con el objetivo de mejorar la imagen turística del Malecón Tradicional y en trabajo coordinado con el Gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, se inició la primera etapa de los trabajos de remodelación a dicha zona, exhortando a la comunidad a coadyuvar en el proceso y tomar sus precauciones.

En ese contexto, el director de Seguridad Pública y Tránsito de Progreso, Emilio Raúl Caamal Gutiérrez, indicó que cerrarían vías a fin de que los trabajos se puedan realizar con más prontitud y no afectar más a los vecinos del lugar.

Dichas calles eran la 19 por 76, así como la 21 por 78, de manera que se pedía a la población tomar sus precauciones durante las próximas semanas.

Y es que durante esta primera etapa se llevaría a cabo la instalación del sistema de cableado subterráneo, reforestación con plantas endémicas, remozamiento de fachadas, la colocación de nuevas bancas, así como la habilitación de una zona peatonal y turística. Asimismo, se invertirá en la sustitución de la red de agua potable y drenaje en la misma zona.

Para tales trabajos de la primera etapa, se anunció una inversión de $7,339,887.44.

Tiempo después se procedieron a los trabajos de remodelación de otro sector del Malecón. Los trabajos comenzaron con el retiro del pavimento de la calle 19, de la 78 a la 80, sobre el Malecón, así como el concreto estampado de la calle 80, de la 19 (monumento a Juan Miguel Castro), a la 25, en la esquina de la Casa de la Cultura.

La obra estuvo a cargo de la constructora Canteras Peninsulares, cuyos trabajadores, en su momento, colocaron un letrero metálico de gran tamaño, donde se detallaban parte de los trabajos.

El letrero señalaba el proyecto como “Conservación integral de la imagen urbana del polígono de acceso turístico, segunda etapa”, e indicaba una inversión para esta fase de $29.267,762.92, provenientes de recursos federales del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF).

Según ese proyecto, se quitaron postes y luminarias, se colocó cableado subterráneo, se quitaron los bolardos y regaderas en los accesos.

Trascendió que los trabajos tuvieron una duración aproximada de tres meses. Sin embargo, comerciantes y prestadores de servicios confirmaron que no fueron avisados de las obras. Si bien el Gobernador Mauricio Vila Dosal anunció el proyecto en diversas ocasiones, nunca detalló cuándo se iniciarían.

Cabe resaltar que, en su momento, el Gobierno Estatal anunció que se destinarían una inversión superior a los 56 millones de pesos, recursos que contribuirán supuestamente a dignificar una de las zonas más características del puerto, como lo es el Malecón Tradicional.

A final de cuentas, ante la Plataforma Nacional de Transparencia únicamente se reportaron los gastos realizados en la primera y segunda etapa, por un monto total de $36,607,650.36.

Llama mucho la atención que, en un inicio, Vila Dosal señaló que para la obra se invertiría un total de 56 millones de pesos, es decir, 2.6 millones de pesos más que lo estipulado en el contrato celebrado entre el Instituto para la Construcción y Conservación de la Obra Pública en Yucatán (Inccopy) y la Secretaría de Fomento Turístico (Sefotur), en el que se especificaba una inversión de $53,400,000.00.

Es decir, al aire quedaron $19,392,349.64, de los cuales no ha rendido cuentas ni el Gobernador Mauricio Vila Dosal, ni el Presidente Municipal de Progreso, Julián Zacarías Curi.

De igual forma, otro factor que llama la atención es el hecho de que para la licitación de la segunda etapa para la remodelación del Malecón de Progreso únicamente se presentó la propuesta de la empresa “Canteras Peninsulares, S.A. de C.V.”, en la que se presentaba un presupuesto de $25,230,830.10, lo que a final de cuentas terminó siendo superior.

Pero el asunto es que no hubo propuestas de otras empresas, “Canteras Peninsulares” fue la única. ¿Será que las autoridades tienen algún convenio a algún pacto de exclusividad con esta empresa?

También es importante mencionar que los convenios fueron celebrados con fecha 1 de julio, pero el arranque de la obra no se realizó hasta el 27 de septiembre del 2019, casi dos meses después. ¿Por qué tardaron tanto las autoridades en dar el banderazo de inicio e informar al pueblo de la inversión a realizar? ¿Será que se tomaron su tiempo para favorecer a sus allegados o dar contratos de exclusividad para sus intereses personales?

Lo que sí es un hecho, es que definitivamente en el Estado impera una opacidad en materia de Transparencia; además, Julián Zacarías Curi y Vila Dosal tienen mucho que explicarle a los progreseños y rendirles cuentas claras, pues a final de cuentas quedaron casi 20 millones de pesos al aire, que nadie sabe a dónde fueron a parar.

Despilfarro del Erario Público

Además de llevar el Alcalde Julián Zacarías Curi una vida ostentosa, llena de lujos, tampoco se mide a la hora de derrochar recursos del Erario Público, pues cuando debe realizar un viaje, supuestamente para atender asunto de la alcaldía progreseña, el Primer Edil lo hace en primera clase y se hospeda en hoteles carísimos.

Leer reportaje completo en www.solyucatan.com

Por ejemplo, para un viaje que Zacarías Curi realizó del 28 al 30 de junio del año pasado, a la Ciudad de México, pagó nada más y nada menos que la cantidad de $12,500.00 por el vuelo redondo, una cantidad exagerada, digna de primera clase, pues el vuelo convencional, de manera urgente, no rebasa los $1,225.00.

