Reportajes EspecialesRetropolicíaca

CASO MERCEDES CASSOLA: DOS PERROS BRAVOS QUE NO LADRAN

  • Las sirvientas no se dieron cuenta de nada

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Sexta de siete partes)

Ciudad de México.– La señora Albina Saloine viuda de Massine, declaró que Mercedes quería de verdad a Icilio, pues era tan bella que no necesitaba comprar compañía y afecto.

–La señora Mercedes no guardaba mucho dinero en casa, siempre lo protegía en cuentas bancarias y caja de seguridad–.  El día que abran la caja de seguridad se darán cuenta de que lo que digo es cierto.  Si como dicen, la señora daba dinero y compraba automóviles y joyas para sus amigos, ¿qué caso tenía que mi hijo proyectara un asalto mortal, si nunca había riquezas en las recámaras y la acción habría terminado con las presuntas utilidades del beneficiado? —comentó.

–Al no encontrar oro y plata, así como billetes de banco, los homicidas torturaron a la pareja para que abriera alguna caja fuerte, lo raro es que las sirvientas aparentemente no se dieron cuenta de nada, pero una de ellas se levantó a las 2.20 de la madrugada para tomar agua y no habían llegado Mercedes e Icilio.  Tampoco escandalizaron los perros bravos que supuestamente cuidaban el departamento en la parte trasera.  Eso nadie lo ha investigado —agregó la señora Saloine.

Expresó que las sirvientas actuaron en forma rara, porque debieron esperar despiertas o levantarse cuando llegara la pareja, para ayudarle a Mercedes a preparar todo para el viaje a, Las Vegas, Nevada.

Dos perros bravos que no ladran, una pareja que debió gritar al ser brutalmente agredida, dos sirvientas que parecieron mentir al señalar que nada escucharon, una de ellas dijo haberse levantado a las 2.20 de la madrugada “para tomar agua” y no había llegado su patrona y se volvió a dormir instantáneamente,  la policía que no investigó el asunto de los canes silenciosos,  y un chofer y cobrador del lote de automóviles Diamante,  que nunca fue investigado por las autoridades,  concluyó la talentosa señora Solaine.

Misteriosamente nunca se hizo una reconstrucción de hechos, porque el Ministerio Público comprobó que muchos detectives robaron objetos y hasta joyas en el departamento de lujo.

Muchos años después, el exteniente del Servicio Secreto, Mauro Morales López, y un servidor, Julio Villarreal Arreola, llegamos a la conclusión de que el famoso delincuente cubano, Tony Espino Carrillo, ex guardaespaldas del presidente cubano Carlos Prío Socarrás, (quien financió la revolución cubana desde México, proporcionando dinero y armas de mira telescópica a Fidel Castro Ruz, Ernesto “Che” Guevara y sus rebeldes), fue el autor intelectual del doble asesinato.

¿Aparte de la multimillonaria Mercedes Cassola Meler, quienes sabían que iba a sacar dinero del banco para apostar en Las Vegas Nevada?

¿Quiénes estaban enteradas del día exacto en que partiría hacia Estados Unidos la pareja de enamorados?

¿Quiénes podrían fingir estar dormidas a la hora en que llegaran los asesinos, después de darles copia de la llave de puerta principal?

¿Quiénes pudieron calmar a los perros bravos, al grado que no escandalizaron al arribar los desconocidos?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba