Portada

FRACASO TOTAL

  • El fracaso del proyecto del Campus de Escuelas Normales de Yucatán provocó que el gobierno del Estado tirara a la basura un monto por 14.5 millones de pesos, ya que sólo uno de los cuatro planteles está en funcionamiento
  • Y lo peor de todo, literalmente se construyó en terreno ajeno debido a la ineficiente labor del Ayuntamiento de Mérida al donar un espacio que le pertenece a la Central de Abastos de Mérida
  • Se trata de un negocio redituable de cerca de mil millones de pesos, pero los imprevistos lo ralentizaron

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El fracaso del proyecto del Campus de Escuelas Normales de Yucatán provocó que el gobierno del Estado tirara a la basura un monto por 14.5 millones de pesos, ya que sólo uno de los cuatro planteles está en funcionamiento, y lo peor de todo, literalmente se construyó en terreno ajeno debido a la ineficiente labor del Ayuntamiento de Mérida al donar un espacio que le pertenece a la Central de Abastos de Mérida.

Lo peor de todo, a la administración actual sólo le queda poco más de dos años y tres meses, además que el proceso legal para liberar el terreno apenas comenzó la semana pasada, y por lo tanto, no pueden construir en tanto concluya el litigio, incluso, hay un amparo emitido por el Juzgado Federal del Quinto Distrito.

El proyecto inició de manera paralela al ingreso del Covid-19 en Yucatán, por lo que empezó el derroche de recursos con tal de que dicho sueño se convirtiera en realidad, pues se trata de un negocio redituable de cerca de mil millones de pesos, pero los imprevistos lo ralentizaron.

De la noche a la mañana, el Gobierno del Estado decidió cambiar de sede a la Escuela Normal de Educación Primaria de Yucatán (Enepy) “Rodolfo Menéndez de la Peña”, por lo que le pidió al Ayuntamiento un terreno.

El edil, sin medir las consecuencias entregó un terreno de nueve hectáreas perteneciente a la Central de Abastos de Mérida, luego de corromper al hoy ex representante de la Unión de Mayoristas de la CAM, Paulino Hernández Herrera.

En tanto se realizaba la construcción del plantel, diversas dependencias efectuaban convenios y entregaban contratos a modo, todo ello, por un monto de 14 millones 554 mil 687.11 pesos.

Tan sólo el Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa de Yucatán (Idefey) erogó 13 millones 54 mil 687.11 pesos, mientras que el Instituto para la Construcción y Conservación de Obra Pública en Yucatán (Inccopy) gastó un millón 500 mil, para los proyectos de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (Segey) y de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies).

El 18 de noviembre de 2020, Vila Dosal supervisó los trabajos de construcción del Campus de las Escuelas de Educación Normal, obra que se encuentra dentro del Plan Estatal de Infraestructura para la Creación de Empleos y Apoyo a la Reactivación Económica.

El Campus albergaría a las Escuelas Normales de Educación Preescolar “Nelly Rosa Montes de Oca y Sabido”; de Educación Primaria “Rodolfo Menéndez de la Peña”; y Superior de Yucatán “Profesor Antonio Betancourt Pérez”, las cuales, en conjunto, cuentan con más de dos mil 500 alumnos.

En la Plataforma Nacional de Transparencia hay cinco documentos de la muestra parcial de los gastos efectuados para el desarrollo del proyecto, los cuales, fueron firmados en 2020 y en 2021.

El más oneroso fue el de la licitación pública nacional con número LA-931037999-E1-2021, relativa a la “Adquisición de Equipamiento e Inmobiliario para el nuevo Campus de Escuelas normales de Yucatán, con sede en Mérida, Yucatán”, cuya convocatoria se emitió el 19 de enero de 2021.

Sin especificar el número de licitantes, el proyecto se adjudicó al contratista Brick & Newman, Sociedad Anónima de Capital Variable, con domicilio fiscal en la avenida Atlacomulco, de la colonia Las Quintas, en Cuernavaca, Morelos, representada por María Esther Ramírez Vázquez.

El contrato se firmó el 3 de febrero de 2021, con vigencia hasta el 17 del mismo mes, para lo cual, el presupuesto asignado fue de cuatro millones 758 mil 964.68 pesos, con recursos federales,

En el documento no se especificó lo adquirido, en cuanto al equipo e inmobiliario, y mucho menos los costos.

OTRO MÁS

Anteriormente, el 28 de diciembre de 2020, el Idefey firmó el convenio para llevar a cabo la licitación, contratación, supervisión, ejecución y entrega-recepción de bienes, equipamiento y mobiliario para el nuevo campus de las Escuelas Normales con sede en Mérida.

