----------

― Advertisement ―

ASÍ ESTÁ EL PESO

La bolsa local fue al alza por un 0.42% luego de que el congreso estadounidense aprobara su plan de infraestructura por 3.5 billones de dólares Redacción/Sol Yucatán Mérida, Yucatán.- Este...

EJÉRCITO DE AVIADORES

ALCALDE DESAPARECE 16 MDP

InicioLocalesALCALDE DESAPARECE 16 MDP
  • Edgar Calderón Sosa, como buen mago se niega a entregar los respectivos documentos correspondientes a 2019, a la Auditoría Superior del Estado de Yucatán
  • Tampoco hay documentación de depósitos de cuentas bancarias por 15 millones 895 mil pesos, así como 26 millones 238 mil 400 pesos del FISM
  • Otro desfalco: No hay comprobantes del pago de 15 millones 69 mil pesos al Instituto de la Vivienda del Estado de Yucatán

Redacción/Sol Yucatán

Peto.- Poco más de 16 millones de pesos “desapareció” como arte de magia de las arcas del Ayuntamiento de Peto, cuyo alcalde, Edgar Calderón Sosa, como “buen mago” que nunca revela sus secretos, se niega a entregar los respectivos documentos correspondientes a 2019 a la Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY).

Por ende, el proceso de investigación continúa, sin embargo, se mantiene en la congeladora, ya que hasta el momento no hay denuncia alguna en contra del ex presidente municipal.

De acuerdo con la “Auditoría del H. Ayuntamiento de Peto, Yucatán: Cuenta pública 2019”, hay una notable diferencia en las cuentas, de poco más de 16 millones de pesos, aparte de otros rubros.

Entre los resultados de la fiscalización efectuada en la comuna del Sur del Estado se estableció que hubo 44 observaciones, de las cuales, cinco fueron solventadas, 22 quedaron parcialmente resueltas y 17 están sin solución alguna.

En esta última variable están las cuentas públicas, por lo que hay un incumplimiento a la Ley de Ingresos así como a la de Egresos.

“Con la revisión de los importes de Ley de Ingresos para el ejercicio 2019, se detectó que los ingresos autorizados y los recaudados, no coinciden”, por lo que la diferencia es de cuatro millones 177 mil 200 pesos.

El monto del ingreso autorizado 105 millones 823 mil 500 pesos, mientras que en lo recaudado, la cantidad es de 101 millones 646 mil 300 pesos.

Tan sólo en “Aportaciones”, la diferencia es de tres millones 125 mil 400 pesos; dos millones 900 mil 800 pesos en “Participaciones”; un millón 535 mil 400 pesos en “Derechos”; 554 mil 800 pesos en “Impuestos”, 213 mil pesos en “Aprovechamientos”; 28 mil 500 en “Productos”, y 300 pesos en “Convenios”.

“La entidad fiscalizada no proporcionó documentación alguna, por lo que esta observación se tiene por no solventada”, se determinó en el documento.

En cuanto al Cumplimiento del Presupuesto de Egresos”, se determinó que “Con la revisión del presupuesto de egresos y el pagado según el Estado, Analítico del Ejercicio del Presupuesto (EAEP), se detectó que no coinciden los importes; la entidad fiscalizada no proporcionó las Actas de Cabildo en donde se autorizan las modificaciones del presupuesto del ejercicio fiscal 2019”.

La diferencia es de 12 millones 11 mil 400 pesos, pues sólo en el presupuesto de egresos modificado, la cantidad es de 98 millones 303 mil 300 pesos, mientras que el pagado fue de 86 millones 291 mil 900 pesos. Y lo peor de todo, se carece de los documentos correspondientes.

Tan sólo en “Inversión Pública”, la diferencia es de 30 millones 238 mil 400 pesos, seguido de “Servicios Generales” es de 12 millones 408 mil 100 pesos.

Asimismo, por “Materiales y Suministros” fue por un millón 912 mil 900 pesos; un millón 476 mil fue en un millón 476 mil pesos; un millón 375 mil 800 pesos en “Transferencias, asignaciones, subsidios y ayudas”, y un millón 54 mil 100 pesos por Bienes muebles e inmuebles”.

De acuerdo con la ASEY, en la observación número cuatro se especificó que “la entidad fiscalizada no proporcionó documentación alguna, por lo que esta observación se tiene por no solventada”.

También se determinó que “con la revisión de los estados de cuenta bancarios, pólizas de ingresos y constancia de participaciones, se detectó que la entidad fiscalizada no proporcionó los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), de los ingresos por concepto de ministraciones correspondientes a los recursos de participaciones 2019, por tres millones 126 mil 600 pesos.

De igual forma, no se presentaron los CFDI por seis millones 960 mil pesos, de los meses de enero, febrero, marzo, de junio a octubre y diciembre, por concepto de “Sueldo al personal de base G Corriente.

Con la revisión de los movimientos auxiliares contables, pólizas de registro y estados de cuenta bancarios de septiembre, se constató que la comuna realizó retiros por medios de cheques, por 190 mil 100 pesos.

El Ayuntamiento no realizó ni registró en contabilidad de los pagos mensuales del Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneración al trabajo Personal, por el período del 1 de enero al 31 de diciembre.

Incluso, con la revisión de los auxiliares contables de sus pasivos derivados de las obligaciones fiscales, declaraciones provisionales, o definitivas de impuestos federales con su documentación original del gasto, se detectó incongruencias entre lo declarado y lo registrado contablemente del Impuesto Sobre la Renta (ISR), de enero a diciembre.

Asimismo, con la revisión de los contratos de apertura de las cuentas bancarias y los estados de cuenta, se detectó que no proporcionó la notificación a la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF), ni la apertura de una cuenta bancaria específica y productiva en la que recibió y manejó la totalidad a los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (FISM).

Tampoco hay documentación de depósitos de cuentas bancarias por 15 millones 895 mil 300 pesos, así como 26 millones 238 mil 400 pesos del FISM.

No hay comprobantes del pago de 15 millones 69 mil al Instituto de la Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY).

La ASEY detectó un subejercicio por 24 mil 800 pesos en la cuenta bancaria de los recursos del FISM, por lo que el edil “no cumplió con el principio de anualidad, no proporcionó evidencia de la provisión y ejecución del recurso, o en su caso, el reintegro de dichos recursos a la Tesorería de la Federación.

En fin, son numerosas las irregulares que cometió el concejal, al no entregar los respectivos documentos, por lo que la evidencia es notable, y se busca la pronta solución a las anomalías parcialmente resueltas, pero hasta el momento, se ignora el avance de las investigaciones.