----------

― Advertisement ―

ALERTA ROJA PARA EL ORIENTE DE YUCATÁN ANTE LLEGADA DE “DELTA”

STAFF SOL YUCATÁN Mérida.- El centro pequeño con vientos de 160km/h del huracán Delta se encuentra ahora sobre Yucatán. Se sigue moviendo muy rápido, a 28km/h y se...

EDITORIAL: ¿A QUIÉNES SIRVEN LOS DIPUTADOS?

InicioLocalesEDITORIAL: ¿A QUIÉNES SIRVEN LOS DIPUTADOS?
  • Al incrementar diez diputados, ahora serán 35, lo que le costará al Estado 13 millones 699 mil 200 pesos más al año, a cambio aprobaron endeudamiento de Mauricio Vila por mil 735 millones de pesos.
  • Los excesos son tales que engordan las arcas de sus partidos políticos, y sus dirigencias, además de que siempre “salpican” con ayudas sociales a sus compadres y amigos.
  • Con su “austeridad” mejoraron el recinto del Congreso, sus dietas, apoyo parlamentario, vales de despensa, de gasolina y dos auxiliares por cada uno de ellos, con un total de 93 mil 880 pesos mensuales.

Redacción/Sol Yucatán

El Congreso de Yucatán aprobó una reforma a la Constitución local a fin de aumentar el número de diputados que lo integrarán a partir de las elecciones de 2024.

Durante la Sesión Extraordinaria del 9 de agosto, el Congreso de Yucatán discutió la iniciativa de reforma que contempla modificar en primer lugar el artículo 20 de la Constitución estatal para aumentar el número de diputados de 25 a 35 (20 de mayoría relativa y 15 plurinominales).

Aumentar de 25 a 35 el número de diputados locales, le costará al Estado un millón 141 mil 600 pesos al mes, es decir, 13 millones 699 mil 200 más al año.

Se incluye el pago de su dieta, apoyo parlamentario, vales de despensa, de gasolina y dos auxiliares por cada uno de los legisladores estatales.

Además, habrá que incluir el costo de la remodelación del recinto del Congreso para que se adapte al nuevo número de legisladores.

Qué barbaridad con esta clase política, creando más puestos para que puedan vivir de nuestros impuestos sus amigos y familiares, ¿por qué mejor no crean puestos de trabajo para los ciudadanos?

Todos sabemos las razones para eso: más diputados, más recursos para sus partidos políticos, para sus dirigencias, para sus CDE, para sus compadres, amigos… y demás, porque para beneficio del pueblo, qué va, ni pensarlo. Esos que votaron para la aprobación sólo pensaron en sus intereses personales.

De acuerdo con información del mismo Poder Legislativo, actualmente cada diputado recibe al mes 44 mil 880 pesos de sueldo o dieta económica; 34 mil pesos de apoyo parlamentario, y además vales de despensa por seis mil pesos, y de gasolina por nueve mil, para sumar 93 mil 880 pesos mensuales lo que ganan.

Vergüenza es lo que se vive en nuestro estado, el hecho de que se haya aprobado que tengamos más diputados en Yucatán demuestra el desconocimiento de las necesidades de nuestro pueblo y que la mayoría mecánica panista hacen lo que le da la gana al gobernador, sin consultar a los ciudadanos.

Dónde vayas, dónde te presentes, la gente pide lo contrario: que se bajen el sueldo y que haya menos diputados.

¿Para cuándo las mejoras de nuestras calles? Somos de los estados con los peores salarios, en donde crece el abismo entre los pocos que todo lo tienen y los muchos que carecen casi de todo. Los servicios básicos están deplorables en nuestro estado, tanto en la capital, como en los municipios del interior, en nuestras comisarias, esa gente también merece legítimamente vivir en un estado de bienestar que, con sus acciones, el actual gobierno se los niega.

Y eso que la actual diputación yucateca simplemente está para llorar. Se integró con una fórmula matemática digna del sistema estadounidense, en la cual la representación del voto directo pasa a segundo término. La magia de las matemáticas corrompidas por la negociación política. La aplanadora del títere de la mafia inmobiliaria.

¿Sirven al pueblo o se sirven del pueblo? Esa es la gran pregunta que se deben hacer los ciudadanos sobre los diputados locales, así como analizar a fondo el papel que juegan cuando son electos para llegar al Congreso del Estado, para supuestamente velar por los intereses de los yucatecos más necesitados.

Aprueban iniciativas de ley no que no solo no beneficia a sus electores, sino más bien los perjudican, como en la reciente reforma a la Ley del ISSTEY, que pulveriza el salario y los derechos de miles de trabajadores del estado.

Así como también aprobaron el endeudamiento solicitado por el Gobierno del Estado, por mil 735 millones de pesos, para el proyecto Ie-tram, el último capricho de Vila Dosal.

Por si fuera poco, también aprobaron un crédito de hasta 350 millones de pesos para supuesta inversión pública del Ayuntamiento de Mérida, mismo que los ciudadanos pagarán en un plazo de 15 años.

Nadie puede servir a dos señores: o sirven al pueblo o a su amo. Hoy los yucatecos están más solos que nunca, las luchas o problemas que tengan los tienen que resolver por sí mismos pues lamentablemente la mayoría de nuestros representantes populares nunca está disponible y con el aumento del número de diputados, no parece que esta situación cambie.