Por ende, estableció un vínculo con la Escuela Normal de Educación Preescolar “Nelly Rosa Montes de Oca y Sabido”; La Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Educación Primaria “Rodolfo Menéndez De La Peña” y La Escuela Normal Superior de Yucatán “Profesor Antonio Betancourt Pérez”.

Con recursos propios, se fijó un monto por cuatro millones 761 mil 754.5 pesos, para la realización de los respectivos trabajos.

Asimismo, el 31 de diciembre de 2020, el director general del Inccopy, Roger José Echeverría Calero, y el titular del Siies, Bernardo Cisneros Buenfil, firmaron el convenio de coordinación “para la instalación de una red de voz y datos en el Campus de las Escuelas Normales con sede en Mérida, Yucatán”.

El presupuesto asignado fue de un millón 500 mil pesos, y hasta el momento no se presentan los resultados del convenio.

Posteriormente, el 28 de enero de 2021, el Idefey emitió la licitación pública nacional con número IDE-21-ADQ-LP-001, cuya convocatoria la ganó la empresa Proveedor KAF Suministros y Servicios, Sociedad de Responsabilidad Limitada de CV, ubicado en el fraccionamiento Las Américas.

La Segey solicitó la “Adquisición de equipamiento y mobiliario para el nuevo Campus de las Escuelas Normales con sede en Mérida, Yucatán”, por lo que a dicha compañía se le entregó un presupuesto por un millón 995 mil 967.93 pesos, con recursos federales.

El contrato se firmó el 9 de febrero de 2021, para concluir el 15 del mismo mes, y nunca se especificó lo adquirido.

EXCESO DE CONFIANZA

El proyecto de Vila Dosal iba “viento en popa”, motivo por el cual buscó la forma de ampliar el proyecto y albergar al menos un plantel más, para así tener un verdadero complejo académico.

De tal manera, el 25 de junio de 2021, el Idefey firmó un convenio con la Escuela Normal de Dzidzantún, por un monto por un millón 538 mil pesos, pero sin especificar en que consistía la labor a efectuar.

Justamente, una semana después, el 2 de julio de 2021, Vila Dosal entregó las instalaciones de la nueva Escuela Normal de Educación Primaria “Rodolfo Menéndez de la Peña”.

En el evento, el titular del Ejecutivo agradeció al Ayuntamiento de Mérida la donación del terreno donde se realiza la obra para fortalecer la infraestructura educativa de Yucatán, el cual tiene un valor de 90 millones de pesos.

Sin embargo, ante el atropello cometido, el presidente de la Unión de Comerciantes de la Central de Abastos de Mérida, Luis Moisés González Ojeda, solicitó un amparo para detener las obras e interpuso una denuncia fue fuero común, ya que los locatarios nunca aprobaron la donación del terreno.

Incluso, el 29 de octubre de 2021, el Juzgado Federal del Quinto Distrito le entregó una notificación, como parte del amparo que promovieron ante la presunta ilegalidad cometida por Barrera Concha.

Pero, el 1 de febrero de 2022, Barrera Concha autorizó que personal de la comuna acudiera a la Central para efectuar mediciones topográficas en un área sin construcción, con tal de continuar con el proyecto del Campus de Escuelas Normales de Yucatán.

La situación se volvió más tensa, pues en la noche del 10 de febrero de 2022, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) arribaron al lugar, y con prepotencia agredieron a los locatarios, para permitir que personal del gobierno del Estado colocara una malla metálica, para delimitar el terreno que ocupará el Campus.

El pasado miércoles 8, se efectuó la primera audiencia para resolver el polémico caso del CAM, pero la Fiscalía General del Estado (FGE) se abstuvo a citar a los 12 empresarios y funcionarios municipales del segundo trienio del alcalde Renán Barrera Concha, e incluso, los representantes del gobernador Mauricio Vila Dosal, bajo el pretexto de que la parte acusadora no entregó la dirección de los domicilios de las figuras públicas señalados como investigados.

A regañadientes, la jueza Elsy del Carmen Villanueva Segura obligó a la FGE a hacer a un lado la desidia y ponerse a trabajar, por lo que la audiencia fue suspendida en tanto se entregaban los respectivos citatorios.

De manera directa, y sin titubear, la jueza le dio un plazo de 10 días naturales al representante de la FGE para notificarle que ya entregó los respectivos citatorios, el cual que empezará a correr a partir del jueves 9, cuando entregue el respectivo oficio a la Policía Estatal Investigadora (PEI).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba