----------

161 MDP PARA NADA

Auditoria Superior del Estado, Sistema Estatal Anticorrupción y la Vicefiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción no hacen nada en contra de la corrupción.

PANORAMA DESASTROSO

Una de las vías más peligrosas del Estado de Yucatán se encuentra casi en medio de la nada. Se trata de la carretera Mérida-Valladolid.

VALLADOLID: CARRETERA DE LA MUERTE

InicioMunicipiosVALLADOLID: CARRETERA DE LA MUERTE

Guillermo Medina / Sol Yucatán.

Una de las vías más peligrosas del Estado de Yucatán se encuentra casi en medio de la nada. Se trata de la carretera Mérida-Valladolid, debido a la cantidad de accidentes de tránsito que ocurren en la calzada, especialmente en el tramo Kantunil-Pisté, en la cual, lamentablemente decenas de viajeros han tenido la mala fortuna de sufrir un accidente y en muchos de los casos, perder la vida.

Esta carretera es utilizada por cientos de conductores quienes optan por transitar por la vía libre para trasladarse a su destino. De igual forma, varias empresas de transporte de pasajeros y de materiales de construcción suelen usar con frecuencia la vía de tránsito, lo cual representa un peligro para la mayoría de los conductores de vehículos compactos.

La carretera es demasiado angosta para los vehículos de todo tipo de tamaño. Es por eso que la principal causa de los accidentes son violentos impactos frontales, ya que la vía no tiene ningún tipo de separación para que los conductores permanezcan dentro de un solo carril. Incluso, en muchos de los casos, los operadores de las unidades pesadas suelen “apoderarse” de la vía y conducir en medio de la misma.

Cabe resaltar que la vía cuenta con varios tramos en las que hay una gran variedad de columpios que permanecen en la zona desde su construcción. Dichos desperfectos en la carretera hacen que algunos conductores pierdan la estabilidad de los vehículos y se salgan de la vía directo al monte o, en el peor de los casos, se estrellen de frente con una de las unidades que vienen en dirección contraria.

Por si fuera poco, el tramo de Kantunil-Piste cuenta con un par de barrancos que miden al rededor de 15 metros de profundidad. Esto es bastante peligroso para una carretera bastante angosta. Varios vehículos a lo largo de los años han tenido la mala fortuna de terminar al fondo del barranco. Las autoridades federales se han reservado colocar una estructura metálica que impida que los automóviles se precipiten al barranco en caso de un accidente.

Lo preocupante de la situación es que en un par de ocasiones, habitantes de municipios cercanos se han manifestado para tener una respuesta del gobierno sobre la ampliación de la vía, sin que les hayan dado una respuesta. Mientras tanto, los accidentes siguen ocurriendo en el tramo, por lo que se estima que por semana hay entre 5 y 7 percances en el lugar.

Esta vía libre es una de las pocas salidas que tienen algunos municipios cercanos, por lo que cada que ocurre un accidente en el lugar la vía se cierra entre 2 y 6 horas, dependiendo de la gravedad del choque. De igual forma, el acceso al lugar es bastante complicado, debido a que sólo es una carretera, por lo que los vehículos de emergencia no llegan con rapidez para atender a los heridos y así salvarles la vida.

Los operadores que conducen los vehículos de transporte de pasajeros que transitan por la carretera al momento de los accidentes animan a los pasajeros a reunir dinero entre todos para pagar el peaje de la autopista de cobro para no esperar a que reanuden la vialidad en el tramo de la muerte.

Síguenos en Google News

Te podría interesar: