----------

― Advertisement ―

EJIDATARIOS DE CHABLEKAL EN CONTRA DE EXPROPIACIÓN DE DZIBICHALTÚN

Redacción/Sol Yucatán Mérida.-Ejidatarios de Chablekal bloquearon la zona arqueológica de Dzibichaltún a manera de presión, ya que pretenden la expropiación del lugar. Manuel Abán Can, comisario...

MULTIMILLONARIO ROBO

EN HONOR AL PAPA JUAN PABLO II

InicioLocalesEN HONOR AL PAPA JUAN PABLO II

Guillermo Medina/Sol Yucatán.

El convento de San Antonio de Padua, ubicado en la ciudad de Izamal cuenta con un mítico museo en conmemoración a la visita del Papa Juan Pablo II en el año 1992. La entrada a este se encuentra a un costado de la puerta principal de la iglesia y tiene un costo de 5 pesos, para un recorrido guiado por las salas de este lugar.

En este pequeño museo se pueden encontrar una variedad de piezas religiosas y emblemáticas de la visita del Papa al santuario de la Señora de Izamal. Una de las piezas más importantes del lugar es el reclinatorio y la silla que utilizó Juan Pablo II durante su visita. Estás piezas se mantienen exhibidas acompañadas de fotografías, en las cuales se aprecia al Papa utilizándolas.

En la exhibición también se pueden encontrar los accesorios que utilizó la Virgen de la Inmaculada en la visita del pontífice, además de un libro de registro en la cual se encuentra la firma del Papa Juan Pablo II.

Además, en su interior, se pueden encontrar vitrinas en las cuales se exhiben algunos de los vestidos que ha utilizado la Virgen a lo largo de los años, incluso, algunos fueron creados por diseñadores de renombre. Está vitrina sufrió un pequeño percance cuando una pareja de turistas comenzó una pelea en el interior del museo y uno de ellos golpeó el ventanal. A consecuencias de eso, fueron remetidos a las autoridades correspondientes para efectuar el pago de los daños y recibir el castigo correspondiente.

Desde entonces los recorridos guiados son en grupos pequeños de menos de 10 personas para evitar cualquier tipo de acciones mal intencionadas en contra del recinto. Ya que de no encontrar a algún responsable por cualquier tipo de daño al lugar estos gastos deberán de ser cubiertos por los guías que se encargan de las visitas. El museo abrió sus puertas, luego de que los visitantes del convento comenzarán a preguntar con frecuencia como podrían ver los accesorios que utilizó el Papá Juan Pablo II durante su visita. Desde entonces, lo que fungía como un salón de clases para los franciscanos, se adapto al museo que conocemos en la actualidad.

Artículo anterior
Artículo siguiente