----------

― Advertisement ―

¡NUNCA VINO AQUÍ!

Pobladores de Kinchil recibieron en medio de protestas a Renán Barrera Concha, pues “siempre los mantuvo olvidados y ahora vienen a ofrecer lo de siempre durante la campaña”

LE CUMPLE A LA SOCIEDAD

EL CAMPO TAMBIÉN ES NEGOCIO

InicioLocalesEL CAMPO TAMBIÉN ES NEGOCIO
  • El gran beneficiado con este supuesto programa social no es el campesinado pobre del estado, sino uno de los hombres más ricos de la entidad, Daniel Ernesto Rodríguez Gasque, socio mayoritario de dicha empresa.
  • El esquema de desvío de recursos públicos a manos de particulares es operado por el titular de Seder, Jorge André Díaz Loeza.

Redacción / Sol Yucatán

Mérida.- La necesidad de la población más marginada en la entidad se ha convertido en un gran negocio para poderosos empresarios yucatecos que forman parte de la cúpula política y económica estatal, pues mientras el gobierno del estado presume apoyos que en realidad son dádivas, los verdaderos beneficiados no son los ciudadanos, sino los dueños de las empresas a las cuales se les compran millones de pesos en insumos que luego son entregados como “apoyo social”.

Así ha ocurrido con el Programa de Seguridad Alimentaria operado por la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), mediante el cual se hace entrega de sacos de fertilizante y otras semillas, principalmente maíz.

Sin embargo, durante 2022 este estímulo social acabó beneficiando a uno de los empresarios del club de los privilegiados, se trata de Daniel Ernesto Rodríguez Gasque, quien a través de su empresa Be Gan S.A. de C.V. recibió 25 millones 882 mil 500 pesos mediante un contrato amañado por parte del titular de la Seder, Jorge André Díaz Loeza.

El 27 de abril del año pasado, desde la Secretaría de Desarrollo Rural se firmó el contrato con número de expediente SDR/DJ/CCV/0016/2022, con Be Gan S.A. de C.V., representada en el acto por su apoderado legal Daniel Ernesto Rodríguez Gasque.

El objeto del contrato fue para la adquisición de 2 mil 465 toneladas de maíz en presentación de 20 kilos por bulto, con el logotipo del programa seguridad alimentaria del gobierno de Mauricio Vila, dejando en claro que toda la intención de este proyecto es el clientelismo político y la compra de voluntades de uno de los sectores más necesitados de la entidad, los campesinos.

El monto total ascendió a 25 millones 882 mil 500 pesos, con un plazo de entrega a partir del día de la firma y hasta la entrega de la totalidad de los bienes el 4 de mayo del 2022.

Cabe mencionar que esta multimillonaria contratación se realizó mediante adjudicación directa, por un monto estratosférico que sobrepasa el tope e incluso omitieron el documento de suficiencia de recursos para esta compra.

La justificación fue que, “por razón del monto de la adquisición, arrendamiento o servicio, resultase inconveniente llevar a cabo el procedimiento de licitación pública por el costo que represente, podrán celebrarse contratos sin ajustarse a dicho procedimiento siempre que el monto de la operación no exceda de los límites de los montos máximos establecidos en el presupuesto de egresos”.

No obstante, se trató de un monto estratosférico, superior a los 25 millones de pesos por adjudicación directa a favor de uno de los empresarios más cercanos al gobernante Mauricio Vila Dosal.

Y es que detrás de la empresa Be Gan S.A. de C.V. se encuentra una de las familias más privilegiadas en la entidad; Daniel Ernesto Rodríguez Gasque es hijo de Ernesto Rodríguez Ricalde, uno de los principales empresarios de autotransportes en la entidad, dueño de la Agencia de Tractocamiones Shacman del Sureste y de la Empresa Transpeninsular, las cuales tienen nexos con el gobierno panista en todo lo relativo a vehículos pesados y camiones.

Es justo este programa de entrega de sacos de maíz el que ha sido utilizado por el gobierno estatal panista para manipular a la población de zonas marginadas, en donde han surgido denuncias de coacción del voto al condicionar este apoyo social, precisamente durante las elecciones de 2021 en el municipio de Temozón, funcionarios de secretario Jorge André Díaz Loeza fueron señalados inducir la compra de votos mediante los programas de la Secretaría de Desarrollo Rural.

De acuerdo con las denuncias hechas por pobladores en su momento, estaban siendo presionados para votar a favor del PAN justo durante la entrega de apoyos al campo por parte de Sader, programas sociales en los cuales se piden las credenciales de elector.

Todo ello quedó en la impunidad por parte del gobierno de Mauricio Vila, quien presume apoyar a la población, pero en realidad con sus programas sociales sólo se dedican a traspasar el dinero público a manos de los empresarios más privilegiados de la entidad.

Las compras multimillonarias de sacos de maíz se realizan con dinero público, el cual se usa supuestamente para reactivar la economía del estado, pero los millones de pesos terminan repartidos entre los mismos potentados de siempre, quienes no se despegan del panismo yucateco pues saben que ahí están los jugosos negocios. El gobierno panista de Mauricio Vila sólo se ha dedicado a jugar con la pobreza de los habitantes, y especialmente con las necesidades de los campesinos, pero principalmente a hacer negocios, no da un paso en falso, detractores del propio gobierno estatal dicen desde las entrañas del Ejecutivo que: “donde hay dinero, están los apoyos”, claro que esta frase se entiende como se lee.

Artículo anterior
Artículo siguiente