----------

CÁRTEL DEL NORESTE, SE RENUEVA

“El Huevo”, según su ficha, es un narcotraficante sanguinario que no tenía límites en matar con saña. Siguió la vieja escuela de sus tíos...

DEA: CACERÍA INFERNAL TRAS CHAPITOS

InicioReportajes EspecialesNarcotráficoDEA: CACERÍA INFERNAL TRAS CHAPITOS

*Una vez que fue abatido, Raúl Alberto Carrasco Lechuga, “El Chore”, jefe del cinturón de seguridad más férreo de “Los Chapitos”, la DEA ha despejado el camino para ir tras la captura de Iván y Alfredo Guzmán Salazar, herederos del Cártel de Sinaloa e hijos de Joaquín Guzmán Loera, quien purga cadena perpetua en Estados Unidos y recientemente ha exigido un nuevo juicio

Noé Zavaleta/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Ciudad de México.- “El Chore” ha caído abatido y junto con él, siete de sus más temidos sicarios. Raúl Alberto Carrasco Lechuga, el jefe de seguridad de “Los Chapitos” y responsable de enviar toneladas de fentanilo a Los Estados Unidos fue abatido por elementos castrenses y de la Guardia Nacional la madrugada del domingo 24 de junio, con ello, se ha dado pie, para que inteligencia militar, junto con la DEA presuricen pasos para ir por los narco juniors de México a quienes autoridades internacionales responsabilizan de enviar fentanilo hacía los Estados Unidos.

Del lado del Cártel de Sinaloa, uno de sus más visibles liderazgos, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, purga ya una sentencia de cadena perpetua en el centro penitenciario de Florence, Colorado; uno de sus hijos, Ovidio Guzmán López, “El Ratón” se encuentra sujeto a juicio y recluido en el Centro Correccional Metropolitano de Chicago (MCC) y para quienes las autoridades pedirán también una condena ejemplar.

En dicha organización criminal, quedan aún prófugos de la justicia, Ismael “El Mayo” Zambada y los hijos de Guzmán Lorea, Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar. De éstos últimos, las autoridades norteamericanas han dinamitado su búsqueda en suelo mexicano.

A raíz del incremento en 500 por ciento de la producción de fentanilo en México, más el trasiego del opioide de China hacía los Estados Unidos vía México, la DEA ha optado por una cacería que comenzó con Alfredo Guzmán e Iván Archivaldo, de quienes en inicio ofrecía cinco millones de dólares a quienes coadyubarán a su captura y cuya recompensa en menos de dos años se ha incrementado a diez.

La Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) también ha enfocado sus baterías sobre el vástago de “El Mayo”, Ismael Zambada Sicarios “El Mayito Flaco”, quien varias veces en las redes sociales de la DEA ha sido nombrado “el fugitivo de la semana”.

Zambada Sicarios es hijo del “Mayo” Zambada y de María del Refugio Sicarios Aispuro, y de acuerdo con la oficina norteamericana el llamado “Mayito Flaco” es buscado por el delito de “conspiración para distribuir una sustancia controlada (cocaína y fentanilo). Apenas en febrero pasado “El Mayito Flaco” fue boletinado por primera vez, este hijo de Ismael Zambada, nunca ha estado en prisión mexicana o norteamericana.

En la actualización de los criminales más buscados del mundo aparecen 25 integrantes del Cártel de Sinaloa.  La relevancia del listado actualizado, era que se incrementaban las recompensas (de cinco a diez millones de dólares) y se subía en el escalafón de los más buscados a Jesús Alfredo Guzmán Salazar “Alfredillo” e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, herederos del Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con autoridades norteamericanas, los cárteles de la droga norteamericana son los principales traficantes de fentanilo a Estados Unidos, opioide que viaja a la unión americana de forma ilegal, igual que otras drogas como la cocaína, drogas químicas y la marihuana.  A través del sistema de salud de Norteamérica y vía senadores republicanos se asegura que en Estados Unidos más de 100 mil, 000 personas mueren al año por sobredosis en Estados Unidos y qué dos de cada tres muertes son provocadas por el consumo del fentanilo. El cual, insisten, miles de kilogramos de esa sustancia ilícita entran por la frontera mexicana. De Ahí, la cacería emprendida en contra de los herederos del Cártel de Sinaloa.

