ANARQUÍA AÉREA EN YUCATÁN

Los accidentes aéreos en Yucatán no son aislados, ya que en los últimos años se han registrado al menos seis incidentes donde han estado involucradas escuelas o academias que ofrecen carreras aeronáuticas.

0
367
Informantes de Sol Yucatán, aseguran que otro de los inversionistas en las escuelas de vuelo, es precisamente Mauricio Vila.
  • La nula inspección por parte de las autoridades aeronáuticas, se debe a que en Yucatán operan dos escuelas de aviación, Ave Fénix e “Ifly”, cuyos socios serían Héctor Navarrete Muñoz y Mauricio Vila Dosal,
  • La Secretaría de Fomento Turístico, a cargo de Michelle Friedman, le otorgó la concesión del programa “Vuela Yucatán” a la empresa Ifly, que ha sufrido dos accidentes este año, para brindar los servicios de turismo aéreo .

Redacción/Sol Yucatán

Los incidentes o accidentes aéreos en Yucatán no son aislados, ya que en los últimos años se han registrado al menos seis incidentes donde han estado involucradas escuelas o academias que ofrecen carreras aeronáuticas.

Tan sólo en este año, dos avionetas de la escuela Ifly, llamada la Universidad del Aire, ha sufrido dos accidentes con saldo de dos personas lesionadas y daños por más de 10 millones de pesos.

Los encargados de la seguridad aérea en Yucatán es la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), órgano desconcentrado de la Secretaría de Infraestructura Comunicaciones y Transporte.

Sin embargo, los inspectores no inspeccionan a las avionetas particulares, ni los vehículos oficiales, sino que sólo se concentran en las naves comerciales.

De acuerdo con reportes de la AFAC Federal, en todo el país, durante el 2023 se han registrado 12 accidentes o incidentes aéreos, principalmente de avionetas particulares.

Yucatán ocupa el primer lugar a nivel nacional en este tipo de accidentes, debido a que registra dos percances aéreos en el presente año.

En ambas ocasiones, las aeronaves eran propiedad de la escuela Ifly, llamada la Universidad del Aire, aunque no se han registrado víctimas mortales.

Al corte al 21 de octubre en la Península de Yucatán, sólo se habían registrado incidentes aéreos en Yucatán, de acuerdo con fuentes de la SCT.

La nula inspección por parte de las autoridades aeronáuticas se puede deber al hecho de que Héctor Navarrete Muñoz, director de aeropuertos regionales del grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), sería socio de las escuelas de aeronáuticas Ave Fénix y Ifly, las únicas dos instituciones del aire autorizadas en Yucatán para impartir carreras de piloto aviador.

Héctor Navarrete Muñoz, es una de las personas más poderosas en el tema aeroportuario, no sólo de Yucatán, sino del sureste del país.

Navarrete Muñoz es una de las personas más poderosas en el tema aeroportuario, no sólo de Yucatán, sino de la zona sureste del país, debido a que es el administrador no sólo del aeropuerto de Mérida, sino también del de Cozumel, Huatulco, Minatitlán, Oaxaca, Tapachula, Veracruz y Villahermosa.

También es miembro del Consejo Internacional de Aeropuertos y forma parte del grupo de expertos en seguridad aérea.

Informantes de Sol Yucatán aseguran que otro de los inversionistas en las escuelas de vuelo es precisamente el gobernador, Mauricio Vila Dosal, quien obtuvo su licencia de piloto privado el año pasado.

En mayo de este año, una avioneta de “Ifly” se desplomó cuando realizaba una clase de instrucción.

La avioneta tipo Cesna tuvo una falla en el motor en pleno vuelo, lo que ocasionó que la aeronave cayera en un predio de la colonia Sambulá.

El siniestro generó el derrumbe de un muro y el incendio de parte de un predio. Los dos tripulantes de la avioneta, el piloto y cadete, resultaron heridos.

Fue el propio gobernador quien de inmediato compartió a través de sus redes sociales información del accidente, donde decía que no hubo personas fallecidas.

Cabe señalar que de acuerdo a los datos de “Aviation Safety Network”, la cual registra accidentes aéreos, la avioneta accidentada en la colonia Sambulá, antes ya había tenido dos incidentes con aterrizajes de emergencia en la carretera Mérida-Motul, y la otra ocasión en la carretera Chicxulub Puerto- Uaymitún, en ambas ocasiones por fallas en el motor por lo cual, de acuerdo a las leyes aeronáuticas internacionales, esa nave ya no debió de volver a volar, sin embargo, fue reciclada y terminó siniestrada.

El 30 de octubre pasado, ocurrió el incidente más reciente, donde se vio involucrada de nuevo la escuela “Ifly”, la avioneta tipo Cesna matrícula XB-OXD tuvo una falla mecánica en pleno vuelo.

El piloto Eduardo R.G, de 66 años de edad, evitó una tragedia luego de que pudo aterrizar la nave en el kilómetro 114 de la carretera Mérida-Campeche. Por fortuna no hubo heridos, sólo daños materiales.

De acuerdo con la Ley de Aviación vigente en el país, en caso de un accidente la multa asciende de 5 a 8 mil dólares, es decir, de 95 mil a 152 mil pesos mexicanos.

El año pasado, el gobierno de Mauricio Vila, a través de Michelle Friedman, le otorgó a “Ifly” la concesión exclusiva del programa “Vuela Yucatán”, para ofrecer los servicios de turismo aéreo en territorio yucateco.

El año pasado el gobierno de Vila, a través de Michelle Friedman, le otorgó a “Ifly” la concesión exclusiva del programa “Vuela Yucatán”

La Secretaría de Fomento Turístico, a cargo de Michelle Friedman, remite a través de las diferentes agencias y de la propia Secretaría de Turismo a las personas que quieran explorar los puntos turísticos de Yucatán a través del aire y otorga a la empresa un subsidio de 2 mil pesos por cada turista que contrate los servicios de esta escuela.

Utilizan las pistas del aeropuerto de Mérida y de Chichen Itzá, en esta última terminal aérea no pagarían derecho de uso de las pistas, ya que de acuerdo al presupuesto de ingresos del Gobierno del Estado, no reporta ingresos.

La concesión se le otorgó a la empresa a pesar de que ha estado involucrada recientemente en accidentes e incidentes aéreos.

Asimismo, de acuerdo con controladores de vuelo del aeropuerto de Mérida, durante este año han ocurrido cuatro incidentes donde estuvieron involucradas avionetas de escuelas de aeronáuticas por fallas de motor, sin embargo, alcanzaron a regresar y aterrizar en la terminal aérea por lo cual no se dio parte a los servicios de emergencia y menos a las autoridades aeronáuticas.

Los accidentes e incidentes aéreos son más frecuentes de lo que se podría pensar, debido a la falta de vigilancia por parte de las autoridades aeroportuarias lo que podría generar en una verdadera tragedia aérea en Yucatán.

Síguenos en Google News

Te podría interesar: