----------

― Advertisement ―

LEONES TRIUNFA NUEVAMENTE ANTE EL ÁGUILA DE VERACRUZ

El pitcheo de las fieras recuperó su resplandor en la categórica victoria de 12×1 sobre el equipo veracruzano, para ganar la serie, la quinta...

LA MILPA NO SE OLVIDA

InicioLocalesLA MILPA NO SE OLVIDA

Guillermo Medina/Sol Yucatán.

El municipio de Maní se ha caracterizado por la gran cantidad de verduras, frutas y cítricos que son cosechados en terrenos ejidales. Diariamente se puede observar la actividad que se genera en los alrededores de la localidad, en la que, campesinos trabajan intensamente en la preparación de la tierra y la siembra, para posteriormente comercializar los productos, generar ingresos y así, mantener a sus familias.

El cítrico más popular que se encuentra en los campos de Maní es el limón, ya que el municipio es una de las comunidades que vende este producto a otros Estados y exporta a otros países. El precio de la caja del limón de exportación en la actualidad se encuentra en 300 pesos, mientras que el huacal de los más chicos se puede encontrar en 200 pesos.

Además, no puede faltar el sistema agrícola mexicano, la milpa. Es muy común encontrarlas a lo largo del municipio, donde el protagonista es el maíz, acompañado de diversas variedades de frijol, calabaza, chiles y tomates. Estos productos tienen mercado en municipios cercano y principalmente en la Ciudad de Mérida

A pesar del turismo y las consecuentes tiendas de ropa típica que se encuentran en Maní, la mayoría de los pobladores obtienen sus ingresos gracias al campo. Muchos de los pobladores se dedican a esta actividad durante toda su vida, incluso los jóvenes que quieren estudiar alguna licenciatura o ingeniería, siempre buscan la forma de relacionar sus estudios con la agricultura y de esa forma ayudar a sus familias.

Uno de los hijos del comisario ejidal, Enrique Pérez Puc, estudió una ingeniería a las afueras del municipio, y decidió utilizar sus conocimientos para que el trabajo de su padre en el campo sea una tarea más sencilla. Decidió emprender un negocio en el cual vende materiales para que los campesinos conserven y protejan sus hectáreas de todo tipo de plagas.

Enrique Pérez resaltó la importancia que tiene el agua de la lluvia para sus sembradíos. Con el pasar de los años, los agricultores han ideado la forma para conectar una fuente de agua que riegue las raíces de sus plantas, sin embargo, esto sólo es una ayuda, ya que la lluvia siempre será necesaria. El líquido es vital para el crecimiento y desarrollo óptimo de los cultivos y por ende, para buenas cosechas. Sin embargo, las temporadas de sequías obligan a los hombres del campo a buscar alternativas para enfrentar esta necesidad, como puede ser el riego, aunque este es costoso.

Antes era común que los camiones cargados con cítricos salieran del municipio para comercializar el producto, en la actualidad, no todos los productos salen del municipio, ya que existe un mercado local importante, sobre todo por los establecimientos que se dedican a la venta de alimentos.

Es para destacar, cómo algunos municipios como Maní, conservan la costumbre de trabajar el campo, al igual que se ve el interés de los jóvenes del municipio, por continuar con el legado familiar de la agricultura.

Artículo anterior
Artículo siguiente