----------

― Advertisement ―

DIGNA OCHOA: EL SUICIDIO CONVERTIDO EN “CRIMEN DE ESTADO” 

El intento incesante de convertir en “crímenes de Estado” todas las muertes sospechosas que se puedan atribuir al gobierno en México

LA CRISIS DE LA GASOLINA

EL CAPO IMPUNE

*El presunto capo Álvaro Sánchez, conocido como “El Tartamudo”, opera en el estado de Veracruz desde hace tres años. Cuenta con un rancho en Oluta, cerca del municipio de Acayucan, que cuenta con pista de aterrizaje y helipuerto

*En los reportes de inteligencia de las autoridades del Estado de México se refieren a Álvaro Sánchez como cabeza de “una célula dedicada al tráfico de drogas”, pero en el organigrama criminal que presenta se da cuenta de que lo que encabeza el llamado “Tartamudo” es un verdadero cártel

*Lo peor es que vive en completa impunidad, pues con cañonazos de dinero ha comprado a la Policía Ministerial y a altos funcionarios de la Fiscalía de Veracruz que, por cierto, está sumida en el desprestigio

Ricardo Ravelo/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Cuarta y última parte)

Veracruz.- El presunto capo Álvaro Sánchez, conocido como “El Tartamudo”, opera en el estado de Veracruz desde hace tres años. Cuenta con un rancho en Oluta, cerca del municipio de Acayucan, que cuenta con pista de aterrizaje y helipuerto. Además, lugareños consultados afirman que también dispone de bodegas para almacenar drogas. Ante esto, las autoridades de Veracruz han cerrado los ojos, a pesar de que el gobernador, Cuitláhuac García, sostiene que su gobierno no tolera la delincuencia organizada.

En los reportes de inteligencia de las autoridades del Estado de México se refieren a Álvaro Sánchez como cabeza de “una célula dedicada al tráfico de drogas”, pero en el organigrama criminal que presenta se da cuenta de que lo que encabeza el llamado “Tartamudo” es un verdadero cártel.

Se trata de toda una empresa —o varias— integradas por familiares, en su mayoría, que aparecen en redes sociales presumiendo ropa cara, autos de lujo y exhibiéndose en fiestas con grupos musicales famosos.

El cártel que desde el Estado de México dirige Álvaro Sánchez, alias “La Tía” o “El Tartamudo” está integrado por varias piezas, entre otras, Gustavo Ortiz, “El Lobo”, y Orfelina Rebollar Castelán.

Al mando, pero en segunda posición, figura Lorenzo Sánchez Sánchez, hermano de Álvaro Sánchez; se le conoce en el hampa como “El Señor de los caballos”. Debajo de Lorenzo Sánchez hay una lista de nueve operadores: Juan Carlos Cienfuegos Vera, Felipe Valero, Sergio Macedo, David Valero, Alexander León, Luis Alberto Benítez, José Manuel Benítez, Óscar Vallejo y Mónica Luna Ángeles.

La organización cuenta con amplios contactos en Centro y Sudamérica para enganchar droga; también dispone de una red de distribución en Estados Unidos para el envío de dinero conformada por nueve personas. Algunos nombres: Dexi Jiménez, Santa Guadalupe Guevara, Moisés Jiménez, entre otros que han sido identificados por las autoridades del Estado de México y la FGR.

Los informes refieren que la organización criminal cuenta con contactos en Honduras, de donde se abastecen de droga. La red también la componen nueve operadores.

El cártel dispone de hoteles, restaurantes, bodegas, red de transporte y, según las investigaciones, el jefe del grupo introduce la droga por Tapachula, Chiapas.

Desde hace unos tres años este capo, que extrañamente ha pasado desapercibido por las autoridades –se sabe que la Fiscalía de Veracruz está comprada— opera desde Oluta, pero en todo el sur de Veracruz cuenta con propiedades: ranchos y casas, y dispone de amplia red de operadores para la recepción de cargamentos de droga.

Se afirma que suele llegar en aviones privados y helicópteros, pues sus ranchos cuentan con pistas de aterrizajes y helipuertos. Y lo peor es que vive en completa impunidad, pues con cañonazos de dinero ha comprado a la Policía Ministerial y a altos funcionarios de la Fiscalía de Veracruz que, por cierto, está sumida en el desprestigio.

Así florece el narco en Veracruz.