----------

― Advertisement ―

GÓBER PRECIOSO: LA RED CRIMINAL

*Relacionado con una red de pedofilia y trata de blancas  *Como ministra, Olga Sánchez Cordero falló a favor de Mario Marín  *Es otro de los mexicanos...

BALAZOS Y PUÑALADAS

MUERTO EL MENCHO: DEA

GOBIERNO FEDERAL HUMILLADO

COLIMENSES: REHENES DE LAS HUESTES DEL «CHAPARRITO» Y «LA BESTIA», AUN ESTANDO PRESOS

InicioReportajes EspecialesNarcotráficoCOLIMENSES: REHENES DE LAS HUESTES DEL "CHAPARRITO" Y "LA BESTIA", AUN ESTANDO...
  • Todo iba sobre ruedas. Bajo el mandato del gobernador anterior, José Ignacio Peralta Sánchez, habían operado sin problemas y nada presagiaba el baño de sangre en el que en cuestión de meses hundirían a Colima.
  • Habían sellado una “pax narca” que se rompió cuando mandaron a asesinar a la gobernadora Indira Vizcaíno Silva.

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Primera de tres partes)

Colima.- A principios de 2020, Aldrín Miguel Jarquín Jarquín, “El Chaparrito”; su hermano José de Jesús, el “R-32”, y José Bernabé Brizuela Meraz, “La Vaca”, miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, con la misma jerarquía, eran aliados y controlaban el estado de Colima, con lo que mantenían una «pax narca».

“Pax narca”, en el lenguaje del bajo mundo, es cuando se deja operar a la delincuencia a cambio de paz en el territorio, “no calentar la plaza”, en el argot del bajo mundo. Las fuerzas del orden no intervienen y son los mismos grupos delictivos los que “castigan” a quienes no respetan el pacto.

Los jefes de plaza se reportaban directamente con Nemesio Oseguera Cervantes, líder máximo de la organización, quien les daba las órdenes a seguir.

Por espacio de poco más de año y medio marcharon de la mano. Con su alianza evitaban que cualquier otra organización incursionara en el Estado. Ambos conocían sus alcances y limitaciones y guardaban respeto mutuo, siempre bajo las órdenes del jefe “Mencho”.

Todo iba sobre ruedas. Bajo el mandato del gobernador anterior, José Ignacio Peralta Sánchez, habían operado sin problemas y nada presagiaba el baño de sangre en el que en cuestión de meses hundirían a Colima.

Empero, vino el cambio de gobierno y llegó a la gubernatura la morenista Indira Vizcaíno Silva, quien tomó posesión el 1 de noviembre de 2021, cuyo lema de campaña había sido el combate a la corrupción, a la impunidad y a la delincuencia organizada.

Entonces las cosas cambiaron para los hermanos Jarquín y José Bernabé, quienes empezaron a sufrir los estragos de las acciones del gobierno en turno y vino entonces la orden del jefe máximo del CJNG: Asesinar a la entrante gobernadora.

La orden la había dado «El Mencho». El mensajero fue «El Chaparrito», pero quien debería cumplirla sería José Bernabé, «La Bestia», apodado así por sus métodos sanguinarios para acabar con sus enemigos, solo que este no estuvo de acuerdo y se rebeló.

Los hermanos Jarquín le ordenaron que ejecutara a la gobernadora Vizcaíno Silva, pero se negó bajo el argumento de que él no se metía con el gobierno y se desligó definitivamente del CJNG. Con ello se rompió la alianza entre “El Chaparrito” y el “R-32” con “La Bestia” y se declararon la guerra.