Portada

FUNCIONARIO LACRA

  • En julio de 2022, Felipe Alberto Canul Moguel fue separado de su cargo como titular del Incay, en medio de diversas controversias y porque fue imposible ocultar todas sus fechorías
  • Entre sus últimos actos al frente del instituto, Canul Moguel adjudicó un contrato amañado por 4.2 millones de pesos al empresario Eric Rafael Rivas Salazar
  • Desde un principio, Canul Moguel fue señalado por actos de corrupción, desvío de recursos públicos, nepotismo y favoritismo, pero siempre tuvo el apoyo del gobernador Mauricio Vila

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- Entre sus últimos actos de corrupción del hoy ex director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay), Felipe Alberto Canul Moguel, destacó la adquisición de 180 mil litros de diésel para obras de vialidad en Kanasín, para lo cual adjudicó un contrato a modo a favor del empresario Eric Rafael Rivas Salazar, por 4.2 millones de pesos.

El amañado contrato lo asignó 46 días antes de su remoción al cargo que ocupó por más de tres años, período en el cual suscribió contratos con compañías con problemas legales, empresas fantasmas, así como con prestanombres, tal como en diversas ocasiones se ha publicado en Sol Yucatán.

Las anomalías datan de 2019 hasta a principios de julio de 2022, pues el 11 de dicho mes se dio a conocer que fue sustituido por Sergio Chan Lugo, quien fuera el titular de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay).

Por ende, se le acabó su mina de oro, pues fue una de las dependencias estatales que más contratos entregó en poco más de tres años.

Desde un principio, Canul Moguel fue acusado de corrupción, de desvío de recurso, así como de nepotismo, amiguismo y favoritismo, al mismo tiempo que en todo momento presumió “tener todo el apoyo” del gobernador Mauricio Vila Dosal.

En esta ocasión, para disimular la corrupción que prevalece en la dependencia, el polémico funcionario otorgó el trabajo a diferentes compañías con las que tienen nexos oscuros, con las cuales de manera previa llegan a acuerdos preliminares.

De tal manera, de 2019 a 2020 se detectaron cuatro irregularidades, cuyo monto asciende a 16 millones 417 mil 874 pesos, para el desarrollo de diversas actividades, en diferentes municipios.

El más reciente se registró el 24 de noviembre de 2020, el cual fue firmado entre Canul Moguel y el apoderado legal de Asfalsur, Sociedad Anónima de Capital Variable, Juan Israel Uribe Canché.

En el contrato de “Adquisición y suministro de 550 metros cúbicos de concreto asfaltico en caliente de medio a finos, para la obra: construcción, reconstrucción y ampliación de calles en la localidad y municipio de Kanasín”, con número GE-Incay-ADQ-13-004-2020.

Aunque la adjudicación se realizó mediante la licitación por invitación a cuando menos tres personas, fue descarado el favoritismo, por lo que se le asignó un presupuesto por un millón 202 mil 630 pesos.

El recurso corresponde al Ramo General 33, de Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) 2020 clave de control: 022031550715020, de fecha 2 de octubre de 2020, partida presupuestal: 2421 (Cementos y Productos de Concreto).

Mientras que en 2019 fueron tres asignaciones disfrazadas, y el primer compromiso se estableció el 18 de enero de 2019, cuando firmó el contrato de adquisición con el administrador único de Petroservicios Yucatán, SA de CV, Pedro Pablo Aké Canché, quien “ganó” la licitación pública de invitación a cuando menos tres personas, con número GE-Incay-ADO-13-001-2019.

Por ende, se le benefició con un presupuesto por un millón 270 mil 500 pesos, con recursos provenientes del Ramo General 33 Fafef 2018.

El proveedor se comprometió a entregar 66 mil litros de combustible Diesel para la obra de reconstrucción de la carretera Muna-Peto, durante un lapso de 49 días naturales, que empezó a partir del 12 de enero al 1 de marzo de 2019.

Posteriormente, tanta fue su ambición y desesperación que el 11 y 12 de noviembre firmó dos convenios, por cerca de 14 millones de pesos, lo que demuestra el favoritísimo a determinadas compañías.

Finalmente, el pasado 25 de abril, el ex titular del Incay firmó el contrato número GE-INCAY-ADQ-LP-JUR-O03-2022, con el apoderado legal de Combustibles del Sureste, SA de CV, Eric Rafael Rivas Salazar, relativo a la “Adquisición y suministro de 180 mil litros de combustible diésel automotriz para la obra: construcción, reconstrucción y conservación de calles en la localidad y municipio de Kanasín, Yucatán (primera etapa), puesto en planta”.

Para ello, le autorizó un presupuesto por cuatro millones 201 mil 614 pesos, y el combustible se entregaría en un lapso de 104 días, comprendido del 26 de abril al 7 de agosto.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba