LocalesPortada

“EXPEDIENTE SECRETO” DE AVIADORES EN SSY

  • Eulogio Piña Briceño como secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud ha entregado más de 20 bases laborales a familiares y amigos, en Centros de Salud y hospitales de la entidad

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El nepotismo y el amiguismo han caracterizado a Eulogio Piña Briceño como secretario general de la sección 67 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa), pues en el transcurso de su administración ha entregado más de 20 bases laborales a igual número de familiares, distribuidos en diversas oficinas, centros de salud y hospitales de la entidad.


Incluso, hasta su propio “amigo sentimental” ya está en la nómina de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), y para el colmo, en innumerables ocasiones tuvo que pagarle sus deudas, por ser ludópata y adicto a las drogas, bajo la amenaza de que en público lo exhibiría.


Lo peor de todo, sus “privilegiados” se aprovechan de la amistad del líder gremial para no trabajar, pues acuden a sus respectivos centros laborales sólo para dormir, otros acuden únicamente para checar y minutos después se retiran, entre otras irregularidades.


Sol Yucatán obtuvo el “expediente secreto” de Piña Briceño, en el cual está la lista de amigos y familiares a los que ha logrado entregar diversos puestos de trabajo.


Entre los familiares está Blanca Rosa y Patricia Gabriela Piña Berzunza, de apoyo administrativo A4 del Almacén Central y técnico en nutrición del Hospital General Escuela “Dr. Agustín O’Horán”, respectivamente; además de Roberto Yair y Javier Piña Villegas, apoyo administrativo A5 del Hospital Psiquiátrico “Yucatán” apoyo administrativo A3 del Centro de Salud de Kanasín.


María Irene y Carlos Antonio Piña Alberto, cirujano dentista del O’Horán y técnico radiólogo del Centro de Salud de Mérida; así como Yusif y Wilson Herbé Piña Ordaz, técnico en estadística en área médica y técnico e electrodiagnóstico del Laboratorio Estatal.


Asimismo está José Esteban Aldana Piña, técnico radiólogo del Centro de Salud de Kanasín; Johana Minelia Piña Puerto, apoyo administrativo A4 del Laboratorio Estatal; Leydi Noemí Sánchez Piña, apoyo administrativo A6 del Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescensio Rejón”, y Jorge Antonio Domínguez Piña, auxiliar de enfermería A del Centro de Salud de Kanasín.


De igual forma, los hermanos Shirley de Jesús, Georgina Vanessa, Jorge y Ángeles Ferral Piña, de trabajadora social del O’Horán, enfermera general titular C de la Dirección de Prevención y Desarrollo, verificador de Regulación Sanitaria, y cirujano dentista del Centro de Salud de Santa Rosa, respectivamente.


También colocó a las parejas de sus familiares, a quienes los basificó en la Jurisdicción Sanitaria número 1; en la dirección de administración y finanzas; Hospital Materno Infantil; Centro de Salud de San Ignacio, en Progreso, así como en el de Umán.


De acuerdo con la información proporcionada, Alejandro Solís Campos es uno de los beneficiados con una base de Químico «B», quien está en el turno vespertino y solo va a dormir al O’Horán, con la complacencia del director del nosocomio.

Alejandro Solís Campos


A pesar de que en numerosas ocasiones se le ha fotografiado mientras dormía, hasta el momento no hay castigo alguno para él.

LLUVIA DE ANOMALÍAS

A pesar de que la venta de plazas es un secreto a voces, los afectados no pueden interponer denuncia alguna cuando se comete alguna irregularidad, pues no hay documentos que comprueben el pago.


El más sonado de los casos es el de la enfermera a la que se le pidió dinero para meter a su hija, pero luego de entregar el monto correspondiente, desafortunadamente falleció.


Lo peor de todo, a la hija de la hoy occisa no le devuelven el dinero ni le dan el trabajo que dejó su mamá.
El chofer de Piña Briceño, quien se hace llamar el “Z”, acosó a una enfermera a la que le dijo que la llevaría a entregarle sus papeles al edificio del SNTSA, y bajo engaños se dirigió al anillo periférico, pero la muchacha se resistió antes de ingresar a un motel.


Ante el conflicto que se registró, el sujeto la bajó en pleno periférico, y la abandonó a su suerte, por lo que como pudo llegó a la sede del sindicato, ubicado frente al Hospital General Juárez” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Mientras que el caso más polémico es el de Erick Gamboa Moreno, quien es el amigo sentimental del líder gremial.
El beneficiado, como empleado ha dejado mucho que desear, ya fue removido en dos ocasiones, por faltista y conflictivo.


Piña Briceño siempre lo protege, por el amor que le tiene, y lo ha ayudado en múltiples ocasiones, ya que se ha presentado a laborar bajo los efectos de substancias tóxicas, etc.

El amigo de Eulogio Piña Briceño


Como oportunamente se publicó, los magistrados, legisladores y líderes sindicales fueron los más beneficiados por el Covid-19, entre ellos, el que más destacó fue el secretario general de la sección 67 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa), Eulogio Piña Briceño, quien supo lucrar con la muerte de los agremiados, cobrando hasta 200 mil pesos por la plaza del médico que falleció a consecuencia de la pandemia.
En el transcurso de los 20 meses de prevalencia del Covid-19 en la entidad, nunca realizó actividades para exigir al titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas, mejores condiciones para el personal del sector salud, ya sea intendentes, secretarias, enfermeras, trabajadores sociales, médicos, especialistas, etc.


Incluso, en numerosas ocasiones, los agremiados realizaron protestas para exigir mejores condiciones laborales ante la pandemia, pero nunca fueron atendidos como se merecen, e inminentemente, muchos resultaron infectados y para el colmo, algunos perdieron la vida.


De marzo de 2020 a la fecha, Piña Briceño solo ha tenido algunas actividades sindicales, buscando siempre su bienestar, para evitar el contagio, pero sobre todo, su comodidad, y en los actos que presidió, muchos de los asistentes pertenecen al “Olimpo”, al “Círculo Divino”, así como los familiares del líder gremial.
Incluso, recientemente se incorporaron los que pagaron por su reciente cambio, ya sea de clave o adscripción, cuyas cuotas son diversas, dependiendo del puesto, y la más onerosa son las bases para médicos, cuyo costo es de hasta 200 mil pesos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba