Portada

¡DERROCHA MILLONES!

  • A través de la Sefoet, Mauricio Vila Dosal asignó más de 60 millones de pesos para una feria presencial por tres años, que por el COVID-19 sólo se realizó en una ocasión
  • En 2020, firmó un contrato “sin número”, mediante una adjudicación directa, con el que pagaron otros 32 millones de pesos para cambiar por feria virtual la que estaba programada y pagada como presencial
  • Además, en 2021, la Secretaría de Fomento Económico y Trabajo de Yucatán (Sefoet) se convirtió en la agencia de viajes de Vila Dosal, al pagar tres millones de pesos para sus paseos por Dubái

Redacción / Sol Yucatán

Mérida.- La Secretaría de Fomento Económico y Trabajo de Yucatán (Sefoet) se ha convertido en una auténtica caja chica para el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, ya que a través de esta dependencia se despilfarran millones de pesos en servicios cuyos beneficios no son perceptibles para los yucatecos.

Por ejemplo, a través de la Sefoet, Vila Dosal financió con más de 60 millones de pesos una feria que solo se realizó presencialmente una vez.

A finales de 2019, el mandatario panista anunció con bombo y platillo que Yucatán sería la sede la Smart City Expo LATAM Congress para los años 2020, 2021 y 2022, luego de que esta fue albergada por el estado poblano los tres años previos.

Derivado de la pandemia de Covid-19, tanto el funcionario panista como el personal de la Fira Barcelona México, decidieron que las ediciones de 2020 y 2021 se llevarían a cabo de manera virtual, con lo cual, evitarían aún más el contagio de dicha enfermedad.

El 17 de febrero de 2020, Vila Dosal firmó un contrato “sin número”, mediante una adjudicación directa con la cual, la empresa obtuvo un recurso total de 32 millones de pesos para la realización logística de la feria virtual durante un plazo de tres años.

Con base en la cláusula de la duración de dicho contrato, el próximo 30 de junio de 2022, la Fira, el Ayuntamiento de Mérida y el Gobierno de Yucatán, firmarán un nuevo acuerdo millonario para la feria, misma que amplió su estancia en la península hasta 2024.

El tramposo contrato en realidad estaba valorado en 69 millones 600 mil pesos, con un precio anual de 23 millones 200 mil pesos, mientras que su costo fua a la mitad, según lo difundido en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) que publicó la Secretaría de Fomento Económico y Trabajo (Sefoet), y en la cual firmó Ernesto Herrera Novelo, secretario la dependencia y María del Pilar Martínez Letona, apoderada legal de Fira Barcelona.

Dicha época permitió que Smart City Expo LATAM Congress, abriera a “su comunidad y ecosistema a participar el 13, 14 y 15 de octubre de 2020 a través de su plataforma virtual registrándose en la página de Smart City Expo Latam, con el que aseguraban que la “nueva experiencia brindará la oportunidad de visualizar el programa congresual, hacer networking y conocer los últimos desarrollos tecnológicos de empresas e instituciones expositoras”.

Aunque el contrato incluyó la renta de micrófonos, sillas, mesas, patios, presidium y demás auxiliares para el evento, todo se trasladó virtualmente, por lo que no hay rastro de quién gastó los 10 millones 666 mil 666.66 pesos que costó anualmente la organización de la feria.

Entre lo contratado destaca: redes sociales con al menos 10 publicaciones mensuales, tres revistas con al menos cinco publicaciones, inserciones en al menos cuatro páginas web, tres estaciones de radio nacional y local con al menos 15 spots de 20 segundos o entrevistas, 20 publicaciones en prensa a nivel nacional, dos cadenas de televisión nacional y local con al menos 50 inserciones (spots de 30 segundos), menciones o entrevistas.

Los servicios que se dejaron de brindar, pero sí se cobraron en casi 11 millones de pesos, fue un salón/patio con capacidad para 100 personas, un templete, un presidium para al menos cinco personas, cinco sillas para presídium, un servicio de coffee break que incluye, café, té y galletas, un moderador (a), dos micrófonos, una pantalla de 42 pulgadas, un equipo de audio con dos bocinas, un templete para prensa, un pódium con micrófono, un montaje tipo auditorio, 60 sillas para asistentes, iluminación para el back (solo si se requiere), cinco personificadores, una mesa de registro y la respectiva hoja de registro.

Además, transporte del mobiliario, un flete y montaje del mobiliario consumibles, 500 hojas de papel bond tamaño carta, una impresora blanco y negro y a color, 15 lapiceros de color negro, dos laptops para revisar presentaciones con última versión o una anterior de paquetería de office, las cuales, debían visualizar PowerPoint principalmente además de tener puerto para USB, cámara activa y redes para acceso a internet, de dos extensiones de cinco metros cada una.

