Portada

BENEFICIA EMPRESAS

  • El colmo del cinismo y la corrupción lo protagoniza el secretario de la SSP, al convertir a la empresa Prosoft 2000 en la “consentida” de la dependencia
  • Tan solo en 2019, el contrato a modo fue por 1.3 millones de pesos, mientras que en 2021, por el mismo servicio, el monto fue por 6.3 millones de pesos
  • Aunque fueron convocatorias públicas, en todos los casos, dicha compañía se adjudicó el proyecto, dado que había un acuerdo previo, por lo que tenía todas las de ganar en el proceso de licitación

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El colmo del cinismo y la corrupción lo protagoniza el secretario de Seguridad Pública (SSP), Luis Felipe Saidén Ojeda, al convertir a la empresa Prosoft 2000, Sociedad Anónima de Capital Variable, en la “consentida” de la dependencia, ya que, a su administrador único, Edesio Enrique Herrera Trejo, le entrega contratos amañados.

Tan sólo en 2019, el contrato a modo fue por 1.3 millones de pesos, mientras que en 2021 –por el mismo servicio– el monto fue por 6.3 millones de pesos, bajo el pretexto de no laborar en 2020, debido al COVID-19.

Aunque fueron convocatorias públicas, en todos los casos, dicha compañía se adjudicó el proyecto, dado que había un acuerdo previo, por lo que tenía todas las de ganar en el proceso de licitación.

Al menos en los últimos tres años, dicha iniciativa privada ha brindado el mismo servicio a la dependencia; por ejemplo, en 2020 el monto fue por 4.7 millones de pesos, por lo que se ha convertido en uno de los empresarios consentidos de Saidén.

Tal compañía ha tenido otros contratos amañados con los ayuntamientos de Ciudad del Carmen, Campeche, en 2016, así como de Playa del Carmen, Quintana Roo, en 2021, por lo que le fue fácil a Herrera Trejo tener un vínculo con el gobierno de Yucatán.

A lo largo de la administración de Mauricio Vila Dosal, el comisario estatal ha otorgado diversos contratos a sus amigos, familiares y “compadres”, por lo que en esta ocasión no fue la excepción.

El 5 de febrero de 2019, Saidén Ojeda y Herrera Trejo suscribieron el contrato de obra pública con base a precios unitarios y tiempo determinado, con número GEY-SSP-022/2019, relativo a la “Adquisición de consumibles para la expedición de licencias de conducir y credenciales de identificación para el período febrero a mayo de 2019”.

La adquisición se efectuó mediante el procedimiento de invitación a cuando menos tres proveedores, pero fue obvio el favoritismo, por lo que se le entregó el respectivo documento a Herrera Trejo.

Según consta en el acta, dicha compañía fue creada el 17 de febrero de 1999, con domicilio fiscal en la calle 13 número 226 B entre 28 y 30 de la colonia Itzimná.

Asimismo, en el documento se estableció que el contratista “tiene capacidad jurídica para contratar, reúne las condiciones técnicas y económicas y dispone de la organización y elementos suficientes para obligarse a la ejecución de los trabajos relativos a la obra objeto del contrato”.

Por ende, se le asignó un techo financiero por un millón 320 mil ocho pesos, dinero proveniente de recursos propios de la dependencia.

Los bienes correspondientes a la partida uno se refiere a 80 piezas de cintas a color con tinta UV matica DIC10313 para impresora de retransferencia de doble producto original; 184 piezas de cinta film (película) de retransferencia térmica resistente, y 30 piezas de cinta film (película) sobre laminado holográfico sin bordes para módulo de laminación a una carta matica.

De igual forma, los bienes correspondientes a la partida dos se refieren a 38 piezas de cinta de color y kit de limpieza datacard y 52 piezas de laminador datacard. Mientras que el tercer lote se refiere a nueve mil 417 tarjetas blancas de PVC plasco ID de parte CR80.030.

El contrato está compuesto de 28 cláusulas, distribuidas en 12 fojas, en el cual es notable la violación a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Prestación de Servicios del Sector Público Relacionados con Bienes Muebles del Estado de Yucatán, así como su reglamento en vigor.

El documento fue firmado por Saidén Ojeda y Herrera Trejo, así como por el jefe del departamento de tecnología de la información de la SSP, Carlos Manuel Celis Reyna.

DOS AÑOS DESPUÉS

El 13 de abril de 2021, a dos meses para los comicios, la SSP y el proveedor suscribieron el contrato de adquisición a precios fijos, con número GEY-SSP-191/2021, relativo a “Consumibles de equipos de impresión para la expedición de licencias de conducir del Estado y credenciales de identificación del personal de la corporación, para el ejercicio fiscal 2021”.

Por ende, se adquirió equipo/tecnología especializada, con el objetivo de asegurar que los bienes por adquirir cumplan con los requerimientos de adquisición y contratación establecidos.

Resaltó que la adquisición se realizó mediante una licitación pública presencial, sin embargo, de manera previa, Saidén sostuvo acuerdos con Herrera Trejo, a quien le otorgaron el respectivo contrato.

Incluso, no se especificó el número de licitantes que participaron ni se publicaron los resultados de la evaluación efectuada para la asignación del mejor postor.

De tal manera, se le asignó un techo financiero por seis millones 310 mil 660 pesos, para la adquisición de diversos objetos de impresión, tal el caso de 311 cintas a color, 234 piezas de cintas film de retransferencia térmica 90 de sobrelaminado holográfico sin borde, entre otros.

La dependencia le otorgó todo el lapso del año para la entrega de los bienes objetos, así como una garantía de un año ante cualquier anomalía detectada en el producto.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba