Portada

EDITORIAL: EL EJÉRCITO ELECTORAL DE VILA

  • A costa del erario público, con un derroche millonario del dinero del pueblo, el gobernador panista yucateco, organiza su campaña política para lograr ser candidato de su partido para la Presidencia de la República.
  • Su estructura electora se compone de mil brigadistas a los que organizó para que recorran el estado, a lo largo y ancho, con el estandarte de su imagen, para que borren de la narrativa electorera toda mancha, producto de sus malas acciones.
  • Pesarán sobre sus aspiraciones, sus acciones negativas que suceden una tras otra, pero que iniciaron con el despido de miles de trabajadores para colocar a sus incondicionales panistas y no le perdonarán que aplicó un innecesario reemplacamiento de vehículos para obtener recursos frescos.

Redacción/Sol Yucatán

Los sueños guajiros de Mauricio Vila Dosal de convertirse en Presidente de la República lo llevan a realizar actos descocados que serían motivo de risa, sino fuera porque implican un derroche descomunal de recursos públicos.
A dos años de acabar su administración, y al más puro estilo de los camisas negras de Mussolini, el pequeño dictador de Yucatán presentó su ejército de mil brigadistas que –según él– se dedicarán a recorrer los 106 municipios de Yucatán para escuchar las necesidades del pueblo.

A dos años de acabar su administración, ¿se interesa por escuchar las necesidades del pueblo?, de verdad es un insulto para los yucatecos y para todo quien lo lee, si tan interesado está por escuchar a los ciudadanos, ¿por qué no lo hizo desde el inicio de su mandato?, o peor, ¿por qué nunca recibe a los que se manifiestan en la entrada de Palacio de Gobierno?

Mucha gente se pregunta a dónde irán a parar los mil millones de pesos que Vila Dosal recaudó con su desalmado reemplacamiento vehicular, y si usted, querido lector, pensó que serviría para mejorar los servicios de salud, tan olvidados en el estado, o apoyar las escuelas en franco abandono o, en fin, para programas que beneficien a Yucatán, lamentamos informarle que lo recaudado servirá para mantener al ejército blanquiazul del pequeño dictador.

Imaginemos por un momento que Vila Dosal le pagará –al menos– seis mil pesos al mes a cada brigadista (porque ya sabemos cómo son los panistas de miserables con el pueblo), significa que su ejército costará seis millones de pesos al mes; si multiplicamos dicha cantidad por los 24 meses que le faltan para largarse, estaríamos hablando de unos 144 millones de pesos para satisfacer la megalomanía de un personaje que jamás debió ocupar un cargo público en Yucatán.

Por si fuera poco, el ejército panista de color albino-azul es el mismo que anda en redes sociales minimizando y dándole «me divierte» a todas las notas y publicaciones respecto a lo sucedido en días anteriores con el andador en la avenida Canek, y desde luego, ya se sienten gobernando otros seis años de la mano de Renán Barrera Concha.

Son los mismos sujetos perversos que ahora se aplican chalecos como los que usa Morena, para confundir y engañar a la sociedad de Yucatán, los mismos que están comandados por Roger Torres Peniche, el verdadero poder detrás del trono, según se murmura en Palacio de Gobierno.

Bautizados como “Asistentes del Pueblo”, de acuerdo con su presentación oficial, difundirán y velarán porque los ciudadanos (posiblemente preseleccionados de acuerdo con su filiación partidista) “aprovechen” los programas sociales de la administración estatal.

Y uno se pregunta: ¿cuáles programas sociales?, ¿se referirán a la entrega de saquillos de maíz o al reparto de abejitas?, ¿o será que el Ejecutivo Estatal creará una pensión universal para los más de diez mil trabajadores despedidos sin causa justificada y sin acceso a la indemnización de ley?, ¿cuál será la verdadera función de estos “siervos de la nación”, versión azul yucateco?

Muchos creen que consistirá en hacer campaña para la “grande”, pero también para que el partido del gobernador conserve el Poder Ejecutivo del Estado, y también lo que al gobernador más le interesa, es tener la mayoría calificada de los 35 diputados que conformarán la siguiente Legislatura Estatal y quienes serán los encargados de calificar, y en su caso, aprobar las cuentas (seguramente “alegres” y que no serán cuestionadas) que dejará Vila Dosal.

Si de verdad le interesa el pueblo, que primero resuelva el desastre del Isstey, que demande a los exgobernadores que saquearon el dinero de los activos, jubilados y pensionados del Isstey. Y dejé de estar cerrando los bienes y despidiendo a los trabajadores, ¿no dice que sabe cómo solucionarlo? Sólo mentir hace y está chamaqueando a los jóvenes que no saben nada de política para que laven el trabajo mal hecho de este gobierno, mientras engrosan las filas de su ejército.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba