LocalesPortada

DESAPARECIDOS 2.5 MDP

  • El binomio de corrupción conformado por el superintendente de construcción, Roque David Loría Ávila y el ex alcalde de Tizimín, Jorge Alberto Vales Traconis, quedó al descubierto con la construcción de 90 cuartos dormitorios, por un monto de cerca de cinco millones de pesos, de los cuales la mitad se desconoce su paradero.

Redacción/Sol Yucatán

Tizimín.- El binomio de corrupción conformado por el superintendente de construcción, Roque David Loría Ávila y el ex alcalde de Tizimín, Jorge Alberto Vales Traconis, quedó al descubierto con la construcción de 90 cuartos dormitorios, por un monto de cerca de cinco millones de pesos, de los cuales la mitad se desconoce su paradero.

La ilegal obra data de 2017, pero recientemente se subió la información a la plataforma de Transparencia, siendo la más evidente del trienio 2015-2018, durante la administración de Rolando Zapata Bello.

De acuerdo con el contrato número Faism-096-Vivienda-025-2017, para la “Construcción de 90 cuartos-dormitorios en Tizimín” se contó con un presupuesto de cuatro millones 944 mil 801.41 pesos.

Aunque se concursó la obra en una licitación pública, al final fue una adjudicación directa a favor del apoderado legal de Concretum del Mayab, Sociedad Anónima de Capital Variable, por lo que se violó evidentemente la Ley de Obras Públicas y Servicios Conexos del Estado de Yucatán.

El costo total del trabajo fue con recursos provenientes del Ramo 33 y a cargo del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal del ejercicio 2017, según se observa en el documento, de 11 hojas, en poder de Sol Yucatán.

El plazo de ejecución de los trabajos fue de 42 días, por lo que la obra inició el 20 de octubre, para concluir el 30 de noviembre.

Cabe destacar que el Ayuntamiento entregó un anticipo del 30 por ciento del monto total, es decir, un millón 483 mil 440.42 pesos.

El contrato fue firmado por el alcalde así como por la secretaria de la comuna, Gabriela Alejandra Gutiérrez Marfil, además por el empresario, y como testigos fungieron el director y sub director de Obras Públicas y Desarrollo Urbano, Edgar Rolando Coronado Febles y Christian Oswaldo Poot Reyes, respectivamente.

Durante el segundo informe de actividades al frente del gobierno municipal que preside desde septiembre de 2015, efectuado el 26 de agosto de 2017, Vales Traconis indicó que en campaña ofreció ocho mil acciones de vivienda, cifra que fue superada, con recursos tanto del Ayuntamiento como del gobierno estatal y federal.

“En estos doce meses de trabajo realizamos mil 524 acciones de vivienda”, expresó al anunciar que en aquel entonces el secretario de Desarrollo Social (Sedesol), Mauricio Sahuí Rivero, se comprometió a entregar mil 300 estufas ecológicas, 231 baños, 24 cuartos y 45 casas más.

Por ende, en dos años entregó nueve mil 437 acciones de vivienda, por lo que la meta fue superada en 18 por ciento.

Al mismo tiempo, Vales Traconis fue partícipe del convenio firmado en Kulubá, el 26 de marzo de 2018, entre en el aquel entonces director General del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, y Zapata Bello, cuyo monto total fue de 35 millones de pesos.

Al INAH–Yucatán sólo se le entregaron 17.5 millones de pesos, es decir, la mitad del techo financiero presupuestado durante 2018, pero el dinero desapareció y la anomalía fue dada a conocer por la nueva administración gubernamental, pero hasta el momento no se ha devuelto el dinero correspondiente.

Hasta el momento, se desconoce el paradero del dinero, y lo peor de todo, el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur) se niega a devolver la cantidad, a pesar que el gobierno del Estado es el responsable de este acto de corrupción.

Para Kulubá se destinaron 18 millones de pesos; para Chichén Itzá fueron 10 millones; cinco millones para Uxmal; un millón para Izamal y una cifra similar para Dzibilchaltún.

El objetivo del convenio es que Yucatán otorgue una aportación económica al INAH, para colaborar con el desarrollo de los proyectos de investigación, protección, conservación, restauración, recuperación y mantenimiento de diversas zonas arqueológicas ubicadas en el Estado de Yucatán, por 35 millones de pesos, provenientes del Fideicomiso Público de Administración e Inversión identificado con el número F/0007, para el cumplimiento del objeto del “Convenio de Aportaciones”.

Este convenio fue incumplido por el Gobierno del Estado de Yucatán, en virtud de que únicamente se proporcionó menos de la mitad del recurso convenido, por lo que mediante Oficio. 401.2C.1-2018/1670 de fecha 29 de noviembre de 2018 se solicitó al Gobierno del Estado, la última ministración de los recursos convenidos correspondientes por la cantidad de 18 millones de pesos”.

Botón volver arriba