LocalesPortada

CAE NARCOFUNCIONARIO DE KANASÍN

  • El director de Desarrollo Rural del Ayuntamiento, Francisco Vera A., alias “Padrino Barrabás” o “Barrabas” fue detenido por el Ejército y la Marina en su casa, que usaba como narcotienda; la policía local no había hecho nada porque era protegido por el alcalde Edwin Bojórquez.

Redacción/Sol Yucatán

Hoy por la mañana se efectuó un operativo antidroga en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Los Arcos, en la calle 6 x 99-Dy 19, en Kanasín.

Ahí fueron arrestadas dos personas, quienes mantenían una relación sentimental y comercializaban diversos narcóticos, entre ellos cocaína y mariguana. Fueron identificados como Francisco V.A., alias “Barrabás”, y Leydi Beatriz C. C., de 49 y 38 años respectivamente.

Supuestamente fue una llamada anónima, pero en realidad fue la investigación de las autoridades federales la que pudo romper el círculo vicioso que existe entre vendedores de droga, autoridades y policías locales.

El “pocito” o punto de venta era el propio domicilio de los detenidos, quienes cometían el ilícito, involucrando a sus dos hijos menores de edad, uno de 14 y otra de 9 años, quienes fueron resguardados por el personal de la Unidad Especializada para la Prevención de la Violencia Familiar y de Género. Ambos quedarán en custodia temporal de su abuela paterna, de 67 años de edad, mientras la situación legal de sus padres se esclarece.

El “Barrabás” fue candidato por Nueva Alianza para la alcaldía de Kanasín y desde ahí contribuyó para dividir al electorado y abrirle el paso al actual alcalde Edwin Bojórques del Partido Acción Nacional (PAN).

KANASÍN EN MANOS DEL HAMPA

Este municipio no solamente se ha destacado por la venta de drogas, también es el segundo municipio más saqueado por la mafia agraria – inmobiliaria, en la que están involucrados empresarios y políticos de Yucatán, quienes buscan el enriquecimiento a corto plazo y financiar campañas políticas, al despojar de sus tierras a familias de escasos recursos. Hay que recordar que en el fraccionamiento Gran San José se destapó la cloaca de corrupción, fraude, despojo de tierras ejidales y lavado de dinero con el que se financió la campaña política el panista Edwin Bojórquez Ramírez, actual alcalde de Kanasín.

Es vox pópuli que existen diversos puntos de venta de droga al amparo de autoridades, pero tuvieron que intervenir fuerzas federales para exhibir el narcomenudeo, pero la corrupción es más amplia e incluye el despojo de tierras de los indígenas mayas, que cometen personajes como Bojórquez Ramírez y el regidor Jorge Adrián Itzá Mex, asesor jurídico del comisario ejidal, Gaspar Cauich Paredes y del ex comisario Martín Javier Gómez Cauich.

SAIDÉN, OTRO PILLO

Lo sucedido en Kanasín solamente es un botón de muestra de todo lo que acontece en la entidad, mientras gobernador Mauricio Vila, busca la candidatura a la presidencia de la república y el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha junta sus “ahorritos” para intentar darle continuidad al gobierno de Vila.

En este juego electoral, los despojos, tráfico de drogas y espantosos crímenes tienen la intención de fortalecer financieramente las campañas en pos de cargos públicos. Y un papel central lo realiza el titular de Seguridad Pública, Luis Felipe Saidén Ojeda, quien lleva en el cargo varios años y ha logrado hacer todo tipo de negociaciones con los más tenebrosos personajes. La situación ese tal que Mérida se ha convertido en el cuartel general desde donde se planifican secuestros, robos y asesinatos en los estados vecinos que integran la península.

Hace unos meses, con el traslado de cuerpos de ejecutados desde Quintana Roo a Yucatán, quedó de manifiesto que el centro de operaciones de la península estaba en Mérida, es decir que desde aquí se planifican la distribución de alcaloide, la eliminación de competidores por medio de ejecuciones y secuestros, así como las balaceras a antros, hoteles y negocios que se nieguen a pagar la obligada cuota del llamado derecho de piso.

Vale mencionar que los servicios de Investigación del Congreso (CRS)  de Estados Unidos lo afirman constantemente. En Yucatán actúan con total impunidad los cárteles de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación, quienes incluso han integrado o atacado (según su conveniencia), las diferentes células locales que florecen en municipios y colonias en el ambiente estatal de narcolibertinaje.

Saidén, por tener tantos años en la seguridad de la entidad, conoce todas las sentinas del narco, pero se ha negado a actuar y tienen que venir las autoridades federales para imponer orden y detener incluso a funcionarios de los ayuntamientos, como es el caso de Kanasín.

Y la cacería continuará.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba