CHOCHOLÁ: SU TRABAJO, URDIR HAMACAS

0
759

Corresponsalía Chocholá / José Quintal

El señor Antonio Rosado Quintal, de  87 años de edad, inicialmente de profesión campesino, ha dicho que ahora urdir hamacas es su profesión actual.

Recordó que desde la edad de 12 años comenzó acompañar a su padre al irse al monte para la siembra de su milpa.

«Toda la vida, he sido campesino, conozco el monte. Sembrábamos  maíz, calabaza y espelón, al regresar del monte, tenías que cargar un tercio de leña para la casa, ya que en esos tiempos no había estufa todo era a base de leña y carbón, también ayudaba a mi papá, a hacer su horno de carbón; Que también lo aprendí de él»

Don Antonio Rosado Quintal, mejor cocido por todos como «don Toño», se casó a la edad de 17 años con su esposa Candelaria Quintal, dónde procrearon 10 hijos,  3 varones y 7 mujeres, y con ello 18 nietos y 15 bisnietos.

Hasta hoy, sus hijos los vienen a visitar, pese a que todos ya hicieron su vida. Próximamente, él y doña Candelaria cumplirán 70 años de haberse casado.

Don Antonio, se dedica a urdir hamacas, para que pueda seguir trabajando desde su casa, pero dice ya sentirse muy cansado, pues al urdir hamacas, logra darle cinco vueltas al bastidor y descansa por ratos, urdir hamacas es un oficio que aprendió a los 30 años de edad, gracias a un amigo, y hasta la fecha es el oficio que sigue practicando.

Síguenos en Google News

Te podría interesar: