Portada

EX ALCALDE CORRUPTO

  • Benefició a la empresa “Tubos y Mangueras Flexibles del Sureste” por sobre otras tres empresas. Mientras tanto, más de dos mil habitantes viven en condiciones precarias sin luz ni agua y el alcalde Alfredo Fernández Arceo les niega la ayuda

Redacción/Sol Yucatán

Motul.- En contubernio, el hoy ex alcalde de Motul, Roger Rafael Aguilar Arroyo y el empresario Alfonso G. Cantón Cetina, desviaron recursos en 2019 durante las obras realizadas en la escuela primaria “Nicolás Bravo”, donde se invirtieron 1.4 millones de pesos.

Con base en el contrato de obra número MMY-FISM-LP-011-2019, fue una licitación pública, pero fue evidente el favoritismo a favor del propietario de la empresa “Corporativo Oce del Sureste”, Sociedad Anónima de Capital Variable, a quien se le asignó un techo financiero de un millón 404 mil 343.49 pesos.

Por ende, para la “Construcción de techado en áreas de impartición de educación física”, en el plantel ubicado en la calle 43 número 300 entre 24 y 26 de Motul, fue notable la violación a la Ley de Obra Pública y Servicios Conexos del Estado de Yucatán y su reglamento, para la contratación y ejecución del proyecto.

El costo total del trabajo fue financiado con recursos provenientes del Ramo 33, en su vertiente Fondo para la Infraestructura Social Municipal, recurso que de acuerdo con la normatividad fueron administrados y ejercidos por el gobierno municipal.

El plazo de ejecución fue de 50 días naturales, por lo que la labor inició el 12 de septiembre y concluyó el 31 de octubre de 2019.

En un principio, la comuna entregó al empresario un anticipo del 30 por ciento, equivalente a 421 mil pesos, para que el contratista realice en el sitio la construcción de sus oficinas, almacenes, bodegas e instalaciones, así como para el traslado de maquinaria y equipo de construcción.

El respectivo contrato fue firmado el 11 de septiembre de 2019, y el edil estampó su firma junto con la del secretario municipal, Reinaldo Luis Canul y Guerra, además de Cantón Cetina, en su calidad de administrador único de la respectiva iniciativa privada.

Cabe destacar que Aguilar Arroyo (a) “El Zorro”, fue el presidente municipal más polémico del trienio 2018-2021, pues públicamente se enfrentó contra varios ediles, en especial, el alcalde de Telchac Pueblo, a quien acusó de tirar “material radiactivo” en Motul.

De igual forma, el también empresario pretendió imponer un toque de queda en el municipio, en 2020, a consecuencia de la presencia del Covid-19 e intentó negar el acceso a personas que no vivieran en esta población.

Incluso, fue encarcelado durante su campaña como candidato a la alcaldía por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En 2018, fue detenido y enviado al penal, acusado de los delitos de robo calificado cometido con violencia, daño en propiedad ajena y lesiones, por supuestamente agredir a uno de sus ex trabajadores al que atacó para quitarle el dinero de su liquidación.

En cumplimiento de una orden de aprehensión, el político fue detenido por orden del Juez Cuarto Penal, Jorge Andrés Vázquez Juan, luego de ser denunciado por Pedro Damiano Estrella Dzul.
De acuerdo con la información proporcionada, Aguilar Arroyo fue demandado en 2010 por este trabajador, por despido injustificado, luego de laborar durante 15 años en la empresa de renta de mesas y sillas “Banquetes As”.

Durante una audiencia ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, el empresario le ofreció como finiquito hasta tres mil pesos, pero, no se llegó a un pronto arreglo y al final el arreglo llegó a los 12 mil pesos.
Las partes firmaron de conformidad el 31 de marzo de 2010, y en el acuerdo indicaban que nadie debía nada a nadie.

Sin embargo, ese mismo día, mientras Pedro Damiano trabajaba en el paradero de combis de Motul, llegó su ex patrón para reclamarle tres mil pesos por concepto de Seguro Social, cosa que el otro rechazó.
Al ver que su ex empleado tenía sobre un vehículo dos celulares, los tomó y destrozó en el suelo, para luego darle de puñetazos y quitarle los 12 mil pesos que le había pagado por concepto de liquidación.

Por ende, el agresivo sujeto fue detenido y trasladado al Centro de Reinserción Social (Cereso), de donde salió luego de pagar la respectiva multa.

Ya como presidente municipal, nuevamente fue denunciado penalmente, en esta ocasión, por la regidora Yaline Campos Pech, quien fue víctima de violencia política y de agresiones de parte del alcalde, quien la “bloqueó” y la ha agredido físicamente.

El polémico caso llegó al Congreso del Estado, donde la afectada expuso que desde meses atrás solicitó información respecto a unas obras “irregulares”, sin embargo, los datos le son negados en reiteradas ocasiones.

Incluso, por instrucción directa de Aguilar Arroyo, le prohibieron el acceso al Palacio Municipal, en especial al Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, en donde le informaban de subsidios “dudosos”.

Ella, desde meses atrás, ha cuestionado presuntos desvíos de parte del edil, la adquisición de un vehículo de segunda mano, la construcción de una clínica pre hospitalaria en un terreno de la familia del alcalde, y el dinero que se invirtió en unas calles recién pavimentadas que ya presentan daños. En todas las solicitudes ha tenido una respuesta nula.

El 20 de noviembre de 2020, en una sesión de Cabildo, la regidora intentó exponer su inconformidad respecto a la Cuenta Pública, sin embargo, a pesar de la insistencia, nunca se le permitió el uso de la voz, bajo argumentos que no se encuentran en la Ley de Gobierno de los Municipios del Estado de Yucatán. Lo que evidencia una clara violación a sus derechos como servidora pública.

Al ver la negativa, al finalizar la sesión Campos Pech comenzó a hablar en voz alta y a exponer una serie de cuestionamientos, sin embargo, el alcalde se paró de su lugar, y dijo que no quería escucharla, seguidamente otros regidores (hombres) hicieron lo mismo y se salieron de la sala.

Ese mismo día, otro regidor videograbó aquel momento, sin embargo, el alcalde, apareció nuevamente y agredió físicamente a su compañero que documentaba los hechos a través de su cámara.
Luego de un momento de forcejeos, Campos Pech intentó grabar la situación, pero Roger Aguilar y otro regidor la empujaron con fuerza contra un escritorio.

En esa ocasión, la hoy ex diputada de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano, Milagros Romero Bastarrachea, lamentó la situación, y dijo que es imperdonable la actitud y conductas machistas, misóginas y violentas de Roger Aguilar.

Agregó que el edil, no solo ha sido señalado por haberse enriquecido rápidamente, por hacer obra pública en terrenos de la esposa, por construir una mansión en tierras ejidales, por ahuyentar a balazos a quien protesta, sino además, ahora se sabe que es un funcionario machista, que impide el trabajo de sus compañeras.

“A todas las regidoras yucatecas, les pido que no callen la violencia de parte de sus compañeros. Los tiempos están cambiando, entre nosotras, sin importar el partido o ideología nos defenderemos, y no nos quedaremos de brazos cruzados”, advirtió.

Dijo que todos los días se escucha sobre casos de violencia, de feminicidios, de violaciones, de mujeres desaparecidas, y no es posible que las autoridades, como Roger Aguilar, que están para resolver estos problemas, sean los principales agresores en las comunidades.

Por último, expuso que el caso de la regidora, Yaline Campos Pech, debe ser investigado y visibilizado. Y a solicitud de ella, las autoridades deben brindar medidas cautelares, pues teme que por levantar la voz, el alcalde podría tomar represalias en su contra.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba