----------

EDITORIAL

 

GOLPE DE REALIDAD

InicioHoy EscribeGOLPE DE REALIDAD

Santiago Alamilla Bazán

El pasado dos de junio se llevaron a cabo las elecciones en nuestro país, más del sesenta por ciento de la población salió a votar, y el sesenta por ciento de los que votaron eligieron a Claudia Sheinbaum como presidenta de la República, será la primera mujer en presidir al país, y será la persona que ha recibido el mayor porcentaje de votación en la historia del México moderno, desde que Miguel de la Madrid obtuvo el 70 por ciento de la votación en los tiempos de la hegemonía priísta.

A nivel local, Huacho Díaz derrotó a Renan Barrera por un margen de más del 10 por ciento de la votación, a pesar de que muchas encuestas desde mucho tiempo atrás señalaban que Barrera llevaba ventaja sobre el abanderado guinda en su tercer intento por lograr la gubernatura de Yucatán.

El ejercicio nos deja un cúmulo de situaciones que será indispensable considerar para tomar en cuenta en el futuro inmediato, empezando con que el porcentaje de votación en Yucatán resultó nuevamente por encima de la media nacional, ya que fueron casi el 73 por ciento de los Yucatecos quienes se presentaron a las urnas a ejercer su voto, un 12 por ciento más del porcentaje nacional, lo que hace que el pueblo de Yucatán se lleve nuevamente las felicitaciones por demostrar una vez más su civismo y su confianza en el régimen democrático.

En Yucatán ganó ampliamente la candidata Sheinbaum, obtuvo una votación del 60 por ciento contra el 30 de Xóchitl Gálvez, prácticamente dos a uno, lo que causó sorpresa a nivel nacional ya que se consideraba que la tierra del faisán y del venado era un “bastión” panista, sin embargo, esta cualidad la tiene ahora Aguascalientes, que fue el único estado de México donde Gálvez le ganó a Claudia y únicamente por dos por ciento.

El resultado también le concede a la nueva presidenta el control de las cámaras, donde tendrá una mayoría calificada para modificar la constitución y hacer lo que le quedó pendiente a López Obrador.

La realidad es que la mayoría de la gente eligió darle todo el poder a morena, ahora dependeremos del talento de los legisladores para que se tomen decisiones a favor de México y no de sus bolsillos o de su bienestar personal, reto que se ve difícil dados los antecedentes inmediatos.

¿Cuál es la lectura de la votación?

Quedó claro que la mayoría de los mexicanos no confía en el PRI ni en el PAN, y que no creen ya en sus discursos. Que la política real no se hace en las redes sociales o con memes, también nos deja claro que la mayoría de los mexicanos que votó sale a trabajar todos los días y no atiende las encuestas.

Que el PAN y el PRI se distanciaron de la gente, ya no tienen idea de sus problemas ni de sus necesidades, e insisten en postular a los amigos,  a los cuates y en general a personas que no cuentan con el arraigo popular ni con el conocimiento de la problemática real, como el caso del par de libaneses que se quisieron burlar de todos al ser postulados como cuota del pueblo maya, o de la eterna legisladora que llena el espacio de la comunidad LGBTQ+ pero que su heterosexualidad la ejerce abiertamente y sin recato alguno, afortunadamente el pueblo les dejó claro lo que opina de eso al dejarlos fuera del presupuesto federal.

Esta elección nos demostró que el clasismo que existe en México está muy arraigado, hay una parte de la población, un tercio de los votantes según los resultados, que sigue pensando que los que no opinen como ellos son ignorantes o pobres, o que necesitan de propinas para vivir, lo penoso es que no han entendido nada de la situación del país. Incluso en Yucatán, estado por cierto considerado el más discriminador de México, la votación fue muy clara, 6 de cada 10 optaron por morena y sus aliados, sin embargo las ofensas y las descalificaciones inundaron las redes sociales, denostando a los que no votaron por el PAN e incluso muchos de los que marcharon para apoyar al INE, se manifestaron en su contra esta vez a las puertas de la institución alegando fraude.

En Mérida, que antes se consideraba territorio azul, la cosa no resultó así ahora, esta vez los meridanos le dieron la espalda a quien fue su alcalde por 9 años, pero que no pudo resolver los problemas de la ciudad, Renan perdió en 5 de los 9 distritos locales de la capital yucateca, y aunque obtuvo un pequeño margen sobre Huacho, fueron  20 mil votos menos que los que obtuvo Cecilia Patrón para la alcaldía. Es decir que fueron más los meridanos que votaron por Cecilia y que no le dieron el respaldo a Renan. Barrera Concha perdió 42 mil votos de los meridanos entre los procesos de 2018 a 2024, reflejo de su gestión.

La realidad es que no hay oposición válida, ya la gente no le cree al PAN y al PRI, prefieren arriesgarse con un partido nuevo aunque esté integrado por los mismos de siempre, a regresar a lo que ya conocen, y desafortunadamente las actitudes de los dirigentes de estos partidos confirman esta situación.

Votaron los mexicanos que ya no le creen al PAN ni al PRI, los mexicanos que fueron engañados por décadas pero que hoy confían en un gobierno que aparentemente les provee lo que los otros les negaron, votaron en contra de los partidos donde vieron enriquecerse a sus funcionarios y políticos que nunca regresaron a sus distritos.

El mensaje es claro, no hay oposición, mientras los Alito, Marko Cortés y Anaya sigan sirviéndose con la cuchara grande, sin darse cuenta de que hay un México, más numeroso, al que olvidaron con sus acuerdos y arreglos, la mayoría seguirá apoyando totalmente a quien les hable y los tome en cuenta.

Mientras el PAN y el PRI sigan gobernando para los que son menos olvidándose de los que son más, entonces seguirá pasando lo que pasó el domingo dos de junio y corren el riesgo de desaparecer, como sucedió con el PRD.

Síguenos en Google News

Te podría interesar:

Artículo anterior
Artículo siguiente