LocalesPortada

CONGRESO, BARRIL SIN FONDO

  • En el último año de su ejercicio constitucional, los diputados de la LXII Legislatura derrocharon más de un millón de pesos en concepto de papelería y café
  • Contrató los servicios de papelería a una persona física, Karla Alejandra Can Chim, quien no cuenta con una empresa formalmente establecida y sin figurar en directorios empresariales
  • El Congreso estatal es un barril sin fondo, ya que se les ha hecho fácil desviar recursos bajo la pantalla de gastos de papelería, pues mes a mes desviaron cifras millonarias por ese concepto, pese a ser el segundo año de pandemia

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- En el último año de su ejercicio constitucional, los diputados de la LXII Legislatura derrocharon más de un millón de pesos en concepto de papelería y café, a través de dos contratos, ambos aprobados por el entonces secretario general, Martín Enrique Chuc Pereira, y el ex secretario administrativo, Jesús Jordán Pérez Marfil.

De acuerdo con la primera licitación, celebrada el 15 de enero de 2021, el Congreso contrató los servicios de papelería a una persona física, Karla Alejandra Can Chim, quien sin contar con una empresa formalmente establecida y sin figurar en directorios empresariales, recibió la cantidad de 914 mil 763.70 pesos.

El contrato a modo tuvo una vigencia de ocho meses, finalizando el 31 de agosto de 2021, un día antes que los nuevos petronilos de la LXIII Legislatura tomarán posesión del Congreso.

De acuerdo con el documento, la licitación fue del tipo “Invitación a tres proveedores”, pero no se especifican los motivos del fallo a favor de la empresaria Can Chim, ni cuáles fueron las otras compañías concursantes o las causas por las que fueron rechazadas sus propuestas, ni mucho menos un cuadro comparativo de los presupuestos presentados, por lo que es más que evidente el favoritismo hacia la ganadora.

Sin duda, el Congreso del Estado es un barril sin fondo toda vez que ya se les hizo fácil desviar recursos bajo la pantalla de gastos de papelería, pues mes a mes desviaron cifras millonarias por ese concepto, pese a ser el segundo año de pandemia.

Como ejemplo, tan solo cuatro días antes de celebrar este contrato de papelería, celebraron otro por los mismos servicios. El 11 de enero del 2021 se hizo una invitación a tres empresas o personas para adquirir material de papelería por un monto total de 925 mil 452.58 pesos en favor de la empresa llamada Comercializadora e Insumos Lontal, S. de R.L. de C.V., con domicilio en la colonia San Vicente Chuburná.

La vigencia de este contrato de casi un millón de pesos fue del 29 de enero de 2021 al 31 de Agosto del mismo año, siendo un contrato más a modo de este Poder Legislativo que dejó mucho que desear en cuanto a rendimiento de leyes, pero que supo sacar ventaja de contratos con buenos dividendos.

Pero si hay algo que los petronilos no parecen conocer es la austeridad. Prueba de ello, es el contrato celebrado 15 días después del anterior, el 1 de febrero de 2021, mediante el cual pagaron 105 mil pesos por concepto de café gourmet.

De acuerdo con el acta de fallo, en esta ocasión se trató de una adjudicación directa, donde el empresario Rodrigo José Sahui Tenreiro resultó ganador, a través de la presunta empresa Café Barsah, S.A. de C.V. Sin embargo, al igual que con Karla Alejandra Can Chim, esta iniciativa privada no figura en directorios empresariales.

Por cierto, según el anexo del acta de fallo, el kilo de café costó 210 pesos, por lo que el Congreso adquirió 500 kilos de café gourmet. Curiosamente, Sahui Tenreiro no firmó este apartado; en su lugar, aparece la signatura del “proveedor” Juan Andrés Tec Palma.

Al igual que en la licitación de papelería, en esta ocasión lo aprobaron los secretarios Martín Enrique Chuc Pereira y Jesús Jordán Pérez Marfil, quienes presentaron su renuncia el 1 de septiembre de 2021, durante la primera sesión plenaria de la LXIII Legislatura. Chuc Pereira trabajó 15 años en el Poder Legislativo, mientras que Pérez Marfil, ocupó 10 años el puesto de secretario administrativo.

CONGRESO LADINO

Como en otra ocasión documentamos, entre febrero de 2020 y enero de 2021, la LXII Legislatura derrochó cerca de un millón y medio de pesos por los conceptos de impermeabilización y papelería, y lo peor de todo, los petronilos beneficiaron en el segundo caso a una empresa a todas luces fantasma.

Cabe destacar que para la adquisición de papelería, el Poder Legislativo aplicó un mal manejo en materia de transparencia, pues borró la información pública, además que eliminó y/o no proporcionó los documentos correspondientes de dicho contrato.

En el caso de la impermeabilización, el cómplice y responsable del contrato a modo fue el ex director titular del Instituto para la Construcción y Conservación de Obra Pública en Yucatán (INCCOPY), Roger José Echeverría Calero, quien autorizó el pago de 446 mil 866.41 pesos al proveedor Mario Alberto Gamboa Niquete, gerente general de Constructora Aditimper, S.A. de C.V.

Sin embargo, el caso más grave fue el de la adquisición de papelería, ya que en esta ocasión se pagó 925 mil 452.58 pesos, en esta ocasión prevaleció la opacidad ya que el contrato no está disponible para descarga, empero, fue posible encontrar el su registro de pago en la Plataforma Nacional de Transparencia.

Entre la poca información disponible, la plataforma señala que el fallo del contrato fue celebrado el 29 de enero de 2021 y fue privilegiada la empresa Comercializadora e Insumos Lontal, S. de R.L. de C.V.

La prestación de sus servicios fue por siete meses: iniciando el día mismo de la signatura del contrato, el 29 de enero de 2021, con fecha de finalización el 31 de agosto del mismo año.

Este caso resulta aún más turbio, ya que no se puede rastrear a la compañía por medio de directorios empresariales en Internet, además que carece de sitio web oficial o redes sociales, por lo que estaríamos ante una empresa a todas luces fantasma.

Botón volver arriba