En México, durante el 2022 fueron “confiscados” más de mil, 371 kilógramos de fentanilo por parte de autoridades federales. Se ignora, cual sea la producción anual de esta droga en nuestro país.

En las conferencias mañaneras, el todavía presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador ha refutado que México ni creó el problema, ni es productor de fentanilo, pues sólo el 30 por ciento del fentanilo que llega a los Estados Unidos proviene de México: “Y el 86 por ciento de los presos por el fentanilo en Estados Unidos son estadounidenses, no mexicanos”.

Mientras tanto, el gobierno de Joe Biden y la DEA ya le han puesto precio a las cabezas de Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán, las nuevas fichas que emitió la oficina nortemaericana se da en el contexto de la solicitud del Senador Norteamericano John Kennedy de que Estados Unidos con sus corporaciones de combate a las drogas entré en México y detenga a los líderes de los distintos Cárteles de la Droga en el país.

En su página oficial, la DEA además de “Los Chapitos” también ha enfocado su búsqueda y exhibición de otros integrantes del Cártel de Sinaloa, el viernes 23 de junio la oficina norteamericana boletinó con fuerza a Ismael Zambada Sicarios “El Mayito Flaco”, para lo cual ocupó el apoyo de varios medios estadounidenses pero con mayor penetración en la comunidad latina.

En esa misma tónica, también han intensificado las fichas de búsqueda de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, más ahora que “El Chore” ha sido abatido.

“El Chore” o “Choreco”, mote despectivo adjudicado por problemas auditivos (sordera), era considerado por las autoridades como uno de los más cercanos a Iván Archivaldo Guzmán, líder de la facción Los Chapitos.

Su nombre cobró fama a partir del “Culiacanazo”, como se le conoce al operativo en el que fue capturado y después liberado Ovidio Guzmán López. Carrasco Lechuga, como jefe de seguridad de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, líder del grupo, tenía como misión proteger a los hermanos, aun a costa de su vida para evitar que fueran detenidos. También se le señala de ser uno de los sujetos responsables en coordinar el tráfico de drogas a Estados Unidos.

El Cártel de Sinaloa ha sido señalado a nivel internacional por traficar fentanilo en México, Estados Unidos, pero también en varios países de Sudamérica, Europa y Asía.

 Además de los tres juniors “Los Chapitos” y “Mayito Flaco”, sobresale en ese listado de búsqueda de la DEA, Joaquín Guzmán López, “El Güero Moreno” y por quien la Administración de Control de Drogas (DEA -por sus siglas en inglés-) actualizó su ficha de recompensa en enero del 2022, ofreciendo hasta cinco millones de dólares a quienes coadyuven en su captura.

Aparece también, José Salgueiro Nevárez “El Che”, “El 90”, buscado por la justicia norteamericana por ser una extensión del Cártel de Sinaloa en la entidad de Chihuahua. El hermanos de “El Che”, Noel Salgueiro fue detenidos hace un par de años y extraditado a los Estados Unidos, pero José “El Che” continua operando con total impunidad.

Su otro hermano, Ruperto Salgueiro Nevárez, “El Batman” continúa siendo buscado por la justicia norteamericana quien ofrece una recompensa de cinco millones de dólares.

Aureliano Guzmán Loera, “El Guano”, uno de los hermanos de “El Chapo” y quien tras la extradición, empezó a tener un ascenso importante en el Cártel de Sinaloa traficando hacía Estados Unidos las drogas de moda: metanfetamina y fentanilo.

El ascenso de “El Guano” no es bien visto por sus sobrinos “Los Chapitos” quienes han tratado de “replegar” a su gente en varias regiones de El Triángulo Dorado. Extrañamente, Aureliano Guzmán, también aparece cómo intocable para las fuerzas castrenses y marinas, pero es buscado ya por la justicia norteamericana.

Síguenos en Google News

Te podría interesar: