----------

― Advertisement ―

CECILIA, TRÁFICO DE INFLUENCIAS

La virtual candidata del PAN a la alcaldía de Mérida es dueña de numerosas concesiones de taxis, tanto convencionales y de plataforma.También es propietaria...

CORRUPCIÓN QUÍMICA

ESCÁNDALO SACUDE CLUB ROTARIO

InicioLocalesESCÁNDALO SACUDE CLUB ROTARIO
  • Acusan a directivos de ser machistas, misóginos, actos de discriminación hacia las mujeres y amenazas de muerte a las que reclaman transparencia de los subsidios que reciben
  • La ex presidenta del club asegura que la transparencia es inexistente, ya que que un grupo selecto de hombres tiene todo el control, tanto de las cuotas de los socios como de las contribuciones y donaciones para el apoyo social

Redacción / Sol Yucatán

Mérida.– El Club Rotario Mérida Itzaes está involucrado en un grave escándalo por la denuncia de desvíos de recursos económicos que debieran ser destinados para apoyar el desarrollo de la sociedad y de sus habitantes, pero el dinero que reciben es usado para la proyección política-electoral de los amigos políticos de los miembros de la institución.

Denuncian casos tan deleznables, como el hecho de que los apoyos se utilicen con fines electorales para promover las carreras políticas de integrantes del Mérida Itzaes, como Celia Rivas Rodríguez, actual presidenta, o para impulsar a políticos «amigos» de los directivos, como Liborio Vidal (aspirante a la gubernatura), con la entrega de sillas de ruedas y otros apoyos sociales

La renuncia de dos mujeres al Club Rotario Mérida Itzaes exhibió el escándalo en donde directivos han sido señalados de ser machistas, misóginos y de cometer actos de discriminación hacia las mujeres.

A la par de estas acusaciones destacan supuestas amenazas de muerte tras denunciar la poca transparencia respecto a la administración de los recursos y la falta de acceso a la información.

En este Club hay falta de transparencia y rendición de cuentas sobre el ejercicio de los recursos obtenidos de subvenciones, mismas que solo este “Consejo” tiene permitido gestionar

David González, fundador del club Mérida Itzaez, Igor Peniche, Mario Camargo y Germán Rodríguez son señalados de reaccionar mediante acciones groseras y amenazantes tras la exigencia del rendimiento justo de cuentas entorno a las actividades de la organización.

Lo más preocupante es que en vez de dirigir los esfuerzos para influir en la solución de los principales problemas de la sociedad, los apoyos se usan con fines electorales para la proyección política de miembros como la actual presidenta, Celia Rivas Rodríguez, o para apoyar a personajes a la organización amigos de políticos

Las denunciantes aseguran que en el seno de la organización existe la simulación de aparentemente aceptar a las mujeres para posteriormente manipularlas y aprovecharse de la situación, evitando que estén en total libertad de tomar decisiones, con lo que se violenta la equidad de género, por lo tanto no existe una igualdad real sino simulada. Es de resaltar que este no es el primer caso de mujeres que se han dado de baja del organismo debido a estas actitudes al interior del club.

Una de las que renunciaron y que fuera presidenta del club, señaló que pensaron mucho en denunciar por temor a represalias, dada la agresividad con las que las han tratado. Incluso después de haberse retirado, la denunciante asegura haber sido víctima de amenazas y abusos.

La denunciante asegura que en reuniones era víctima de violencia comunitaria de parte de hombres, que la amedrentaban con palabras peyorativas para imponer sus criterios con los que no estaba de acuerdo y para que no pueda tomar sus propias decisiones.

Algunos de los integrantes de este grupo realizaron llamadas a varios socios con la intención de desprestigiarla haciendo diversas llamadas telefónicas.

La agredida argumenta que el engaño, la vejación y el trato misógino y narcisista no se necesitaban para resolver diferencias de pensamiento y de criterios.

En cuanto a la transparencia y claridad respecto a los recursos económicos, la ex presidenta del club asegura que es inexistente, que el grupo selecto de hombres al cual se refiere tiene todo el control, tanto de las cuotas de los socios como de las contribuciones y donaciones para el apoyo social.

Cabe mencionar que de este manejo de recursos no se presentaba ningún informe detallado de para que se utilizó el dinero, lo que causa mucha sospecha tomando en cuenta el verdadero sentido que tiene la existencia del organismo.

Por ejemplo, se ofreció un informe cualitativo y no cuantitativo y se dijo que toda la información estaba en la página de My Rotary, varios de los socios interesados en el tema investigaron sin encontrar nada y en el caso de la subvención de microcréditos fue algo similar.

Durante el tiempo que fuimos socias nunca se ofreció un informe financiero sobre el ejercicio de los recursos obtenidos por las subvenciones, se hablaba en la sesiones de ellas, se decía que se había beneficiado a ciertas comunidades, pero nunca a quiénes, a cuántos, a quiénes se le habia comprado ni a quiénes se había contratado, además era un tabú preguntarlo. Junto con otros socios preguntamos sobre el uso de esos recursos de la subvención de salud del COVID-19, operado en Mérida, y del agua para Oaxaca y Chiapas, recibimos insultos muy despectivos. Finalmente se ofreció un informe cualitativo y no cuantitativo y se nos dijo que toda la información estaba en la pagina de My Rotary, varios de los socios interesados en el tema investigaron sin encontrar nada a la vista. En el caso de la subvención de microcréditos fue algo similar.

Es importante mencionar que uno de los integrantes del “Consejo” y que manejó los recursos de la subvención de salud discrecionalmente a su favor, es la misma que amenazó de muerte a la socia que se dio de baja

En una carta que dirigen a la actual presidenta de Rotary Internacional, Jennifer E. Jones, las denunciantes exponen que decidieron renunciar y enterar a Rotary Internacional, porque no es posible que existan clubes dentro de Rotary que simulen aceptar a las mujeres solamente para que después puedan manipularlas a su antojo y conveniensa con la única finalidad de aumentar su membresía o en el peor de los casos hacerse “muy amigos” o relacionarse sentimentalmente con algunas de ellas, pero de acuerdo con sus tendencias misóginas, sin derecho a pensar ni a tomar decisiones.

Artículo anterior
Artículo siguiente