Portada

LOS OLVIDADOS

  • A cuatro años de iniciar la administración de Mauricio Vila Dosal, el gobierno estatal invierte más en la imagen del mandatario que en vivienda.
  • En el último censo, Yucatán pasó de 993 mil 200 pobres a un millón 156 mil 900 en 2020, es decir, 164 mil yucatecos más pasaron a vivir en situación de pobreza.

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- A casi cuatro años de haber iniciado la administración del gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, todo parece indicar que el panista ha preferido entregar cuartos ‘huevito’ y hacerse de la vista gorda para mantener controlado el tema de los invasores de terrenos y los asentamientos irregulares en Yucatán. Y mientras se empobrece la población, el mandatario estatal ha invertido, solo en los últimos dos años, más de 297 millones de pesos en promover su imagen.

A partir de noviembre de 2019, el gobierno de Mauricio Vila puso en marcha el programa denominado ‘Casa Digna’, por medio del cual se pretendía apoyar a personas de escasos recursos que habitaban en casas hechas de madera, cartón o paja, esto atendiendo al artículo cuarto de la Constitución Mexicana que establece que toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa.

De esta manera, la actual administración comenzó a entregar lo que denominó como “hogares dignos” a yucatecos y yucatecas de bajos recursos en condiciones vulnerables, a través del Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY), bajo la dirección de Carlos Francisco Viñas Heredia.

Sin embargo, los famosos hogares dignos de Vila causaron duras críticas en redes sociales, pues los internautas cuestionaban si un cuarto de cuatro por cuatro metros para una familia –que llega a ser de hasta ocho integrantes– podría considerarse como una casa digna.

En contraste con el gasto en imagen, al cuarto trimestre de 2021, el gasto en Vivienda y servicios a la comunidad para el cual se aprobaron 184 millones 439 mil 396 pesos, reportó un subejercicio de 59 millones, 451 mil 484 pesos.

A pesar de que en la auditoría practicada al IVEY se concluye que, en términos generales, cumplió con las disposiciones legales y normativas que son aplicables en la materia, también se especifica que el programa no alcanzó las metas propuestas.

Asimismo, derivado del resultado de la fiscalización de la cuenta pública, el órgano auditor estimó una posible afectación de dos millones 65 mil 400 de pesos a la hacienda pública; no obstante, no se aplicaron multas.

A dos años de concluir su mandato, asociaciones campesinas denuncian que la pobreza y falta de vivienda siguen creciendo en la entidad casi a la par de la popularidad del gobernador que decidió olvidar a los que más necesitan.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba