LocalesPortada

LLUVIAS, EXCUSA PARA SAQUEAR

  • Con un goteo continuo, el alcalde de Progreso, Julián Zacarías Curi, saquea las arcas del municipio bajo el pretexto de supuestas obras públicas
  • Un ejemplo es el derroche de 1.4 millones de pesos por medio de una empresa de dudosa legitimidad, para la construcción de pozos fluviales en octubre de 2020
  • Curiosamente, Tygar México se encontraba construyendo el megaparque “Paseo de Henequenes”, en Mérida, durante el mismo periodo del contrato para la construcción de los pozos fluviales

Redacción/Sol Yucatán

Progreso.- Con un goteo continuo, el alcalde de Progreso, Julián Zacarías Curi, saquea las arcas del municipio bajo el pretexto de supuestas obras públicas. Ejemplo de esto, es el derroche de 1.4 millones de pesos por medio de una empresa de dudosa legitimidad, para la construcción de pozos fluviales en octubre de 2020.

Bajo la excusa de las intensas lluvias y la inundación de algunas colonias que provocaron los fenómenos meteorológicos “Gamma”, y “Delta”, el polémico edil aprobó el pago de un millón 438 mil 614.25 pesos a la empresa Tygar México, S.A. de C.V., para la presunta construcción de pozos fluviales en el municipio. 

Según consta en el acta de fallo, celebrado el 7 de octubre de 2020, el objeto del contrato fue la “construcción de pozos pluviales en el municipio de Progreso y sus comisarías”; sin embargo, no se especifican los detalles de las obras a realizar ni los domicilios donde se llevaron a cabo.

De igual forma, tampoco se detallan los motivos por los cuales la empresa Tygar México resultó ganadora de la licitación pública número MPY-LP-20-2020, representada por su administrador único, Iván Medina Gallegos.

Por otro lado, en el documento tampoco se menciona cuáles fueron las otras compañías concursantes, ni hay un cuadro comparativo con las propuestas que presentaron, aunque sí indica que la millonaria inversión provino del FISM-DF (Ramo 33).

Acerca de la constructora ganadora, Tygar México, existen mínimos rastros sobre ella en internet. A pesar de constituirse en 2009 y celebrar millonarios contratos con diferentes dependencias del gobierno desde entonces, carece de página web oficial y tampoco tiene redes sociales.

Incluso, de acuerdo con la lista de proveedores del ayuntamiento de Progreso, el correo institucional de la empresa es [email protected], lo que despierta sospechas sobre la formalidad de dicha constructora. De igual forma, tampoco se halló demasiada información sobre su administrador único, Iván Medina Gallegos.

Finalmente, el desfalco fue aprobado y signado por el alcalde de Progreso, Julián Zacarías Curi; el secretario municipal, José Alfredo Salazar Rojo; el director de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Luis Alberto Castro Naal; y el subdirector de Obras Públicas, Omar David Ramos Povedano.

Como dato curioso, los trabajos a realizar contaron con 70 días naturales e iniciaron el 8 de octubre de 2020, para finalizar a más tardar el 16 de diciembre del mismo año. Lo contradictorio, es que para esas mismas fechas, Tygar México celebraba en la ciudad de Mérida otro millonario contrato con el Gobierno del Estado.

De acuerdo con el acta de entrega-recepción del Instituto para la Construcción y Conservación de Obra Pública en Yucatán (Inccopy), Tygar México ganó la licitación para los trabajos del megaparque “Paseo de Henequenes”, cuyos trabajos iniciaron el 7 de octubre de 2020, el mismo día que ganó el contrato de los pozos pluviales en Progreso y un día antes de iniciar estas obras.

Tan solo por el contrato del megaparque, Tygar México se embolsó la nada desdeñable cantidad de 27 millones 714 mil 711.97 pesos. Por lo que en total, la afortunada empresa ganó 29 millones 153 mil 326.22 millones de pesos.

Como comentario al margen, en ambos proyectos surgieron quejas por parte de los vecinos debido a la calidad de los trabajos realizados. En el caso del megaparque, los manifestantes denunciaron que la constructora destruyó uno de los pulmones verdes de la ciudad para terminar construyendo un megaestacionamiento.

Mientras que en el caso de los pozos pluviales, para el año siguiente, los vecinos ya solicitaban que sean reparados. Incluso, debido a estos reportes ciudadanos, se tuvieron que llevar a cabo trabajos de mantenimiento en los primeros meses de 2022.

Como se puede apreciar, la calidad de los trabajos queda supeditado a la voracidad de funcionarios y empresarios coludidos, cuyo principal interés es desviar el dinero destinado a las obras públicas hacia sus propios bolsillos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba