----------

CORRUPCIÓN CON EMPRESAS FANTASMA

La ASEY evidenció los presuntos actos de corrupción que impera en el Ayuntamiento de Valladolid encabezado por el panista Alfredo Fernández Arceo.

El pandillerismo en este municipio sin ley está afectando a los habitantes de Chemax, aunado a la venta de drogas y bebidas alcohólicas.

CHEMAX: TERRITORIO DE PANDILLEROS

InicioMunicipiosCHEMAX: TERRITORIO DE PANDILLEROS

Redacción/ Sol Yucatán

El pandillerismo en este municipio sin ley está afectando a los habitantes de Chemax, aunado a la venta de drogas y bebidas alcohólicas, generado que más jóvenes dejen las escuelas para incorporarse a pandillas locales, donde encuentran el dinero fácil, robando, vendiendo drogas o en la prostitución juvenil.

Los integrantes de las pandillas creen que utilizando la violencia adquieren “respeto social”, que no es otra cosa que miedo y rechazo de la mayoría de su comunidad.

La mala administración del actual presidente municipal Lucio Balam Herrera, genera esté tipo de problema, solo basta recorrer las calles del municipio, donde se observan insignias como: “Barrio 13 aquí manda”, “Vato locos de la 18”, “sureños”, “los puercos (policías) nos la …”, pintadas en paredes de las iglesias y en los parques públicos.

Balam Herrera lleva administrando más de 18 años el municipio y no ha implementado programas sociales y educativos, para integración de los jóvenes.

Por otro lado, los padres de familia juegan el papel más que importante en esta problemática, cabe señalar que muchos de estos jóvenes han sufrido, desintegración familiar, maltrato físico y psicológico, no solo en sus hogares, también en sus escuelas, guardando un gran resentimiento.

Chemax vive una crisis en materia de política, social y de seguridad, un ejemplo el caso del joven apuñalado en la comisaría de Xcatzín, el pasado 22 de enero, por problemas de pandillas.

Es lamentable que por años han prevalecido y se han renovado las pandillas, que por lo regular en las tardes y noches se ubican en ciertos sectores para consumir estupefacientes y para alterar el orden público.

El Ayuntamiento por más que quiera ocultar las cosas, la ciudadanía es la que reporta en redes sociales los casos de inseguridad y pandillerismos en el municipio.