NarcotráficoReportajes Especiales

INVERSIÓN DE 2,600 MDP

  • Pese al dinero que se dispuso para la compra de medicamentos y de todo tipo de materiales, era notorio el desabasto. Incluso la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF), al realizar algunos balances, reveló que no había controles sobre los almacenes.
  • La ASF señaló a las empresas relacionadas con César Duarte de incumplir con algunos requisitos tanto en las licitaciones como en el cumplimiento de los contratos.
  • El modus operandi para acomodar las licitaciones y beneficiar a las empresas aliadas del gobernador se conoció tiempo después. Las licitaciones se acomodan según la conveniencia y las instrucciones que reciban del gobernador.

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla

(Segunda de cinco partes)

Ciudad de México.- Según los datos oficiales y con base en las denuncias, entre 2011 y 2013 el Sector Salud de Chihuahua gastó poco más de 2 mil 600 millones en compra de medicamentos. Las empresas YmmarsaFarmacias Economik y Administración y Comercialización de Franquicias Internacional S.A. de R.L. de C.V. –cuya propiedad se le atribuye a Eduardo Almeida Navarro, uno de los impulsores de la campaña de Duarte Jáquez– recibieron de 2011 a 2013 más de la mitad del presupuesto estatal destinado a la adquisición de medicamentos y materiales de curación.

En las denuncias también se documentó que el gasto en materia de salud se incrementó un 32 por ciento desde la llegada de Duarte a la gubernatura. Pese a ello, era notorio el desabasto de medicamentos y todo tipo de materiales. Incluso la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF), al realizar algunas auditorías, reveló que no había controles sobre los almacenes.

No fue todo. La ASF señaló a las empresas relacionadas con César Duarte de incumplir con algunos requisitos tanto en las licitaciones como en el cumplimiento de los contratos. Otros proveedores del Sector Salud, en su mayoría desplazados por el gobernador, denunciaron que dichas empresas cotizaban los medicamentos y productos médicos y clínicos a precios muchos más caros que sus competidores del ramo y pese a ello ganaban los contratos con el gobierno.

Las anomalías –entre las que sobresalían violaciones a la Ley de Adquisiciones, tráfico de influencias y corrupción– se pusieron en poder de la Secretaría de la Función Pública, pero esta dependencia resolvió que el caso debía investigarlo la Contraloría del Estado. Esto benefició al gobernador César Duarte y a sus aliados. La Contraloría la manejaba Liz Aguilera, aliada de Duarte, quien era impulsada por el propio gobernador para que fuera diputada federal. En realidad esta mujer se convirtió en una tapadera de Duarte.

Sin embargo, el saqueo continuó impune. De 2011 a 2013, el presupuesto en materia de salud aumentó –pasó de 784 millones a 974 millones en total– y las mismas empresas relacionadas con César Duarte se siguieron beneficiando de los contratos a modo. De igual forma, se probó que en esos dos años el Sector Salud gastó más de 2 mil 600 millones de pesos solo en la adquisición de medicamentos y material de curación.

El modus operandi para acomodar las licitaciones y beneficiar a las empresas aliadas del gobernador se conoció tiempo después. Un empleado que conocía muy bien esas maniobras reveló que, en efecto, las licitaciones se acomodan según la conveniencia y las instrucciones que reciban de arriba, es decir, del gobernador.

Dijo también que una semana antes empiezan a preparar todo para concursar. El gobierno manda las licitaciones y los operadores del gobernador las acomodan para favorecer a los amigos y socios del gobernador. Todo se hace así.

La ASF puso el dedo en la llaga cuando dio a conocer que, pese al gasto millonario en salud, el desabasto de medicamentos privaba en todo el sector. E hizo observaciones puntuales del ejercicio 2012 y 2013.

Expuso que hubo mala distribución de medicamentos y que ello derivó en desabasto. De igual forma, hubo malos manejos en los almacenes y manejo de medicamentos caducos y resaltó que el estado de Chihuahua le había pagado a la empresa Médicas K más de 500 millones de pesos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba