----------

COMPRA POPULARIDAD

Redacción / Sol Yucatán El secretario de Educación de Yucatán, da patadas de ahogado con la finalidad de ganar adeptos y hacer creer que tiene...

INVESTIGA DEA A SAIDÉN

InicioLocalesINVESTIGA DEA A SAIDÉN
  • Las agencias de seguridad de Estados Unidos apuntan al Comandante Saldén Ojeda como el subordinado del Cártel de Sinaloa para rutas del tráfico de drogas destinadas al norte.
  • Lo acusan de ser el cerebro para la venta de drogas y filtro, donde sus jefes del crimen organizado autorizan quién entra o no a Yucatán cuyos intereses tengan que ver con el narcotráfico local e internacional

J. Jesús Esquivel / Corresponsalías Nacionales / Grupo Sol Corporativo

Washington.– En manos de agentes de las agencias de inteligencia y seguridad de Estados Unidos asignados a Yucatán se encuentra entre otras cosas una videograbación de casi 40 minutos.

Se trata de una entrevista con dos oficiales activos que, de acuerdo a la fuente confidencial en Washington que habló de ello con este tecleador, en ella, la dupla de agentes yucatecos describen los pormenores del funcionamiento del narcotráfico internacional y narcomenudeo regional.

Sin titubeos, la fuente de información gringa resalta un hecho al que le están dando seguimiento: los dos oficiales en activo señalan con vehemencia al Comandante Luis Felipe Saldén Ojeda, Secretario de Seguridad Pública de Yucatán, como la “cabeza de operaciones del narcotráfico” en la entidad peninsular.

La videograbación en manos de agencias de inteligencia de Estados Unidos, como era de esperarse, generó la apertura de un “expediente especial” y de una investigación. De la pesquisa, mientras no se concluya nada en específico es imposible especular. No obstante, la fuente confidencial ofrece aspectos de una hoja de ruta que podrían estar siguiendo en torno al “objetivo” y con base a las declaraciones de los dos oficiales que se proclamaron “dispuestos a hablar” porque están hartos de la corrupción y la violencia que priva en la entidad, sin contar que los jóvenes yucatecos están atiborrados del narcomenudeo que priva en antros, escuelas, tiendas que abren las 24 horas y en las calles.

Conociendo las tácticas de operaciones e investigaciones de la DEA, ICE y FBI, entre otras dependencias desplegadas en México, los agentes estadunidenses abrieron el caso, no por los problemas internos de consumo y venta de drogas de Yucatán. El interés es determinar qué tanto la presunta colusión de Saldén Ojeda coadyuva a que la Península sea la puerta de entrada para el trasiego internacional de narcóticos designado al territorio y mercado de los Estados Unidos.

En el resumen del recuento de lo que declaran los oficiales, cuya identidad por razones de seguridad se reserva la fuente de inteligencia, se resalta que apuntan al Comandante Saldén Ojeda como el subordinado del Cártel de Sinaloa para rutas del tráfico de drogas con destinadas al norte.

Lo acusan por igual de ser el cerebro para la venta de drogas en el estado y filtro por el cual sus jefes del crimen organizado autorizan quién entra o no a Yucatán cuyos intereses tengan que ver con el narcotráfico a nivel local e internacional. Al Secretario de Seguridad de Yucatán, los dos oficiales lo identifican como personero clave del narcotráfico en Campeche y, una de las “piezas de mayor peso en la industria delincuencial” que abarca a los 3 Estados de la Península.

Sin atreverse a exponer puntos específicos por tratarse de “una investigación en curso”, la fuente de inteligencia de Estados Unidos agrega que al Comandante señalado en la videograbación lo tildan de ser el enlace y con relaciones muy estrechas con los grupos y células del narcotráfico y con mandos coludidos en la presunta red de corrupción ligada al trasiego peninsular de enervantes.

Los tentáculos del narco dependen de los mandos cooptados por dinero que integran puestos de poder y de toma de decisión en los tres estados.

Otra de las pistas emanadas de los dos oficiales, es la presunta ubicación de narcobodegas y laboratorios clandestinos que el crimen organizado y los capos del narcotráfico han instalado en varios inmuebles de Yucatán.

Las declaraciones y denuncias de los dos oficiales fueron tomadas en video hace seis meses, en febrero de este 2023.

Por temor a represalias del Secretario de Seguridad de Yucatán y del Cártel de Sinaloa y sus soldados que son miles en los tres estados donde operan, los dos denunciantes han solicitado la protección de los agentes estadounidenses asignados a la Península.

Como esto es tema de seguridad, y aunque la fuente no reveló la respuesta al pedido. Pero, adelantó que desde que obtuvieron la videograbación la investigación sobre el “objetivo” arrancó casi de inmediato. Los jefes de las agencias involucradas y ubicados en Washington, dieron la orden a sus agentes de que por ahora reserven datos del caso en el intercambio de información que tienen con sus contrapartes mexicanas a nivel federal. El riesgo que se corre es que los puntos más sensibles (otros nombres y ubicaciones de inmuebles) de la información recabada, se filtren y eso conlleve la “desaparición” de oficiales y de otros que también están dispuestos a hablar sobre la narcocorrupción peninsular.

Historial

Primero fue el Buró Federal de Investigaciones (FBI), luego, el de Inmigración y Aduanas (ICE) y posteriormente la Administración Federal Antidrogas (DEA), las entidades del gobierno de Estados Unidos que en 2009 lanzaron la primera alerta al entonces presidente de México, Felipe Calderón: Los narcotraficantes de Sinaloa están invadiendo la península de Yucatán.

El exmandatario no hizo caso y ese grosso error hoy se traduce en que esa región es el gran bastión para el trasiego de cocaína procedente de Sudamérica y del fentanilo que llega del gran coloso asiático, China.

Han pasado 14 años desde aquel informe entregado por los agentes estadunidenses directamente a Genaro García Luna como Secretario de Seguridad Pública de Calderón y, en la actualidad varias de las ciudades peninsulares como Cancún y Mérida son la brújula para la logística del trasiego de drogas que ha permeado exponencialmente.

Las diferentes fracciones que integraron al Cártel de Sinaloa o la Federación, la de Ismael “El Mayo” Zambada García, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, los hermanos Beltrán Leyva, los Arellano Félix, los Carrillo Fuentes y Nacho Coronel, enviaron a sus mejores personeros para edificar, primero en Cancún y luego en otros puntos estratégicos de la península yucateca como Chetumal y Mahahual, la infraestructura de sus operaciones para la llegada de cocaína procedente de Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú.

La casi década y media que ha pasado desde ese lejano 2009 se fue afinando con un esmeril de corrupción gubernamental que en estos momentos y de acuerdo con el último informe del combate bilateral al fentanilo y otras drogas ilícitas entre Estados Unidos y México, convirtió a la Península de Yucatán en la región más importante para los negocios del Cártel de Sinaloa ahora diseminado en otras fracciones. Y lo mismo es para el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y narcotraficantes independientes, entre ellos La Nueva Familia Michoacana y lo que queda del Cártel del Golfo, entre otros.

El control de los aeropuertos, puertos marítimos y carreteras de la Península por parte de los grupos del crimen organizado mexicano no es la principal preocupación de la DEA, FBI e ICE. La ensalada del narcotráfico nacional desde hace unos 5 años cuando explotó en Estados Unidos la demanda y consumo de drogas sintéticas elaboradas con fentanilo, se ha visto aderezada con miembros del crimen organizado de China, Taiwán, Rusia, Irlanda y África.

Artículo anterior
Artículo siguiente