----------

Q. ROO: MAGNATE DE LA CAPA

Los diezmos que recibe por las obras que autoriza a sus allegados y amigos le han valido al titular de la dependencia un...

EJIDO BUENAVISTA, EL POBLADO QUE PODRÍA SER EL NUEVO AGUILILLA

InicioNacionalesEJIDO BUENAVISTA, EL POBLADO QUE PODRÍA SER EL NUEVO AGUILILLA

Redacción/ Sol Yucatán

Tamaulipas.- Desde hace dos años, Ejido Buenavista, un pequeño poblado de Tamaulipas, ha estado sitiado por el crimen organizado sin que ninguna autoridad lo impida.

Esta comunidad, en el zona del municipio de Hidalgo, recibió este jueves apoyos médicos y alimentarios en cumplimiento de medidas cautelares dictadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Funcionarios de Gobernación visitaron la zona junto con agentes de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) y de la Guardia Nacional, quienes escucharon los testimonios de los pobladores sobre las agresiones y las necesidades básicas de las que fueron privados por el supuesto grupo criminal, Columna Armada General Pedro José Méndez.

El servicio de atención médica, apoyó con medicamentos para un periodo superior a los dos meses, y realizó la entrega de dotaciones de alimentos.

Antes de la visita, los habitantes llevaban meses asistiendo al terror de una guerra en la puerta de sus casas. Un grupo de hombres armados irrumpió en la comunidad y comenzó una lucha por el territorio. Los pobladores se defendieron, algunos huyeron, pero en su camino, fueron levantados.

Ya sea la droga, la trata de personas o el robo de mercancías, el grupo criminal Columna Armada ha sembrado el terror en la población sin que ninguna autoridad los controle. En abril del año pasado, se registraron al menos cinco homicidios en la comunidad.

La Columna Armada General Pedro José Méndez, bautizada así en honor al general oriundo del municipio de Hidalgo, Tamaulipas, fue constituida como una respuesta al infierno que pasaron sus habitantes cuando estalló la violencia en 2010.

Con la llegada de comandos de la muerte a la entidad, los habitantes vivieron una época de terror. Hombres armados los despojaron de sus vehículos, propiedades. Quien se resistía terminaba secuestrado o muerto.

En sólo unos meses el panorama era desolador. El poblado Tomaseño (Tamaulipas), que da acceso a la cabecera municipal de Hidalgo, lucía como una franca zona de guerra. Edificios destrozados y viviendas quemadas adornaban el paisaje, aterrorizando a los turistas que optaron por huir y a los jornaleros que dejaron sin pizcar naranjas. Los ranchos de la zona centro de Tamaulipas fueron dejados por sus propietarios y se convirtieron en campamentos de delincuentes.

Fue entonces que surgió la Columa Armada Pedro J. Méndez integrada por habitantes de Hidalgo, Villagrán y Mainero.

El colectivo liderado por Octavio Leal Moncada, camina entre la delgada línea de la legalidad y el narcotráfico.

Las voces de las autoridades aseguran que este grupo funciona como brazo armado del grupo criminal el Cártel del Golfo. Sus jerarcas, Octavio Leal Moncada, alias “El Tarzán”, junto con Cesáreo Leal, son señalados por presuntos nexos con el narcotráfico.