También se tuvo que brindar un espacio de al menos 600 metros cuadrados ubicado en la zona expo con un diseño que incluya al menos cafetería con barra de diámetro de 4.50 metros por 1.20 metros de alto (+/- 1%) de tolerancia, para dar servicio de alimentos fríos tipo canapés con al menos tres mesas y 12 sillas.

Por último, un frigobar de una puerta con cafetera convencional para 12 tazas, área de trabajo con al menos cinco sillas de madera acojinadas, barra para cinco personas con cinco conexiones eléctricas, smart agora con al menos un montaje de un foro para presentaciones hecho con madera aglomerada u otro material con capacidad para 30 personas sentadas, además de una conexión eléctrica.}

YUCATÁN PAGÓ 3 MDP PARA VIAJE DE VILA

En este mismo tenor, y supuestamente para combatir el desempleo, el aumento del empleo informal y la baja recuperación económica que hubo en el estado durante el 2021, la Secretaría de Fomento Económico y Trabajo de Yucatán (Sefoet) se convirtió en la agencia de viajes del gobernador Mauricio Vila Dosal, al pagar tres millones de pesos para sus vacaciones en Dubái.

Si bien entre los objetivos de la Sefoet se encuentran la promoción y el impulso del comercio en Yucatán, a casi un año del viaje de Vila Dosal para limosnear inversiones, el organismo aún no ha publicado la documentación que permita verificar o cuantificar cómo y en qué ayudó al estado la excursión turística que costó al erario tres millones de pesos.

La adjudicación de estos tres millones de pesos estuvo viciada desde su origen, de acuerdo con el documento firmado el 28 de octubre de 2021, ya que dicho contrato ni siquiera tiene número de folio, lo que en sí ya es una irregularidad en los acuerdos celebrados entre dependencias públicas e iniciativas privadas.

Sin embargo, a pesar de todas las irregularidades, el titular de la Sefoet, Ernesto Herrera Novelo, aprobó y firmó el contrato con la empresa de viajes Tardan Viajes, S.A. de C.V., ubicada en la Ciudad de México y cuya administradora única es Laurence Tardan Perrin.

Según consta en el contrato, el servicio pagado consistió en “Servicios integrales de traslado y viáticos para la asistencia a la Expo Dubái y a la Misión Comercial a Arabia Saudita”, lo que representa un sobrecosto exorbitante para una dependencia cuyo objetivo principal es cuidar la economía de los yucatecos.

Por si fuera poco, amparándose en la protección de datos personales, el documento omite información que podría despejar las sospechas sobre el sobrecosto, ya que no especifica en qué tipo de avión viajó Vila Dosal, quiénes fueron sus acompañantes, cuántos días duró el viaje, en dónde se hospedó, etcétera.

De igual forma, así como el contrato no especifica los motivos por los cuales se procedió a una adjudicación directa por excepción, así como tampoco detalla las razones del fallo a favor de la empresaria Tardan Perrin.

A propósito de su predilecta agencia de viajes, hay que señalar que no hay registro de otros contratos celebrados entre Tardan Viajes y otras dependencias públicas, ni aparece en los principales directorios empresariales locales y nacionales.

Asimismo, su página oficial actualmente se encuentra caída y a la venta. Respecto a sus redes sociales, estas también permanecen abandonadas, ya que en 2022 solo han realizado cuatro publicaciones que corresponden a los meses de enero y febrero. En 2021, su último anuncio data del 8 de noviembre, durante el mismo periodo del viaje de Vila Dosal.

Respecto al viaje de Vila Dosal a Dubái y Arabia Saudita, este fue presentado con bombo y platillo como una misión para promover a Yucatán como proveedor de proyectos turísticos, lo que de nueva cuenta, tampoco corresponde a las funciones del gobernador, ya que esas son labores de la titular de la Secretaria de Fomento Turístico (Sefotur), Michelle Fridman Hirsch.

La vigencia del contrato fue del 28 de octubre al 31 de diciembre, pero Vila Dosal regresó antes para celebrar el Tianguis Turístico 2021, del 16 al 19 de noviembre, para el cual, sin ninguna justificación sanitaria, convirtió el semáforo epidemiológico de rojo en amarillo por tiempo limitado para poder llevarlo a cabo su evento.

La red de corrupción y complicidades que ha tejido el gobierno de Vila Dosal ha convertido a todas las dependencias del Estado en agencias que cumplen los caprichos del gobernador, con el inconveniente de que ninguna de sus acciones ha tenido repercusiones positivas en Yucatán, ya que para esas fechas, las restricciones de movilidad aún estaban activas, por lo que la actividad comercial y turística todavía se encontraba en sus puntos más bajos desde el inicio de la pandemia.

Las ferias virtuales se cobraron como presenciales y lo demás fueron supuestos viajes de promoción que se aprovecharon como vacaciones pagadas ¿Qué dejó para Yucatán la enésima visita de Mauricio Vila a países de otros continentes, con cargo al erario? Nada más que otra serie de cuestionadas adjudicaciones y anuncios estridentes que nunca se concretan.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba