LocalesPortada

COLUMNA DE SOL YUCATÁN: LOS IMPERDONABLES

  • ¿Dónde están Pablito Gamboa y Rommel Pacheco?. Ambos desaparecieron como si en el III Distrito Federal de Mérida se apareciera la Xtabay y todos a correr

Narciso León Martínez/Redacción/Sol Yucatán

Pablito Gamboa Miner se esfumó después de una intensa campaña realizada, donde cada día con mucho garbo e enjundia, derrochando sonrisa que lucía junto a camisetas super estampadas de distintos colores con el nombre de las colonias que visitaba para pedir el voto, prometiendo el oro y el moro.

Había asegurado que iba a realizar un trabajo de tiempo completo en favor de los yucatecos, sobre todo a los del III Distrito.

Como Pablito Gamboa ganó perdiendo, para sorpresa de muchos fue derrotado ampliamente por el actual diputado federal del III Distrito, el clavadista y panista Rommel Pacheco, quien ya también se olvidó de la gente, pues nunca visita ni de casualidad las colonias de esta demarcación distrital.

Pablo Gamboa

Los ciudadanos a más de dos meses de haber rendido protesta se preguntan: ¿dónde están Pablito Gamboa y Rommel Pacheco?

Ambos desaparecieron como si en el III Distrito Federal de Mérida se apareciera la Xtabay y todos a correr.

En el caso de Pablito no se le ve ni en los eventos del tricolor. ¿Dónde quedaron sus promesas?

Era bola cantada que iba a ser legislador, pues fue uno de los candidatos privilegiados al tener dos candidaturas, una de mayoría que fue la del Tercer Distrito y la plurinominal en donde su nombre estaba ubicado en los primeros sitios a nivel nacional.

Es la segunda vez que Pablo Gamboa vuelve a ser diputado federal y a más de 2 meses y medio de ser legislador federal, los ciudadanos siguen preguntando sobre su paradero.

¿Dónde está el político que sudaba por las calles en la campaña y qué abrazó a todo mundo?

Solo en nuestro país suceden estás deplorables prácticas legislativas y políticas. ¿Por qué los legisladores se olvidan tan pronto de la gente?

ROMMEL PACHECO, SIN RASTRO

El Tercer Distrito está abandonado por sus legisladores panistas tanto local como federal, pues ni Rommel Pacheco Marrufo ni Karem Achach Ramírez se acuerdan de la gente, de sus votantes, es por ello que no resulta nada extraño el comportamiento del diputado.

No miden los políticos panistas de ocasión que por eso los electores se siguen decepcionando más de los partidos políticos tradicionales y obsoletos que representan el tipo de inútiles legisladores y peores políticos que sólo buscan el hueso para cobrar salarios, dietas, bonos y toda clase de viáticos y apoyos.

Ojalá que Pablo Gamboa o el clavadista Rommel Pacheco den señales de vida y luego en el 2024 cuando esté la calentura de nuevas candidaturas sea nominado a otro cargo de elección popular y asuma la misma actitud de siempre, super activo, super sudado, en apariencia super entregado a la gente y luego adiós, se desaparece como el mago Frank y su conejo Blas, pues la misión electoral ha sido cumplida, tomar la curul para utilizarla solo para ir a dormir las desveladas o las crudas, menos para legislar.

Panchito Torres Rivas y Mauricio Sahuí Rivero, según ellos bejaranistas y priístas, la hicieron de tos y no dudaron en celebrar y robar el triunfo de los priístas en Uayma, durante una transmisión en línea.

Además en una parte de la transmisión, este par de bejaranistas tricolores no dudaron en señalar que en este partido se fomenta la unidad, el paso a las nuevas generaciones desde la capacitación y la conformación de nuevos cuadros.

Aunque la gran pregunta es ¿por qué siempre el tricolor impone a los mismos rostros de siempre, con el rollo embustero que son gente de experiencia?

Entonces a que le juega el PRI si los de siempre son los que se imponen en el momento final como sucedió con Pablo Gamboa.

Como se esperaba, Pancho Torres con su invitado especial Mauricio Sahuí Rivero se colgaron de la victoria de Uayma, dentro del programa escasamente visto Nuestra Voz.

No fue nada sorpresivo que Pancho Torres en su regreso nada triunfal dentro del programa en línea, no dudó en regodearse y presumir el pequeño triunfo en Uayma, amén de que su invitado especial Mauricio Sahuí Rivero lo felicitó públicamente de su extraordinario trabajo al frente del PRI, donde ganó 41 municipios el 6 de junio.

Para desgracia del priismo yucateco, «Los tres compadres», uno de ellos ausente (Rolando Zapata Bello) en ese momento de épica gloria por el gran triunfo de Uayma, vivan una realidad alterna, donde todo lo ven color psicodélico, sobre todo al ampararse con un pequeño triunfo y minimizando el desastre electoral de las recientes pasadas elecciones  estatales y federales, es simplemente una canallada política.

Peor aún hablar del triunfo de Uayma como si fuera el parteaguas histórico político del tricolor rumbo al 2024, como si el PRI hubiera ganado Valladolid, Tizimín o Mérida.

Lo peor ocurrió después, porque Pancho Torres no dudó ni un minuto en auto alabarse públicamente y secundado por su compadre Mauricio Sahuí, lo cual es el fiel reflejo de lo que se vive actualmente dentro del alicaído tricolor, solo una veintena de personas se enlazaron durante la transmisión, proclamar el reconocido grito de los mediocres: ¡Ganamos! y ¡Estamos de regreso!

Por si fuera poco, ya encarrerado Pancho Torres no dudó en señalar que hay PRI para rato y tienen todo listo para ganar y arrasar en el 2024 en todo Yucatán.

Ante ello vale la pena recordar lo que el popular Panchito dijo en días pasados, donde señaló que el tricolor tiene que ir en alianza con Morena para poder ganar.

La pregunta incómoda al líder: ¿Dónde quedaron esos comentarios de ir de la mano con Morena?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba