LocalesPortada

COBIJA A TRAMPOSO

  • El fiscal general Juan Manuel León ni se toma la molestia de investigar a los proveedores a quienes les adjudica millonarios contratos para la adquisición de bienes.
  • Tal es el caso del empresario Arturo Cámara Millán, quien en junio de 2022 fue privilegiado por el fiscal general con dos millones de pesos para la supuesta adquisición de uniformes.
  • Arturo Cámara Millán ha sido acusado de acaparar licitaciones y violar las reglas de adjudicación; tan solo en Jalisco obtuvo contratos por casi 511 millones de pesos a través de tres compañías.

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- Al parecer, el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Juan Manuel León, así como los funcionarios a su cargo, no se toman la molestia de investigar a los proveedores antes de adjudicarles millonarios contratos. Prueba de ello, es que en junio de 2022, privilegió al empresario jalisciense Arturo Cámara Millán con dos millones de pesos para la supuesta adquisición de uniformes.

El polémico empresario ha sido señalado por acaparamiento de contratos y violar el Reglamento de Adquisiciones al participar en licitaciones públicas a través de tres compañías ligadas a él: Uniformes Atlántico, S.A. de C.V., Uniformes a la Medida, S.A. de C.V., y Todo en Uniformes Industriales, S.A. de C.V.

Incluso, en 2021, el Comité de Adquisiciones del Ayuntamiento de Guadalajara le cancelaron la licitación pública LPL-014/2021 por diversas irregularidades, como la diferencia de calidad entre las prendas adquiridas.

Sin embargo, nada de eso fue un impedimento para que el fiscal general Juan Manuel León le adjudicara el contrato número C/JUR/030-2022, celebrado el 14 de junio de 2022, con el objeto “Adquisición de prendas de protección personal”.

A pesar de tratarse de una licitación pública nacional (FGE-FASPEY-Prendas de protección personal-001-2022), el director de Administración de la FGE, Guillermo Ponce López, autorizó y firmó el fallo a favor de la empresa Uniformes Atlántico, S.A. de C.V., representada en el procedimiento por José Raudel Villalobos Dueñas, quien figura como apoderado legal de la compañía.

Con esta adjudicación, la empresa recibió dos millones 37 mil 633 pesos, dividido en dos partidas: la primera, por un millón 239 mil 727, y la segunda, por 797 mil 906 pesos.

Según consta en el acta, Uniformes Atlántico, S.A. de C.V., fue constituida el 6 de marzo de 2013, ante el notario público número 1 de Arenal, Jalisco, Jorge Francisco Pelayo Bañuelos, y sus accionistas son Francisco Sonora Aguirre, con el 30 por ciento del capital, y Marlene Alejandra Urzúa Velasco, esposa de Arturo Cámara, con el 70 por ciento restante. Sin embargo, el 10 de octubre de 2018, Alejandra Urzúa le otorgó un poder de la empresa a su marido.

Por otro lado, tenemos el caso de la iniciativa privada Uniformes a la Medida, S.A. de C.V., donde aparecen como socios Luis Roberto Espino Sepúlveda y Cristina Hernández Banderas, pero el 12 de enero de 2016, Luis Espino otorgó a Arturo Cámara un poder legal de Uniformes a la Medida, según consta en el folio mercantil 90991 del Registro Público de Comercio.

Sobre Cristina Hernández Banderas, es importante destacar que a pesar de ser socia de Uniformes a la Medida, figura como jefa de Producción en Uniformes Atlántico, además, que fue dada de alta ante el seguro social por la empresa Todo en Uniformes Industriales, propiedad de Arturo Cámara.

Todo en Uniformes Industriales, S.A. de C.V., es la única empresa en la que aparece Arturo Cámara como socio y accionista mayoritario. El resto de los dueños son Rodrigo Arriola Tamez y Sara Eugenia González Méndez.

A través de estas tres empresas, Arturo Cámara Millán participó en licitaciones públicas y acaparaba los concursos al competir con las tres simultáneamente, al grado de obtener adjudicaciones por hasta 511 millones de pesos a partir de 2014.

Con toda esta carta de presentación, el fiscal general Juan Manuel León no dudó en otorgarle dos millones de pesos para la adquisición de uniformes para la dependencia. Como se mencionó al inicio, en 2021, el Ayuntamiento de Guadalajara le canceló una licitación y se encuentra “quemado” en Jalisco debido a estas irregularidades. Pero gracias a Juan Manuel León, ahora tendrá una nueva mina de oro en Yucatán, donde al parecer podrá hacer trampas a sus anchas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba