Locales

LO DECIMOS EN CINCO PÁRRAFOS: NO VA EL ESTADIO SUSTENTABLE

Redacción/Sol Yucatán

Mauricio Vila Dosal, por los 2,200 millones de pesos y unos moches más, abandona sus funciones y se convierte en agente inmobiliario y promotor del Estadio Sustentable. Insiste en construir una especie de «Crucero del Amor» en tierra donde jura y perjura que es una obra de la iniciativa privada.

Pero todo se le vino abajo y ya no entraremos al primer mundo. El principal inversionista de Juego de Pelota INC ya no quiere nada con Mauricio Vila, ya hay hasta una amenaza de demanda de la firma internacional.

La última propuesta la rechazó la empresa, que consistía en recibir un préstamo a tasa cero de una financiera de unos rumanos, socios de Rodolfo Rosas Moya.  Vila está tratando de rescatar la obra a como dé lugar, pero le dijeron que NO. En su desesperación anda autopromocionando el Estadio Sustentable pagando planas completas en el Diario de Yucatán con el slogan: ¡Yucatán, el equipo ganador¡

Los terrenos tienen un precio de 400 millones de pesos, pero como no tiene espacio para los estacionamientos, al parecer el Gobierno del Estado ya compró los terrenos del Tráiler Park, que está enfrente, a un precio estratosférico y con una comisión gigantesca para Vila Dosal.

Ahora está desesperado para que alguien compre el terreno para tapar ese millonario hueco, pues lo puede llevar a un juicio político. Son tantos los desfalcos y su ambición desmedida que difícilmente pueda tapar los pozos profundos que ha abierto.

Estadio Sostenible que trabajara los 365 días del año por tener un hotel de 300 habitaciones, donde seguramente nadie dormirá por los decibeles que se producen en un estadio de béisbol, fútbol, negocios multinivel con antro, salón de espectáculos públicos y megacantina.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba