Portada

EL ZAR DE LA GASOLINA

  • Bajo la gestión de Mauricio Sauri Vivas como secretario de Salud de Yucatán, la empresa Megasur, de Mario Medina Peniche, se ha ganado cerca de 60 millones de pesos en vales para gasolina de altos funcionarios.
  • Los servidores públicos de los Servicios de Salud de Yucatán borraron contratos de la adquisición de tarjetas electrónicas con montos de hasta 24 millones de pesos.
  • Abusan del decreto presidencial con motivo de la pandemia y realizan licitaciones con el mismo ganador durante los últimos tres años.

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- Mario Medina Peniche, el socio gasolinero del titular de los Servicios de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas, ha sido el ganador de seis licitaciones (que han resultado adjudicaciones directas), para vender tarjetas y vales para que los funcionarios adquieran combustible.

Con los seis contratos de licitación pública –en los que no se especificó la cantidad de combustible entregado–, el empresario Mario Medina Peniche obtuvo un total de 57 millones 843 mil 352.07 pesos.

El 29 de marzo de 2021, Megasur ganó, como en todas las licitaciones de combustible en los Servicios de Salud de Yucatán, el contrato número LA-931007985-E9-2021-II.

De acuerdo con lo reportado en el documento, la dependencia de Salud pagó 13 millones 375 mil pesos por el abasto de combustible, dispersado mediante “tarjetas electrónicas y/o vales de combustible”, que se destinaron en los vehículos y maquinarias de los servidores públicos del Sector Salud.

Como en todas sus compras, no se precisó cuántos litros se incluyó en el pago millonario, y únicamente se dijo que el proveedor debía suministrar combustible tipo: menos de 92 octanos, igual o mayor a 92 octanos y Diésel a través de tarjetas electrónicas con código de barra.

Asimismo, para los festejos navideños de 2021, la corrupta gestión de Mauricio Sauri Vivas al frente de los Servicios de Salud de Yucatán, otorgó un contrato mediante un concurso amañado, con valor de 4.1 millones de pesos para el abasto de combustible, con la empresa de Mario Medina Peniche, quien le tuvo que devolver medio millón de pesos en efectivo para pagar el favor.

A pesar que la SSY emite una convocatoria pública, en los últimos tres años siempre se ha beneficiado a la empresa Megasur, S.A. de C.V., lo que exhibe una colusión entre la dependencia y el empresario gasolinero.

El primero de diciembre de 2021, el cuestionable funcionario firmó el contrato abierto para la adquisición de tarjetas electrónicas y vales de combustible para los vehículos y maquinaria que utiliza el personal de Servicios de Salud de Yucatán.

Por ende, al administrador único de Megasur se le asignó un presupuesto por cuatro millones 137 mil 931.03 pesos, el cual, tuvo vigencia del primero de diciembre al 31 de diciembre de 2021.

La adjudicación del contrato origen se realizó a través del procedimiento de licitación pública nacional presencial número SSY-LP-YUC-RM-Tarjetas electrónicas y/o vales de combustible-11/21, a través de la cual, Sauri Vivas violó la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Prestación de Servicios Relacionados con Bienes Muebles del Estado de Yucatán.

Previamente, en 2020, Sauri se aprovechó de que el Presidente de México había emitido un decreto para que las dependencias públicas pudieran adquirir material para enfrentar el coronavirus sin necesidad de concursos de licitación.

Con dicho antecedente, el funcionario justificó la compra de combustible como medida sanitaria urgente por un total de 11 millones de pesos para el combustible que se entregó entre abril y julio de 2020; para evitar las críticas, Sauri omitió dar detalles de la cantidad de gasolina que se adquirió con el argumento de “medida para cortar la transmisión de la pandemia”.

Luego, el 20 de marzo de 2020, Sauri Vivas firmó el contrato abierto para la adquisición de tarjetas electrónicas y/o vales de combustible para los vehículos de la SSY, junto con el representante legal de la empresa Megasur, S.A. de C.V., Pedro Pablo Aké Canché.

La vigencia del contrato fue del primero de abril al 31 de julio de 2020, cuyo proveedor tenía la obligación de emitir una factura mensual, pero el funcionario niega la información correspondiente.

Irónicamente, el servicio se brindó durante el período de la interrupción temporal de la actividad escolar, laboral y recreativa, así como la movilidad en el espacio público, por lo que fueron pocas las unidades de la dependencia las que se utilizaron en la entidad.

Para empeorar su escasa transparencia con el recurso público, el 30 de abril de 2019, la Secretaría de Salud del estado dio a su proveedor consentido el contrato SSY-LP-YUC-RM-07/2019-II para entregar combustible a los funcionarios cercanos al secretario Sauri.

En el apartado de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) se eliminó el contrato público y únicamente se anexó el objeto del contrato: “Relativa al contrato abierto para la adquisición de tarjetas electrónicas y/o vales de combustible para los vehículos de los Servicios de Salud de Yucatán”, por un total de 24 millones de pesos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba