Nacionales

EL MAMITO”: ALCANZÓ PODER Y NOTORIEDAD CON LOS ZETAS

Jesús Enrique Rejón Aguilar, “El Mamito”, llegó a ser el tercer mando en el escalafón de Los Zetas. Diestro en el manejo de armamento de alto poder, un día planeó la fuga de Osiel Cárdenas Guillén del penal del Altiplano

Ricardo Ravelo/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Primera de tres partes)

Ciudad de México.- Experto en el manejo de armamento del alto poder, combatiente del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas en 1994 –cuando dicho grupo guerrillero hizo su aparición Pública –Jesús Enrique Rejón Aguilar, conocido como “El Mamito”, alcanzó poder y notoriedad como miembro de Los Zetas, donde llegó a ser el tercer mando de ese grupo criminal.

Oriundo de Campeche, Rejón Aguilar ingresó a las filas del Ejército Mexicano en 1993 y en 1999 causó baja porque ya no se presentó a sus tareas. Fue entonces cuando Arturo Guzmán Decenas –El Z.1 –lo invitó a sumarse a la lista de catorce militares que, por aquel entonces, conformaban el primer bloque del llamado Ejército del Narco.

Una de sus primeras tareas dentro de Los Zetas fue hacerse cargo del resguardo de las casas de seguridad de Osiel Cárdenas. En realidad, el entonces jefe del cártel del Golfo tenía varias residencias, conocidas como “punto uno”, “punto dos” y así sucesivamente. En dichas casas se resguardaban algunos miembros del cártel, el propio Osiel Cárdenas dormía en una casa distinta cada noche. También servían de bodegas para almacenar armamento y drogas.

Más adelante, conforme le fueron tomando confianza, Rejón Aguilar fue considerado para hacerse cargo de la familia de Cárdenas Guillén.

El famoso “Mamito” era diestro es varias disciplinas.  Era un militar especializado en el manejo de explosivos, francotirador, capacitado en asaltar edificios y estaba entrenado también para planear despliegues rápidos por tierra, mar y aire.

Era el responsable de la célula de Los Zetas en San Luis Potosí y Zacatecas, bastiones importantes del grupo criminal.

En febrero de 2010, e diario “The Herald”, editado en Brownsville, Texas, publicó una información que implicó a la célula de Los Zetas, encabezada por Rejón Aguilar, en el asesinato de Jaime Zapata, agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

En julio de 2011, la DEA le puso precio a su cabeza: ofrecía 5 millones de dólares por información que condujera a su localización y captura. Y es que Rejón Aguilar y sus hombres atacaron un convoy. Había ordenado asesinar a sus tripulantes, a quienes confundió con narcotraficantes, cuando en realidad se trataba de una camioneta blindada donde viajaban agentes del Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, quienes realizaban un recorrido por San  Luis Potosí, plaza de “El Mamito”.

Tras el ataque armado, Rejón Aguilar fue señalado inmediatamente como el autor del atentado.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba