----------

― Advertisement ―

JUICIO APLAZADO TRES VECES

La última suspensión ocurrió debido al ruido que realizaban los periodistas en la sala del tribunal. Ahora la audiencia para determinar su futuro se...

LOS ZETAS: ¿EN EXTINCIÓN?

AMIGOS Y FAMILIARES, RECLUTADORES DE NIÑOS SICARIOS

InicioReportajes EspecialesNarcotráficoAMIGOS Y FAMILIARES, RECLUTADORES DE NIÑOS SICARIOS

*Existe una relación de admiración y lazos afectivos muy fuertes con las figuras de autoridad de la delincuencia organizada. Luego de un tiempo los mismos niños y niñas fungen como reclutadores de otros: Reinserta

*También influye el entorno familiar cuando existe una familia desintegrada, además del consumo de drogas, el ámbito de violencia y la llamada «narcocultura”

*La vida “útil” de un niño sicario no alcanza siquiera los tres años, pues al rebasar los 17 años consideran que ya sirve y lo sacrifican

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Segunda de cuatro partes)

Ciudad de México.- Marina Flores, líder del estudio “Niñas, niños y adolescentes reclutados por la delincuencia organizada” y directora de monitoreo y evaluación de Reinserta, expuso que la forma más común de reclutamiento de los menores de edad es a través de conocidos, como amigos y familiares.

“Existe una relación de admiración y lazos afectivos muy fuertes con las figuras de autoridad de la delincuencia organizada. Luego de un tiempo los mismos niños y niñas fungen como reclutadores de otras niñas, niños y adolescentes”, acotó Marina.

También influye el entorno familiar cuando existe una familia desintegrada, además del consumo de drogas, el ámbito de violencia y la llamada «narcocultura», que son factores que inciden en la incorporación de niños al crimen, refirió.

Explicó que las series y las películas en las que aparecen narcos apuestos, exitosos, llenos de riqueza y mujeres tienen un efecto atrayente en la ideología de nuestros niños y niñas. “Es lo que podríamos llamar la narcocultura”.

Por su parte, la senadora Josefina Vázquez Mota, presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, señaló que la problemática se exacerbó en la pandemia por la deserción escolar de más de 5 millones de menores edad, “y por el hecho de que el 90 por ciento de los crímenes contra niños ocurre a través del internet. Hoy niños, niñas y adolescentes son, lo digo con profundo terror y dolor, los desechables del crimen organizado».

A su vez, el director de la misión en México de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Bruce Abrams, hizo un reconocimiento del estudio, “porque presenta crudos testimonios que exponen la vulnerabilidad de los niños».

La organización que trabaja con jóvenes que han tenido contacto con el crimen organizado y con el sistema de justicia penal ha escuchado decenas de duros y estremecedores relatos en los centros de confinamiento de viva voz de pequeños que desde los 12 años se vieron enrolados en un inframundo de violencia y crueldad donde el que no mata, lo matan.

Sus vivencias y experiencias, algunas estrujantes y brutales, dejan más que claro que los menores son cooptados por los cárteles porque saben que sus condenas, en caso de ser capturados, serán mínimas, que saldrán libres en poco tiempo, lo que los convierte en carne de cañón, pues cuando ya no les son útiles también son asesinados, en muchos de los casos por sus mismos compañeros. 

La vida “útil” de un niño sicario no alcanza siquiera los tres años, pues al rebasar los 17 años consideran que ya sirve y lo sacrifican.

Lo que distingue a sicarios y sicarias, concluye el estudio, es que las historias de ellas son mucho más violentas, porque la inmensa mayoría sufrieron abuso sexual, embarazos no deseados, abortos, maltratos; una violencia de género mucho más cruda.