Portada

CAE EL PRIMER NOTARIO

  • Raúl A. Pino Navarrete tendrá que responder ante el Tribunal Unitario Agrario. Firmó y selló documentos para despojar de sus derechos a más de 50 ejidatarios de Celestún. Los hicieron firmar en blanco por órdenes de Rafael Acosta Solís

Redacción/Sol Yucatán

Celestún.- El Notario Público número 76, Raúl A. Pino Navarrete, con sede en Mérida tendrá que responder ante el Tribunal Unitario Agrario número 34 porque firmó y selló documentos que permitieron despojar de sus derechos como ejidatarios y avecindados a más de 50 campesinos indígenas de este ejido sin estar presente en una Asamblea, tal como lo marca la propia Ley Agraria.

Los afectados presentaron la denuncia correspondiente ante las instancias competentes, en contra del Notario Público número 76, Raúl A. Pino Navarrete, con domicilio en la calle 25 número 59, entre 28 y 30 de la colonia García Ginerés, por lo que se abrió un juicio.

También, los demandantes pedirán al Colegio de Notarios y de ser posible a la Secretaría de Gobernación, que suspendan la licencia para ejercer de este notario por haber incurrido en una falta profesional y presumiblemente hasta en un delito, a lo que de la misma manera formularán denuncia penal por los delitos que puedan resultar, en la Fiscalía General, ya sea del Estado o de la República, según corresponda.


En este sentido, existe el expediente número 253/2020 en el que solicitan al Tribunal la nulidad absoluta de Pleno Derecho, de los documentos identificados como de renuncia de derechos agrarios, de cuya firma dio fe el Notario Público número 76, Pino Navarrete.

El abogado Fabio Ayuso respecto al caso, dijo que el Ejido de Celestún tiene como finalidad unificar un acta de Asamblea, que por supuesto fue simulada, en la que alrededor de 50 ejidatarios supuestamente renuncian a sus derechos, a la calidad de ser ejidatarios y a hacer uso de las tierras de uso común.
La Ley Agraria menciona que esta renuncia tiene que ser por escrito dirigido al Comisariado y ratificado en Asamblea general de Ejidatarios, entonces, se presume que Rafael Acosta Solís fue y ofreció dinero al grupo de ejidatarios, con el cuento de que era una compensación de un supuesto juicio que se había ganado contra Kekén, los hicieron firmar documentos en blanco.

PROCURADURÍA AGRARIA CORRUPTA

Posteriormente apareció un formatito donde ellos expresamente renunciaban a la calidad de ejidatarios y que lo hicieron en presencia del Notario Público número 76, Pino Navarrete.
El caso en un inicio lo estaba llevando la Procuraduría Agraria porque había cierta relación de coadyuvancia en los diferentes juicios, pero en primera instancia la dependencia no incluyó el contexto del Notario señalando que no era necesario, porque evidentemente jugó un papel central de dar fe de una renuncia que no se llevó a cabo cuando realmente no supo qué pasó.

Sobre la base del escrito de la supuesta renuncia es que al integrar una simulación de Asamblea general posteriormente la inscribieron en el Registro Agrario Nacional y de esa forma consiguieron depurar a estas personas del padrón ejidal, aunque después se percatan cuando sale el padrón actualizado de que ya no están sus nombres, obviamente hubo mucho enojo y frustración, porque ellos ni enterados estaban y como esta demanda ya había sido presentada sin involucrar al Notario.

Se amplió la demanda pidiendo que se emplace a juicio al Notario, pero el Comisariado Ejidal estaba muy renuente, asesorado por Rafael Acosta Solís, quería impedir la demanda protegiendo al Notario, que no estuvo ahí pero si se prestó a dar su sello y su firma, pero afortunadamente logramos emplazar al Notario”, refirió el abogado.

ACTUARIO DEL TUA, COLUDIDO

También en el Tribunal Unitario Agrario número 34 hubo corrupción de parte de un actuario al que ordenaron que notificara al Notario, pero no lo hizo hasta que por Ley se lo exigió la defensa de los campesinos.

En la última audiencia que se realizó en el Tribunal Unitario Agrario a través del Actuario, que es el que se encarga de realizar las notificaciones, no llevó a cabo la diligencia, es decir, su trabajo consistía en apersonarse en el despacho del Notario y avisarle que hay un juicio agrario donde está demandado para efecto de que acuda a contestar la demanda, por eso en la audiencia que fue el 11 de noviembre pasado no se presentó y ante ello se pidió al Tribunal que se haga la notificación para la próxima audiencia que está fijada para el 24 de enero y se pueda desahogar.

Sin embargo, el Notario no sólo pudo haber incurrido en un acto de corrupción, sino que también en otros delitos, por lo que los ofendidos a través de sus abogados procederán en la Fiscalía General del Estado y de la República, según sea el caso, argumentaron.

Estos Notarios son parte de la mafia agraria que respalda Asambleas simuladas y la falsificación de este tipo de documentos. Los campesinos esperan una sentencia a favor en el Tribunal Unitario Agrario para que se reincorporen a estas personas al padrón de ejidatarios y a su vez, en base en esta sentencia ejercitar una acción penal contra el Notario para efectos de quitarle la patente y deje de ejercer.

Hay varios precedentes de este tipo, es una posibilidad, hay un procedimiento administrativo en el propio Colegio de Notarios al que las personas o abogados acuden para dar aviso de las conductas irregulares, y si hay pruebas el Colegio de Notarios puede promover la revocación de la patente, aunque paralelamente esta la vía penal de poder en su caso imputarlo por la probable comisión de algún delito, hay dos formas, la administrativa y la penal.

Cabe señalar, que Rafael Acosta Solís vendió tierras propiedad de los ejidatarios a la empresa Kekén que, a decir de los mismos pobladores, las aguas negras que genera dicha granja contaminan los mantos freáticos pero ninguna autoridad encargada de proteger el medio ambiente ha hecho nada al respecto, lo que les queda claro que también les han llegado al precio.

Sol Yucatán ha denunciado públicamente la impunidad con la que este delincuente de cuello blanco cuenta, toda vez que el Fiscal General del Estado, a pesar de que hay varias denuncias en su contra no ha movido un solo dedo para que las averiguaciones caminen y puedan ser consignadas, por lo que, las causas penales llegan a prescribir en muchos de los casos y en otros, simplemente las ignoran.

Este sujeto ha llegado al cinismo de ofrecer dinero, 80 mil pesos, a cambio del silencio o de que se desistan de las demandas, tal como ha sucedido con ejidatarios de Samahil en donde es señalado de robar dinero y documentos en el interior del Tribunal Unitario Agrario número 34, siendo captado por las mismas cámaras de la dependencia.

También, recientemente ofreció cien mil pesos a otro ejidatario de Ixil para que ya no siga con los juicios que se llevan a cabo en el Tribunal Unitario Agrario en su contra, según han dado a conocer a esta empresa periodística los mismos afectados.

Ahora, recientemente también la misma Magistrada del TUA 34 lo protegió al darle a favor el resultado de la última audiencia en donde es señalado de quererse apoderar, junto con cinco sujetos del mismo pueblo de Ixil, de miles de hectáreas en complicidad con otro ladrón de tierras corrupto, Alejandro Scoffie.

Botón volver arriba