----------

― Advertisement ―

BANDA DEL TERROR

Son 12 los operadores políticos de primer nivel de Renán Barrera Concha, quienes, en caso de ganar la elección.

INFAME ENGAÑO DEL INFONAVIT

InicioPortadaINFAME ENGAÑO DEL INFONAVIT
  • Desde hace más de veinte años, a los derechohabientes del Instituto se les exigía juntar 116 puntos para tener derecho a solicitar su crédito, ahora tienen que juntar 1,080 puntos
  • Ha decidido actuar como si fuera una institución financiera privada y lesionar la capacidad de compra de los derechohabientes, con la consulta al buró de crédito

Omar Luciano Montes/Perla Camacho Camarena/Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El INFONAVIT asesta un golpe discriminatorio el 16 de abril de este año. Desde hace más de veinte años, a los derechohabientes del instituto se les exigía juntar 116 puntos para tener derecho a solicitar su crédito, ahora tienen que juntar 1,080.  

Para calcular esta puntuación, el instituto tomaba en cuenta los siguientes factores:

  1. Edad del trabajador
  2. Número de bimestres continuos cotizando
  3. Saldo en la subcuenta de vivienda de la AFORE
  4. Monto de salario registrado ante el IMSS

Al trabajador le tomaba entre uno y dos años juntar los 116 puntos para poder solicitar su crédito, siendo el factor más importante el monto de su salario. A partir de las reformas constitucionales en el INFONAVIT promulgadas en diciembre de 2020, los derechohabientes tienen que juntar 1,080 puntos en lugar de 116. Evidentemente, 1,080 es un número mucho mayor que 116.

El INFONAVIT, a través de su director, Carlos Martínez Velázquez, en sus redes sociales y de un sinnúmero de artículos en periódicos y revistas han tratado de convencernos de que es más fácil y justo juntar 1,080 puntos que 116.

“Más puntos no significan más requisitos sino que ahora, el INFONAVITtomará en cuenta más factores para evaluarte y ya no solo tu edad, salario o tu ahorro en la Subcuenta de Vivienda”. Esta fue la declaración que el director estuvo difundiendo a través de distintos medios, la cual parece propaganda pagada.

A pesar de todo el esfuerzo que ha hecho el INFONAVIT por demostrar que el nuevo sistema de puntación es mejor que el anterior, es injusto y afecta a una gran cantidad de trabajadores, sobre todo a los que trabajan en microempresas.

Los nuevos criterios son los siguientes:

  1. Edad y salario
  2. Ahorro en la subcuenta de vivienda
  3. Cotización continua
  4. Tipo de trabajador (permanente o temporal)
  5. Estabilidad laboral (es el promedio de los últimos tres años de la retención del personal en la empresa)
  6. Comportamiento de pago de la empresa (nivel de cumplimiento de las obligaciones patronales y comportamiento fiscal y jurídico)
  7. Contexto (ubicación y giro del patrón)

Los primeros cuatro incisos tienen que ver con los méritos individuales de cada trabajador. El resto de los incisos califican a la empresa. Esto es totalmente injusto y arbitrario.

La empresa o patrón debería de ser calificado en otro esquema con los premios o penalizaciones a las que el empleador se haga acreedor. Si el empleador tiene una mala estabilidad laboral o un mal comportamiento de pago, se castiga al trabajador con una puntuación baja alejándolo de la posibilidad de ejercer su crédito.

El inciso “g” no solo es absurdo sino también discriminatorio. Bajo este criterio, el INFONAVIT califica al trabajador de acuerdo con el giro y la ubicación de la empresa donde presta sus servicios. El INFONAVIT debería de aclarar o sacar una lista de cuáles son los giros y las ubicaciones que dan más puntos.

Hay otro aspecto que el INFONAVIT ni siquiera es capaz de informar de manera clara. 1,080 puntos son los mínimos requeridos para tener derecho a un crédito, pero si únicamente se juntan de 1,080 a 1,089 puntos, el INFONAVIT solo otorgará el 80% de la capacidad total de crédito, si junta de 1,090 a 1,099 puntos otorgará el 90% de la capacidad de crédito, y solo si llegan a 1,100 puntos obtendrán el 100% de su derecho a un crédito suficiente para una vivienda digna. El problema aquí es que un gran número de trabajadoras y trabajadores nunca llegarán a juntar 1,100 puntos por méritos propios debido a los criterios antes mencionados.

También es infame, que aunque no está en la lista de criterios la están aplicando, es la revisión del Buró de Crédito. El acceder a un crédito suficiente para adquirir una vivienda digna es un derecho que está plasmado en la Constitución de nuestro país.

El INFONAVIT fue creado para cumplir ese mandato constitucional con las y los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social. Como derecho de cada trabajador, no debería de influir el historial crediticio en el monto de crédito otorgado, sin embargo, si el trabajador no accede a la revisión de su historial crediticio, les descuentan hasta un 40% de su capacidad de compra. Es decir, les quitan el 40% de su derecho a acceder a un crédito suficiente para adquirir una vivienda digna.

Por más que analizamos el Artículo 123 de la Constitución no encontramos algún párrafo que mencione tal disparate, sin embargo, el INFONAVIT ha decidido actuar como si fuera una institución financiera privada y lesionar la capacidad de compra de los derechohabientes.

Resulta evidente que las políticas, lineamientos y criterios del INFONAVIT tienen como objetivo segregar a los trabajadores que menos tienen, a los trabajadores de las comunidades más apartadas. Sin importar que un trabajador cumpla con sus jornadas laborales por varios bimestres y que le descuenten su aportación y sus impuestos cada vez que cobra, si al INFONAVIT no le gusta la ubicación de su centro de trabajo o si su patrón se atrasó (justificada o injustificadamente), no podrá juntar los 1080 puntos para poder ejercer su crédito.

Con estas medidas arbitrarias, el INFONAVIT viola el artículo 123 de la Constitución, que en ninguna parte menciona todas las condiciones que ahora impone el instituto para otorgar créditos baratos y suficientes para que los trabajadores adquieran habitaciones cómodas y dignas.

ARTICULO 123: f) Se proporcionarán a los trabajadores habitaciones baratas, en arrendamiento o venta, conforme a los programas previamente aprobados. Además, el Estado mediante las aportaciones que haga, establecerá un fondo nacional de la vivienda a fin de constituir depósitos en favor de dichos trabajadores y establecer un sistema de financiamiento que permita otorgar a éstos créditos baratos y suficientes para que adquieran en propiedad habitaciones cómodas e higiénicas, o bien para construirlas, repararlas, mejorarlas o pagar pasivos adquiridos por estos conceptos.

Las aportaciones que se hagan a dicho fondo serán enteradas al organismo encargado de la seguridad social regulándose en su Ley y en las que corresponda, la forma y el procedimiento conforme a los cuales se administrará el citado fondo y se otorgarán y adjudicarán los créditos respectivos.