Pero el Alcalde progreseño no se conforma con viajar en primera clase, además al parecer también despilfarra el dinero del pueblo en costosos hoteles 5 estrellas, pues en esa ocasión pagó $16,344.83, sólo por dos noches de hospedaje, es decir, para ese viaje, ya con impuestos, Zacarías Curi gastó $33,460.00.

Otro ejemplo más, el 24 de julio del año pasado, para un vuelo de urgencia, también a la Ciudad de México, el Primer Edil se gastó $7,784.48 tan sólo en el boleto de ida, y para el boleto de vuelta desembolsó $10,587.93, ya con impuestos, tan sólo en aviones, en un día se gastó $21,312.00.

Una más, para septiembre del año pasado, viajó a la Ciudad de México entre el 11 y 12, gastando $8,489.66 en aviones y $3,448.28 en hospedaje, es decir, ya con impuestos, $13,848.00 tan sólo por una noche fuera de Progreso.

Coronavirus y Zacarías Curi, las dos plagas de Progreso

Julián Zacarías Curi y su policía se han convertido en represora y asesina, y se ha ganado, al igual que su Alcalde, el repudio generalizado del pueblo.

Recientemente, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey) emitió una recomendación al Alcalde Julián Zacarías Curi para que cesara con el «estado de sitio» que había ordenado a la Policía Municipal que se hiciera, de 7 de la noche a las 5 de la mañana del día siguiente, con el pretexto del Covid-19, que padece Progreso.

Desde el inicio de su gris administración y arropado por la diputada Rosa Adriana Díaz Lizama, quien guarda estrechos lazos familiares con Zacarías, al Alcalde progreseño se caracterizó por actitud déspota y malos tratos con la sociedad del puerto. De hecho, la misma población ha señalado que el Coronavirus y el Primer Edil son las plagas que azotan a Progreso actualmente.

La falta de obra pública real y necesaria y el abandono en que se tiene a Progreso ha motivado también la molestia de los progreseños y progreseñas, que continuamente se manifiestan contra el Alcalde. Los manifestantes, por órdenes de Zacarías Curi, sufren el acoso y la represión del Primer Edil.

Recientemente, se han dado en el puerto presuntos sucesos en los que se han visto involucrados directamente el Alcalde Zacarías y a su policía, considerada como criminal y represora.

Como muestra de ello están la muerte de un detenido en las lúgubres mazmorras de la corrupta policía progreseña y la detención de una mujer en Estado grávido, quién, según sus denuncias, sufrió torturas y otras agresiones, que motivaron su aborto.

Este último caso se trata de la profesora María Guadalupe P. S., quien presumiblemente fue acusada junto con su esposo, Roni Gonzalo T. M., de haber estado involucrada en el asesinato de un policía ocurrido durante la madrugada del 10 de junio, en una caseta de vigilancia de ese puerto. Esa noche, la corporación habría detenido ilegalmente a varias personas que estaban en la calle y consideraban “sospechosas”.

La mujer afectada relató que imploró que no la golpeen por su estado de gestación, sin embargo, hicieron caso omiso, e incluso la habrían trasladado a bordo de una patrulla cerca del corralón, donde la detuvieron varias horas, y le amarraron una toalla en la cabeza que le impedía respirar.

Por todos estos hechos criminales y abusos, así como por su ineptitud para ejercer el cargo, ya que únicamente «maquilla» el puerto con obras de «relumbrón», pero innecesarias, la población de Progreso señala que el Congreso del Estado le debe de iniciar a Julián Zacarías Curi un juicio político y llegar hasta las últimas consecuencias jurídicas.

“Formas de gobernar como la de Julián Zacarías ya no deben existir en la actualidad”, señalaron habitantes de Progreso, quienes por temor a las fuertes represalias acostumbradas de Zacarías Curi, obviamente prefirieron omitir sus nombres.

Demandan juicio político contra Zacarías Curi

De hecho, recientemente un grupo de por lo menos 50 vecinos de este puerto acudió al Congreso del Estado a hacer la solicitud formal de este procedimiento, ya que aseguraron que el Primer Edil ha incurrido en delitos, al negarse a otorgar terrenos destinados a la construcción de vivienda para familias de escasos recursos.

Según Juan Medina Rejón, representante legal de unas 800 familias que requieren de dichas tierras, que fueron adquiridas en 2006, procedimiento que se ratificó en 2017, con el fin de que una parte sea para familias de escasos recursos del puerto, acusó a Zacarías Curi de hacer caso omiso a este acuerdo de Cabildo.

“Las tierras fueron adquiridas con dinero del pueblo. Ha habido de 2006 a la fecha invasiones en la ciénaga, pero nadie dice nada. Es por eso que las familias decidieron denunciarlo, de la manera en la que está cometiendo delitos, violando la Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos, relativo a la Ley Administrativa de Yucatán, también a la Ley de los Municipios del Estado, donde le está prohibido desviar recursos al Alcalde y beneficiar a sus familias, pues tiene varios parientes en el Ayuntamiento”, dijo.

La solicitud, que entregaron en el Legislativo contiene documentos que comprueban el parentesco del edil con funcionarios de primera línea, como primos y una cuñada, así como la firma de 35 vecinos, a quienes se les expidió la carta de vecindad en Progreso.

Según los quejosos y su representante es obligación de los legisladores hacer las investigaciones correspondientes por este caso.

“Le exigimos al Congreso que inicie la investigación para que tramite también y gire instrucciones a la Contraloría de la Función Pública, para que también inicie su investigación, sancione, inhabilite y devuelvan el dinero que ya cobraron”, dijo Juan Medina.

El entrevistado afirmó que habrá más solicitudes de juicios políticos, porque hay problemas en Chelem, Chuburná y Chicxulub, así como denuncias penales por diversas anomalías.