LocalesPortada

DESCARADOS DESVÍOS EN EL CONGRESO

  • En contratos simulados los diputados locales entregan a empresas favoritas casi dos millones de pesos para compra de papelería, en un lapso de siete meses

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- Un caso más de favoritismo, compadrazgo y amiguismo en el Congreso del Estado con contratos a modo, como el que se le otorgó de manera directa a Karla Alejandra Can pese a estar abierta a tres personas, a quien se le otorgó un monto de 914 mil 763.70 pesos para una compra de materiales de papelería, contradiciendo los protocolos de transparencia y mejor oferta para avalar la compra de insumos.
El contrato sólo es para material de algunos meses, como se especifica, inició el 15 de enero de 2021 y concluye la obligación el 31 de agosto del mismo año, bajo el folio con las siglas ICTP-11-21.

Pese al favoritismo, se jacta de que la propuesta fue solvente pues reúne todos los criterios de adjudicación establecidos en las bases del procedimiento de invitación que simularon, pues pese a que estaban inscritas tres empresas, sólo acudió una.

Ni la burla perdonan cuando señalan que fue la propuesta económicamente más conveniente para el Congreso, si fue la única, no hubo otras para tener punto de comparación.

Asegura que el proveedor se obliga a suministrar los bienes de acuerdo a las especificaciones técnicas que se establecen en el procedimiento en un anexo que no se hizo público.

Incluso en una nota de la misma dependencia acerca de este contrato indica que no se generó información relativa al domicilio fiscal, aunque existe esta dirección, calle 41 número 214 por 18 y 26 diagonal, como una supuesta dirección fiscal, pero que al calce se contradice en las especificaciones.

Sin duda que el Congreso del Estado es un barril sin fondo toda vez que ya se les hizo fácil desviar recursos bajo la pantalla de gastos de papelería, pues mes a mes hay cifras millonarias por ese concepto, pese a estar en un segundo año de pandemia.

El 11 de enero del 2021 se hizo una invitación a tres empresas o personas para adquirir material de papelería por un monto total de 925 mil 452.58 pesos en favor de la empresa llamada Comercializadora e Insumos Lontal A., de R L de C.V., con domicilio en la colonia San Vicente Chuburná.

La vigencia de este contrato de casi un millón de pesos es del 29 de enero del 2021 al 31 de Agosto del mismo año, siendo un contrato más a modo de este Poder Legislativo que hace gala de su flojera en rendimiento de leyes, pero que saca ventaja de contratos que pueden traer buenos dividendos.

Además los gastos en papelería contraviene en acuerdos de tipo ecológico, pues se supone debe haber más documentos digitalizados que impresos para cuidar el medio ambiente sin embargo, esto no es respetado y por el contrario lucran con este tipo de gastos para hacer negocios el interior del recinto del Poder Legislativo y bajo cualquier cargo bajo cualquier rubro.

DERROCHE

La actual legislatura le ha echado la culpa a la pandemia de ser la más floja de la historia reciente de Yucatán, pero por debajo del agua los gastos siguen y cada vez es más descarado la corrupción por medio de contratos a modo.

Tal ha sido el caso en 2020, cuando el Congreso del Estado gastó 4.8 millones de pesos por la renta de fotocopiadoras, así como por papelería impresa y suministros de papelería, e incluso por el servicio de coffie break y productos de cafetería.

Los legisladores yucatecos se ganaron a pulso ser considerados los diputados más flojos del país, pues agarraron de pretexto la pandemia por el coronavirus para nunca ir a trabajar a lo largo de un año y medio, pero eso sí siempre puntuales para cobrar su sueldo y prestaciones.

Tres años perdidos, en los cuales cada uno de los 25 diputados locales de Yucatán cobró al mes 100 mil pesos, aunque no hayan ido a laborar.

El derroche de los recursos fue notable, pues a pesar de la inactividad que prevaleció en el Poder Legislativo, se pagó por la renta de copiadoras, al mismo tiempo que continuó la compra de suministros y material, además del mantenimiento del inmueble.

La interrupción temporal de la actividad escolar, laboral y recreativa, así como la movilidad en el espacio público tuvo una duración de dos meses, en abril y mayo de 2020, por lo que de manera paulatina se retornó a la actividad, pero aún así se pagó por la renta de copíadoras, que estuvo en desuso por más de dos meses completos.

Incluso, los diputados y los jueces fueron los menos afectados por la pandemia, pues nunca perdieron el empleo, ni siquiera tuvieron el temor de quedarse sin empleo, y su sueldo siempre llegó íntegro, nunca se les descontó por solidaridad ante el impacto de la letal enfermedad.

A pesar que el Poder Legislativo se jacta de manifestar el respeto total de la Ley, no hay información actualizada en materia de transparencia, y la que hay sólo corresponde a 2020.

Tan sólo por la renta de fotocopiadoras, así como por papelería impresa y suministros de papelería, e incluso por el servicio de coffee break y productos de cafetería, el Poder Legislativo sufragó cuatro millones 772 mil 816.22 pesos.

Hasta el momento, tan sólo para la renta de las fotocopiadoras se gastó 689 mil 504 pesos, el 14.4 por ciento del monto total.

Para ello se firmó un contrato de prestación de servicios con el proveedor, Enrique Antonio Montalvo Marcin, a quien mensualmente se le depositó 68 mil 950.40 pesos.

Mientras que por papelería impresa, el Congreso local erogó 908 mil 904.43 pesos, el 19 por ciento, para lo cual se signó un contrato de adquisición de bienes, con el administrador de la empresa Plamapromo, Juan José Martín Castaldi.

Asimismo, el secretario general del Congreso del Estado, Martín Enrique Chuc Pereira, firmó un par de contratos de adquisición de bienes, específicamente suministros de papelería, el primero con el gerente general de Productos y Servicios MG, Enrique Antonio Montalvo Marcin, por un monto por un millón 685.61 pesos, el 21 por ciento.

El segundo lo firmó con la proveedora Karla Alejandra Can Chim, a quien se le pagó 903 mil 729.91 pesos, el 18.9 por ciento.

Aunque es larga la lista de contratos firmados durante 2021, se optó por elegir a los más representativos, tal el caso de bocadillos y cafetería por un millón 201 mil 41.96 pesos.

Por ende, por el suministro de coffie break se firmó un convenio con el representante de Comercializadora de Productos y Servicios Peninsulares, Gabriel Arcángel Duarte Rojas, por un monto por 960 mil 999.68 pesos.

Con el mismo proveedor se signó un segundo convenio, en esta ocasión fue por 240 mil 42.28 pesos, por concepto de productos de cafetería.

Botón volver arriba