LocalesPortada

EDITORIAL: MÉRIDA, CIUDAD INUNDADA POR LA CORRUPCIÓN

  • Gran parte de los que habitan esta ciudad siguen exigiendo justicia respecto al destino de más de 350 millones de pesos otorgados al alcalde Renán Barrera Concha para resolver este mal
  • Los meridanos además de padecer las inundaciones, el transporte lento y escaso, además de los mosquitos, tenemos que padecer la ineficiencia del edil de Mérida, que solamente gasta en eventos y carnavales en lugar de obras que beneficien a la ciudad
  • Es lamentable que Barrera Concha, alias “el Rey de los Baches”, no haya puesto a los servicios públicos municipales a desazolvar las alcantarillas y limpiar los pozos pluviales ante estas lluvias

Redacción/Sol Yucatán

Hace un par de meses la negligencia e impunidad empezaron a provocar inundaciones en la capital de Yucatán. Esta semana, varios vecinos y gran parte de los que habitan esta ciudad siguen exigiendo se aclare el destino de más de 350 millones de pesos otorgados al alcalde Renán Barrera Concha, quien con total descaro no ha rendido cuentas a los meridanos, y ha perdido el piso, al grado de sentirse parte de la monarquía de la infame casta divina.

¡Y no es para menos!, el alcalde ha quedado totalmente hinchado de soberbia, pues después de irse de vacaciones a Francia, se atreve a instalar un pre-carnaval en plena mitad de semana (que nadie pidió), y desde luego parece estar más preocupado por la muerte de la reina Isabel, que por los graves problemas que suceden en la ciudad. Sus descuidos son tales, que incluso militantes panistas y personal que labora en dependencias municipales y estatales se han quejado de sus oscuras acciones.

Es lamentable que Barrera Concha, alias “el Rey de los Baches”, no haya puesto a los servicios públicos municipales a desazolvar las alcantarillas y limpiar los pozos pluviales ante estas contingencias de lluvias. El colmo es que en la estación de bomberos de las calles 43 y 66 tengan toda la calle inundada.

Ahora, los meridanos además de padecer las inundaciones, el transporte lento y escaso, además del abundante mosquito, tienen que padecer la ineficiencia del munícipe que solamente gasta en eventos y carnavales que en nada beneficia a la ciudad; que lamentable… Porque cree que así, con circo, maroma y teatro, promociona mejor sus aspiraciones para ser gobernador de Yucatán, eso sí que es más penoso.

Renán Barrera no puede con la ciudad de Mérida, ahora imagíneselo estimado lector, como gobernador del estado de Yucatán: si reparar el paso deprimido duró nueve años, con una inversión de millones que equivale ocho pasos (obras) a desnivel, un mercado nuevo, cuando vaya a un municipio como Tekax le echará la culpa a Mauricio Vila, y eso que las lluvias han tenido una duración de dos horas, qué puede ocurrir en la ciudad cuando caigan lluvias provocadas por un ciclón de 24 horas.

Y no, no es culpa de la gente, como sus defensores dicen, sino del alcalde que no quiere invertir en el mantenimiento de las zanjas y el desazolve de drenaje y los pozos pluviales, pues las cuadrillas de limpieza brillan por su ausencia.

La ciudad de Mérida está abandonada, en todos lados hay charcos, los pozos de desazolve están sucios y obstruidos, lo que más coraje da, es que existen las partidas presupuestales para el mantenimiento y simplemente el presidente municipal prefirió derrochar el dinero en un baile que dar mantenimiento a las zanjas.

Y lo peor: ninguna colonia de Mérida se salva, en todos lados abundan los charcos, baches, así como el agua sucia y podrida filtrándose y dañando el manto acuífero; hasta los mismos panistas (tras bambalinas) lo admiten y consideran que no son momentos de carnaval, que hay otras urgencias que atender.

Hay prioridades en esta ciudad y no son importantes para Barrera Concha, quien a semejanza de Vila Dosal, se la pasa viajando a Europa con cargo al erario, mientras hace negocios turbios como la nueva ruta “Héroes Ciudadanos” por medio de la cual hay dinero oscuro y con posibles desvió por más de 52 millones de pesos.

Asimismo, ha creado más impuestos y ha elevado el monto del predial en casi un 100 por ciento en zonas populares y no así en condominios verticales de lujo que no pagan predial, aun así, con todo ese dinero extra que ingresa, no se ven las mejoras por ninguna parte.

Los ciudadanos cada día están más molestos, y es que sienten que esto ya cae en la burla, en el cinismo, vean sus calles empantanadas, alcantarillas sucias y obstruidas, con tan solo un poco de lluvia y se tiene gran parte de la ciudad paralizada, un centro histórico rebasado por las aguas sucias, tráfico desquiciado, plataformas de transporte abusivas, alimentadas por un transporte publico insuficiente.

El Carnaval opera bajo el tema “la dinastía de los momoes» o tal vez deberían llamarse “la monarquía de Renán Barrera y Acción Nacional”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba