----------

― Advertisement ―

MILLONARIOS CONTRATOS A FANTASMA

Renán Barrera Concha entregó contratos a empresas fantasmas por 55 millones de pesos mediante adjudicaciones directas o licitaciones públicas a modo. Se dio cuenta...

DELINCUENTES DE CUELLO BLANCO

LOS TRABAJOS SUCIOS DEL HERMANO INCÓMODO DEL ALCALDE

InicioLocalesLOS TRABAJOS SUCIOS DEL HERMANO INCÓMODO DEL ALCALDE

Redacción / Sol Yucatán

Parece que la consigna de Renán Barrera Concha es sacar dinero para su campaña por donde se pueda, en negocios que es operado por su hermano Jorge, quien no tiene escrúpulos a la hora de extorsionar con comisiones para otorgar obras.

Además de los contratos millonarios a empresarios amigos, uno de los principales  beneficiarios del corredor gastronómico es el alcalde de Mérida, pues se han invertido 78 millones de pesos en la zona donde está la casa del  alcalde, calle 47 por 50, donde se pondrá un restaurante de comida yucateca

Será operado por la empresa «EXCELLENCE BANQUETES», donde junto con su hermano Jorge son socios, de acuerdo en el Registro Público de Comercio de la Secretaría de Economía

Jorge, hermano «incómodo» del alcalde, se encarga de los trabajos sucios y de palomear a los proveedores del Ayuntamiento que deben dejar un buen «moche».

Se pudo averiguar que la propiedad de poco mas de mil metros cuadrados durante años estuvo en venta, sin embargo desde el año pasado, meses antes de que iniciara la construcción del corredor, se retiró el anuncio. Es obvio que ya sabían el gran negocio que venía.

En casi nueve años, Jorge Barrera Concha se ha beneficiado al autorizar proyectos de obra pública, en especial permisos de construcción y uso de suelo, lo que a todas luces es un claro conflicto de intereses, lo cual quedará blindado de aprobarse los cambos a la ley de asentamientos inmobiliarios.

Estos actos de corrupción han acompañado las administraciones de Renán Barrera Concha, pues en 2022, la oposición en el Cabildo de Mérida denunció que el alcalde habia gastado más de 210 millones de pesos pagando a unas 20 empresas “fantasma”, entre ellas constructoras que han edificado fraccionamientos en la ciudad.

Por ello, Renán y Jorge Barrera están en la mira de la FGR por lavado de dinero, por la creación de empresas fantasmas y otros actos de corrupción cometidos en los dos primeros dos periodos como Presidente Municipal.

Lo cierto es que antes de incursionar en la política, los hermanos Barrera Concha no tenían dinero, pero sin duda, Jorge ha sabido aprovechar al máximo esta oportunidad para hacer millonarios negocios a través del Ayuntamiento, y ahora tiene puesta la mirada en el Palacio de Gobierno.

Al “clan” Barrera Concha le urge que la mayoría panista del Congreso del Estado apruebe en el próximo periodo legislativo la iniciativa que busca modificar la ley de asentamientos humanos, para cuando Renán esté en Palacio de Gobierno se intensifique el despojo en Yucatán.

En medio de este laberinto de corrupción y como antesala de lo que viene, funcionarios municipales de Mérida en el poder y principalmente, Jorge Barrera Concha, hermano “incómodo” del alcalde, se encarga de los trabajos sucios y de “palomear” a los proveedores del Ayuntamiento que deben dejar un buen “moche”, sobre todo cuando se trata de la obra pública y permisos de construcción, los cuales tendrán “luz verde” cuando la citada ley se apruebe

El Ayuntamiento de Mérida es el ejemplo más claro de lo que pasaría en los demás municipios cuando esta iniciativa se apruebe, sobre todo aquellos encabezados por alcaldes panistas, donde las autoridades municipales entregarán permisos de uso de suelo y de construcción a mafiosos del redituable sector inmobiliario a cambio de “moches”.

Un ejemplo de lucrativo negocio que se planea en las oficinas del Ayuntamiento de Mérida es el proyecto de construcción del parque Tho en Altabrisa, al cual se oponen vecinos de Altabrisa al norte de Mérida, los cuales denuncian que Renán Barrera y sus regidores cómplices, cambiaron el uso de suelo de áreas verdes por torres habitacionales y despojaron a esta zona de 3.1 hectáreas para un parque recreativo.

Para salirse del conflicto, el Ayuntamiento de Mérida organizó una consulta ciudadana “a modo”, donde de forma sorpresiva 90 por ciento de los vecinos de Altabrisa están de acuerdo con el proyecto.

Por ello, hasta ahora los vecinos de Altabrisa expresaron insisten en rechazar este proyecto porque es una ejemplo de la corrupción que existe entre el Ayuntamiento de Mérida y las constructoras que siguen depredando el espacio territorial de Mérida, que se frotan las manos por los cambios a la ley de asentamientos humanos.

Artículo anterior
Artículo siguiente