NarcotráficoReportajes Especiales

ENEDINA, LA NUEVA LÍDER

  • Con la detención y muerte de los otros cabecillas se quedó al frente de los negocios, los cuales no se sabe a con seguridad la clave de su éxito si solamente se da por su belleza o su inteligencia para formar alianzas y generar ganancias
  • Política de López Obrador solamente sirve para que los criminales se burlen de las instituciones encargadas de la seguridad al no permitirles actuar de forma frontal y obligándoles a la inacción

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

(Quinta y última parte)

Ciudad de México.- Para la DEA, la jefa del Cártel de Tijuana es Enedina Arellano Félix, impune hasta la fecha. En el año 2002 fue sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, al ser incluida en la lista de líderes de organizaciones criminales y prohibir hacer negocios con ella. Por ello, sus cuentas fueron congeladas y varias empresas suspendieron sus actividades, al menos por un tiempo.

En julio de 2015, la revista Time se ocupó de su perfil. Al describir su forma de ser, la prestigiada publicación indicó que “es menos asidua a las fiestas, sin conducta de asesino sádico (a diferencia) de sus hermanos” y en ella se destaca “un perfil de negocios que pudiera ser la clave de su éxito”.

El texto de Time refiere una cita de Mike Vigil, exjefe de Operaciones Internacionales de la DEA, quien al referirse a Enedina Arellano dijo que ayudó a reducir la violencia al traer de vuelta el esquema tradicional de traficar drogas de México hacia Estados Unidos.

Explicó: “Ella no está interesada en provocar guerras, como sus hermanos lo hicieron en sus tiempos. (Ella) realiza alianzas y genera dinero. Su belleza quizá la ayudó a realizar pactos con poderosos narcotraficantes, como Joaquín “El Chapo” Guzmán”.

ALIANZAS POLÍTICAS Y CRIMINALES

Tras su arribo al poder 1 de diciembre de 2018, Andrés Manuel López Obrador encontró un escenario nacional plagado de criminalidad y violencia generada por quince cárteles bien cimentados en todo el territorio.

De acuerdo con los informes tanto de la DEA como de la PGR, dichas organizaciones criminales son las siguientes: Los cárteles del Golfo, Los Zetas; Tijuana, Juárez, Sinaloa, Cártel Jalisco Nueva Generación, Cártel de Los Rojos, Guerreros Unidos, Los Ardillos y el Cártel de la Sierra; los Beltrán Leyva, familia Díaz Parada (traficantes de mariguana en Oaxaca), los hermanos Valencia, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios.

De todas estas organizaciones derivan decenas de ramificaciones que, por separado, controlan amplias extensiones de territorios y han establecido alianzas –políticas y criminales– con autoridades municipales y estatales para mantenerse impunes y en constante expansión.

Estos cárteles ya no operan únicamente el tráfico de drogas, pues han diversificado sus actividades y las autoridades estadounidenses las describen como “más violentas y sanguinarias”, lo que explica el alto nivel de asesinatos, desapariciones y descuartizamientos que ocurren por todas partes.

Su poder se extiende a todo el territorio nacional, pero ahora tienen alianzas, al parecer bastante sólidas, con organizaciones de Colombia, Panamá, Costa Rica y Guatemala.

GOBIERNO PACTA CON DELINCUENTES

En suma, el narco mexicano ya es internacional y por ello difícil de erradicar. De ahí que a López Obrador parece no quedarle otra salida más que la negociación con el crimen organizado, pues el Estado mexicano carece de estrategia y no tiene instrumentos de combate.

De hecho, el Gobierno de López Obrador ya empezó a negociar con el crimen organizado y grupos armados de Guerrero, Michoacán y Tamaulipas, de acuerdo con una declaración que la semana pasada hizo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Sin embargo, el presidente López Obrador desmintió a Sánchez Cordero y dijo que su gobierno no negocia ni pacta con criminales.

 “El Estado tiene la responsabilidad de garantizar la tranquilidad del país”, dijo el Presidente.

Sin embargo, el territorio sigue violentado por el crimen organizado, pues López Obrador no quiere usar la represión como vía para enfrentar a los cárteles: Su política se basa, dice, en atender las causas que originan la criminalidad, pero pese a la puesta en marcha de los programas sociales –una medida que según el frenará la violencia– el país sigue incendiado por la violencia criminal.

Así, el crimen organizado no sólo sigue intocado en los tres años de gobierno de López Obrador, sino que, al no ser combatido, los cárteles continúan en abierta expansión.

El mandatario, quien se comprometió a “pacificar el país” tras tomar posesión como Presidente, en diciembre de 2018, no ha podido poner fin a la violencia que azota al país, por el contrario, las matanzas continúan por todas partes.

Una realidad se impone: No hay autoridad ante el crimen.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba