LocalesPortada

RENÁN TIENE MIL MDP PARA SU CAMPAÑA

COLUMNA DE SOL YUCATÁN

  • El Alcalde tiene mil 112 millones, 483 mil 509 pesos más de presupuesto por el cobro del aumento del impuesto predial y el ISAI y lo está gastando en programas sociales, que no sientan ni siquiera las bases para salir de la miseria en que viven los olvidados del sur profundo de Mérida.
  • Tampoco hay que olvidar, que legalmente, estos miles de millones de pesos extras los puede gastar como quiera, pues no está etiquetado para algún rubro en especial. Entonces cómo cree usted que lo gastará, adivine usted estimado lector.
  • La obsesión de Barrera Concha de llegar a ser gobernador es clara cuando la orientación de su gasto público del Ayuntamiento es para cuidar celosamente su imagen de cara a la contienda electoral en 2024, pagando millones de pesos a los medios para que digan que todo está bien en el Ayuntamiento.

Redacción/Sol Yucatán

El alcalde Renán Barrera Concha ya comenzó su campaña a la gubernatura con el dinero de los yucatecos. Lo niega, pero los hechos demuestran lo contrario.

Desde que inició su tercer trienio ha anunciado un sinfín de programas de ayuda social, pero son programas electoreros porque no sientan ni siquiera las bases para salir de la miseria en que viven los olvidados del sur profundo de Mérida. Son paliativos, son endulzantes para mantenerse presente entre los meridanos.

Y de donde saca el dinero si se andaba quejando de que el gobierno federal no le da lo que pide. Recuerde que tendrá mil 112 millones, 483 mil 509 pesos más de presupuesto por el cobro del aumento al impuesto predial y el ISAI a los meridanos.

El presupuesto del Ayuntamiento del año pasado fue 3 mil 185 millones, 328 mil, 408 pesos, para el 2022 será de 4 mil 297 millones, 811 mil, 917 pesos, o sea el aumento para este año es de mil 112 millones, 483 mil 509 pesos, lo que deja ver el área de oportunidad para que siga la rampante impunidad y corrupción con adjudicaciones directas o licitaciones amañanadas, para que parte este dinero se quede para la ya tan anunciada campaña a la gubernatura de Barrera Concha.

Tampoco hay que olvidar que estos miles de millones de pesos lo puede gastar como quiera, pues no está etiquetado para algún rubro en especial. Entonces como cree usted que lo gastara, adivine usted estimado lector.

La obsesión del alcalde de Mérida de llegar a ser gobernador de Yucatán es clara cuando la orientación de su gasto público del Ayuntamiento es para cuidar celosamente su imagen de cara a la contienda electoral en 2024, pagando millones de pesos a los medios para que digan que todo está bien en el Ayuntamiento.

Lo que es evidente es que el presidente municipal tiene un fondo de campaña para 2024 que tiene trabajando desde hace ya varios meses para poder solventar todos los mecanismos para llegar a ser el aspirante del PAN para la gubernatura, lo cual cuesta  una millonada de dinero.

Esta recaudación de fondos para su campaña es fácil, ya que el presupuesto millonario que maneja como responsable del Ayuntamiento es de 4 mil 297 millones, 811 mil, 917 pesos, cantidad que está muy por encima de las dependencias del gobierno estatal y otros ayuntamientos en Yucatán y en México.

El año pasado, al final del año entraron 200 millones de pesos más de lo proyectado, lo que significa una gran oportunidad para hacer negocios a modo para poder quedarse con tan jugoso excedente. Lo mismo sucederá este 2022, porque los meridanos siempre rebasan las exceptivas de pago de sus deberes.

Los meridanos deben analizar que el alcalde meridano tiene en sus manos el manejo de más de 4 mil 200 millones de pesos y eso representa un poder que debiera tener más escrutinio público, más candados y más transparencia y rendición de cuentas para evitar que se vayan a los bolsillos de los funcionarios en el poder.

Este dinero en las manos de una sola persona causa muchas sospechas, y en medio de esta pandemia por Covid-19 que ya lleva dos años, se han visto acciones descaradas de desvío de recursos disfrazadas de licitaciones.

No se ha recuperado la totalidad de los empleos que se perdieron en la pandemia, la inflación sube, la gente tiene que gastar en salud a causa del Covid, y en Mérida además hay graves carencias en seguridad, educación y salud, entonces ¿dónde se invierten los millones que tienen para mejorar Mérida?

El Ayuntamiento no tiene a su cargo la seguridad más que de 180 manzanas de la ciudad, no tiene a su cargo el agua potable, vías como el periférico, entonces deberíamos tener una ciudad equiparada como las grandes urbes del país en infraestructura, por el contrario, vemos inseguridad con el caso José Eduardo Ravelo, baches, calles malas, infraestructura urbana en mal estado, ¿entonces dónde está el dinero?

Lo que ha sucedido con las autoridades del PAN, especialmente con Barrera Concha es que hay una excesiva concentración del poder en una sola persona, que lo hace impune y corrupto.

Lo que tanto criticaba Acción Nacional del PRI ahora los tiene embelesados, y eso tiene al alcalde en un pedestal del que obviamente no se quiere bajar porque le ha redituado en lo económico mucho dinero, lo mismo que a sus familiares y amigos.

Ese poder genera que no haya transparencia, que se hagan cosas en lo “oscurito”, lo cual te genera impunidad y corrupción, eso es un hecho, la calidad moral se queda en último plano, y una persona así resultaría un grave peligro para todos los habitantes del Estado.

Renán Barrera ganó con el 44% de los votos de las personas que acudieron a las urnas, pero eso significa que se reeligió con solo el 21 % de los que tienen derecho a votar, es decir deja mucho que desear de la legitimidad del gobierno municipal.

CLARAS OMISIONES

En el renglón de Transparencia está la clave de todo lo que la gente ha visto en los casos de corrupción e impunidad, porque hay claras omisiones de los contratos que se firman cada día y que en un año como en 2021 en la Plataforma Nacional de Transparencia solo existen un máximo de 25 cuando se hicieron cientos de ellos.

Hay tantas cosas que auditar y supervisar. Como no dudar del actuar del alcalde de Mérida si en plena pandemia, cuando empezaron a operar los módulos de vacunación para Covid-19, se hizo una licitación para los meses de abril a junio de 2021, lapso de plena campaña electoral, para adquirir 300 mil botellas de 500 mililitros de agua purificada.

Tras una licitación a modo, el contrato lo ganó una persona física que no se dedica a ese giro, es una empresa que se dedica a ofrecer servicios de organización para fiestas de XV años.

Eso provoca lo que llamamos “sospechosismo”, pues las personas que acudían a los módulos reportaron que jamás recibieron ninguna botella de agua mientras esperaban ser vacunados, otra vez, ¿dónde quedó ese dinero?

Se ha hecho en este gobierno municipal todo tan a modo que generan un esquema dudoso de participación ciudadana, ya que tienen integrantes que fungen como juez y parte y eso no suma a la democracia, transparencia y rendición de cuentas. Incluso hay presidentes e integrantes de Cámaras empresariales que forman parte de esos Consejos pero que a la vez fungen como proveedores del Ayuntamiento de Mérida o tienen contratos de supuestas licitaciones o adjudicaciones directas.

Botón volver arriba