Narcotráfico

“EL MENCHO”, NUEVO DUEÑO DE BAJA CALIFORNIA 

  • A base de terror y muertes, el Cártel Jalisco Nueva Generación sentó sus reales en Baja California, luego de desplazar al Cártel de Sinaloa y los restos de la organización Beltrán Leyva. Asociado con el Cártel de Tijuana, el CJNG ejerce su poder a base de miedo, muertes, levantones, secuestros, balaceras y el terrorismo, el cual ejerce a través de las redes sociales
  • Así, Nemesio Oseguera ya es el capo con más dominio territorial: Tiene presencia a lo largo y ancho de más de seis mil kilómetros, donde explota tanto la venta de drogas como el huachicol, uno de sus negocios más boyantes

Ricardo Ravelo/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Primera de cinco partes)

Ciudad de México.- El Cártel Jalisco Nueva Generación sigue ganando territorios: Ahora se enfrenta a los cárteles de Sinaloa y lo que queda de la estructura Beltrán Leyva con el objeto de apoderarse de Baja California, particularmente la ciudad de Tijuana, una de las más importantes en el tráfico de drogas hacia Estados Unidos.

A base de violencia –balaceras, levantones, asesinatos y un uso permanente del terror en redes sociales– la organización que encabeza Nemesio Oseguera ejerce un dominio en ese Estado fronterizo: Asociado con el Cártel de Tijuana, el grupo criminal pretende apoderarse del control del litoral y principales rutas para convertirse en el cártel más dominante en el país, pues tiene gran hegemonía y la ejerce desde Quintana Roo hasta Baja California.

En más de seis mil kilómetros del territorio mexicano, el CJNG explota el tráfico de drogas, secuestros, levantones, cobro de piso, explotación de recursos naturales, así como la comercialización del combustible robado en las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El cártel que dirige el “Mencho” conoce como pocos, el atlas de toda la red de ductos por donde Pemex mueve sus gasolinas y diésel. Con un ejército de sicarios, el CJNG explota esos recursos y los comercializa con los propios franquiciatarios de la paraestatal que son dueños de gasolineras.

EL INSTRUMENTO DEL TERROR

La ciudad fronteriza de Tijuana vivió momentos de terror cuando el Cártel Jalisco Nueva Generación desató balaceras, incendió camiones, instalaciones, vehículos particulares y decenas de tiendas de autoservicio, entre otras, las de Oxxo, propiedad de la empresa Femsa, propietaria de Coca Cola.

Las acciones violentas ocurrieron después de que en Jalisco y Guanajuato realizaron acciones parecidas luego de que efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) frustraron una cumbre de capos que se llevaba a cabo –o estaba por iniciar– en una demarcación de Jalisco.

Sicarios del CJNG provocaron incendios de automóviles, camiones y aplicaron su táctica principal: Los narcobloqueos para impedir que los refuerzos policíacos se movilizaran.

De acuerdo con informes consultados, estas reacciones del CJNG ocurrieron después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que la Guardia Nacional (GN) pasará a manos de la Sedena.

De inmediato se dispuso que la GN se movilizara en los Estados en crisis y reforzaran otras entidades en riesgo por la violencia del crimen organizado.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba