----------

CALOR EXTREMO PARA YUCATÁN: SENSACIONES TÉRMICAS DE HASTA 50° C

Redacción/ Sol Yucatán Mérida.- Hoy en Mérida, cielos despejados esta mañana, con temperaturas alrededor de 29°C. Por la tarde, tendremos intervalos nubosos y con temperaturas en torno a...

LA OPINIÓN DEL MÉDICO, EN SOL YUCATÁN

InicioLocalesLA OPINIÓN DEL MÉDICO, EN SOL YUCATÁN

«COMO ENVEJECER DE MANERA ACTIVA Y SALUDABLE»

El envejecimiento es un proceso progresivo muy singular, propio de los seres vivos, que se caracteriza por cambios biológicos, fisiológicos, psicológicos y sociales, que se presentan a través del paso de los años.

Todas las actividades y hábitos de vida saludables incidirán positivamente en nuestra calidad de vida, permitiéndonos no sólo vivir más años, sino hacerlo con una buena salud.

El envejecimiento activo está basado en aspectos como la promoción de la salud, donde la adopción de hábitos saludables, como no fumar, no beber bebidas alcohólicas en exceso, llevar una dieta equilibrada para mantener el peso ideal, vigilancia de la tensión arterial y dormir lo suficiente, representan acciones preventivas que evitarán la aparición de enfermedades.

Para envejecer de manera activa, es necesario hacer un compromiso con la vida y fijarse metas para el futuro que nos permitan una mayor esperanza y calidad de vida. Para lograr estos objetivos, es importante el apoyo social que puedan recibir los adultos mayores, porque ello les permitirá creer que forman parte de una red recíproca, en la que se sientan valorados, amados y cuidados. El hecho de tener cerca de uno a alguien de confianza aumenta sentimientos de competencia y eficacia personal.

Del mismo modo, se minimizan los efectos de una crisis de salud súbita. Si hay algo en lo que los estudiosos del envejecimiento están totalmente de acuerdo, es que la actividad física realizada de manera regular es uno de los mejores remedios para envejecer bien. Lo más importante es que dicha actividad se haga de modo sistemático y constante, para lograr beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales.

La inteligencia forma parte del funcionamiento cognitivo y se deteriora con la edad, sin embargo, la capacidad de aprendizaje no desaparece nunca. Es por ello que la estimulación cognitiva como la lectura, los juegos de mesa y la práctica de las bellas artes sirvan para prevenir el deterioro producido por la edad.

La memoria es la capacidad mental que posibilita a una persona a registrar, conservar y evocar experiencias vividas. Existen dos tipos de memoria: la antigua y la reciente; y es esta última la que se afecta con el envejecimiento. Las personas envejecidas recuerdan bien sucesos antiguos, pero olvidan situaciones acontecidas de modo reciente. El juicio, la orientación y el intelecto se afectan con el envejecimiento y dan lugar al deterioro cognitivo, que al hacerse mayor se convierte en una demencia.

La atención se define como la actitud consciente dirigida a la observación de una cosa y tiene varios procesos, por ejemplo: cuando el ambiente nos exige dar respuesta a un sólo estímulo en presencia de

otros estímulos, cuando el ambiente nos exige atender a varias cosas a la vez o cuando tenemos que concentrarnos en una tarea durante periodos de tiempo relativamente amplios.

La atención alterada forma parte importante del deterioro cognitivo en cualquiera de sus fases.

En suma, las alteraciones físicas, psicológicas, sociales y mentales que se presentan durante el envejecimiento como resultado de una vida carente de estímulos favorecedores de la autonomía y la independencia personal, son propias del envejecimiento pasivo. Y, por el contrario, el envejecimiento activo, aparte de ser saludable, fortalece los aspectos positivos del envejecimiento fisiológico o normal, y nos permite adaptarnos a los cambios, aceptando nuevos roles, con capacidad para participar en diferentes ámbitos de manera exitosa.

Las relaciones familiares y entre amigos se ven favorecidas y se aprende a darle un sentido a la vida. Aprovechar cada minuto de nuestra existencia en cualquier actividad física o mental, es cumplir con los objetivos de este envejecimiento.

¿Por qué la gran mayoría de las personas tiene miedo a envejecer?

La respuesta es sencilla: no cuentan con la información necesaria sobre el proceso de envejecimiento y se dejan llevar por los estereotipos negativos que existen de la vejez. Existe la creencia de que una persona, al llegar a la vejez, está llena de limitaciones: camina con dificultad, su visión es deficiente, así como su audición, aprende, pero muy lentamente, la sexualidad es algo en lo que ya no debe pensar, se vuelve quejumbrosa, olvidadiza, impertinente, necia, distraída, incapaz, inútil, deprimida y es una carga para su familia.

Ante esta situación, la vejez se convierte en algo no deseado, pero lo cierto es que la vejez no es igual a enfermedad ni a deterioro global. Si

se practica el autocuidado con vigilancia estrecha de cada una de nuestras habilidades y capacidades, es seguro que nuestro envejecimiento será activo y saludable y se convertirá en la mejor etapa de nuestra vida.

«Saber envejecer es la mayor de las sabidurías y uno de los más difíciles capítulos del gran arte de vivir».